Deportes

El Barça, obligado por el Gobierno a aplazar las elecciones para la presidencia

El FC Barcelona se ve obligado a aplazar las elecciones que debían celebrarse el próximo domingo 24 de enero después de que en la reunión telemática que esta mañana mantuvieron Carles Tusquets, el presidente de la Gestora, el ejecutivo del club Òscar Grau y el Procicat y la Secretaría General de l’Esport, el Gobierno catalán les anunciara que en ningún caso está permitido que los socios del Barça se salten el confinamiento municipal.

Eso significa que muchos no podrían votar ya que no podrían acceder a los diferentes puntos de votación por las medidas restrictivas dictadas por la pandemia. Sin ir más lejos, uno de los candidatos, Víctor Font que vive en Granollers y no podría desplazarse hasta Barcelona o Leo Messi que reside en Castelldefels. Esta misma tarde está prevista una reunión de Tusquets con los candidatos Joan Laporta, Víctor Font y Toni Freixa para buscar alternativas y llegar a un consenso respecto a las medidas a tomar ya que el Barça está sin presidente desde el pasado 28 de octubre, el día que Bartomeu dimitió y la situación es de parálisis institucional.

Carlos Prieto

Tusquets, que en su primera rueda de prensa el 29 de octubre, prometió convocar elecciones “as soon as possible” y que más tarde metió la pata con declaraciones como que “económicamente hubiera sido deseable vender a Messi este verano”, por las que le dieron un toque y le pidieron que se callara, no solamente no convocó las elecciones lo antes posible, sino que agotó los plazos.

Las elecciones podrían haberse hecho ya en diciembre, pero Tusquets fue demorando la decisión cuando ya se sospechaba que a finales de enero la tercera ola del coronavirus podría volver con fuerza. Él es el principal responsable de la situación en la que deberá vivir ahora el Barcelona y su principal preocupación, y la de los candidatos, es tener cobertura legal para poder celebrarlas sin tener que retroceder al principio de nuevo porque para votar hay que tener un año de antigüedad como socio y es probable que algunos que no podían votar este 24 de enero, sí que lo puedan hacer en las siguiente porque ya estarán en el censo con lo que se debería empezar otra vez por la recogida de firmas. El embrollo ahora es enorme.

De los actuales candidatos, el principal perjudicado es Joan Laporta, que partía como claro favorito después de que le validaran 9.625 firmas de las 10.272 presentadas; el doble que sus rivales, Víctor Font consiguió validar 4.431 de las 4.713 que entregó a la Junta Electoral, mientras que Toni Freixa obtuvo 2.634 de las 2.822 firmas iniciales. Laporta ha estado presionando en los últimos días para que no se aplazaran las elecciones asegurando que no veía ningún dato objetivo por el que no se pudieran celebrar y catalogando incluso de “fraude democrático” su aplazamiento.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba