Deportes

El Barça sigue lanzado y se pone líder de la Euroliga

Con 15 victorias y seis derrotas el Barça es el nuevo líder de la Euroliga. Lo es porque perdió el CSKA (con quien empatan a victorias pero adelantan por el average) pero también porque el equipo de Jasikevicius fue capaz de sumar la cuarta victoria seguida en Europa, esta vez, ante el Estrella Roja en Belgrado. Tras una primera parte peleada, con un cuarto para cada equipo, Calathes se hizo con la batuta y habilitó a Higgins y Oriola para sentenciar a los locales, incapaces durante todo el encuentro de superar la defensa azulgrana.

Arrancó el Barça el partido con un ritmo mucho más alto y dándole, ya en la primera posesión, el balón a Mirotic. Pero el 3-14 con el que acabaron los primeros cinco minutos se fraguó, en gran parte, con un trabajo defensivo excelente. Estrella Roja agotó posesiones y tiraron siempre forzados, dánde una ventaja al Barça de la que se aprovecharon Calathes y Oriola. El catalán fue el mejor azulgrana de los primeros minutos, con varias acciones de mérito.

Con Loyd en pista, era duda, Estrella Roja trató de darle un vuelco al partido, pero Jasikevicius contestó inmediatamente con la entrada de Hanga, que defendió bien al americano. Colom mejoró la circulación para los locales, pero la defensa del Barça siguió, con los jugadores de rotación, a un buen nivel. Reapareció Davies ya en el primer cuarto, que acabó 11-21.

Bajó en el segundo el ritmo de anotación, pero el Barça siempre controló una ventaja alrededor de los diez puntos durante los primeros minutos del mismo. Y es que no fue gracias a ningún parcial ni a ninguna actuación individual destacable, pero Estrella Roja recortó poco a poco la distancia hasta los 21-26. Pese a ello el regreso a pista de Higgins y Calathes activó al Barça, desacertado en el tiro exterior. Estrella Roja, por su parte, también tuvo muchos problemas para anotar de dos (2 de 9) pero consiguió trabar el partido, activar a Loyd y ser mucho más efectivo en el rebote. En otras palabras, llevaron el partido a su terreno. Al descanso, 31-34.

Si el Barça volvió a distanciarse en el partido fue, básicamente, porque Calathes se hizo con la manija del mismo. Habilitó primero a Higgins y luego a Oriola en numerosas ocasiones, y asistió a Kuric para dos triples liberados (que falló). Estrella Roja trató de parar el partido y evitar transiciones, siendo todavía muy competitivos. El Barça ganaba con cierto margen, llegó a ponerse once arriba (36-47), pero nunca estuvo cómodo. Higgins, al final del cuarto, agrandó la ventaja a favor de los azulgrana hasta los 14 puntos, la máxima de todo el choque.

Y es que el Barça, en los últimos minutos, pudo permitirse el lujo de relajarse un poco. Tuvo acierto y un punto de suerte en el inicio del cuarto, lo que situó el marcador en 45-61 y prácticamente finiquitó el choque. Además, la defensa siguió a un nivel altísimo: Estrella Roja sudó cada canasta mientras el partido estaba abierto. El Barça cometió pocos errores y los locales ningún milagro, por lo que el partido cayó del lado azulgrana (60-72).

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba