Deportes

El batacazo de Xavi con el Al Sadd y por qué Puyol crispa al Real Madrid

El Al Sadd de Xavi ha caído eliminado de la Champions asiática en los octavos de final ante el Persepólis, por la mínima (0-1), y con las quejas del entrenador español por una acción en la que el árbitro no pitó un penalti por el derribo de uno de sus jugadores en la frontal del área. Los inicios como entrenador son difíciles para todos. Incluso para Xavi Hernández. Una dura derrota para el Al Sadd que entrena el deseado de la afición azulgrana y que tiene esta temporada en su plantilla a Santi Cazorla.

Xavi acabará siendo entrenador del Barcelona algún día. Puede que sea más pronto que tarde porque es el anhelo de muchos aficionados culés y se ha comprometido con Victor Font, uno de los candidatos a la presidencia. Pero en esto del fútbol conviene no buscar salvadores antes de tiempo y a Xavi se le ha señalado como la solución a todos los males futbolísticos. El primero que lo vio así fue Josep María Bartomeu, que hizo viajar a Óscar Grau y Eric Abidal a Qatar en el mes de enero para intentar convencer a Xavi de que cogiera el Barça tras la destitución de Ernesto Valverde.

Xavi en la rueda de prensa tras caer eliminado en la Champions asiática. (foto alsadd)Xavi en la rueda de prensa tras caer eliminado en la Champions asiática. (foto alsadd)Xavi en la rueda de prensa tras caer eliminado en la Champions asiática. (foto alsadd)

Xavi se negó y, a partir de este momento, Bartomeu emprendió una especie de huida hacia delante en la que ha ido parcheando los problemas. Eligió a Quique Setién y el fracaso fue monumental. Perdió la Liga tras reanudarla como líder después del confinamiento y fue humillado por el Bayern de Munich en el histórico 2-8 de Lisboa. Con la puerta cerrada de Xavi se fue a por Koeman y el holandés ha empezado con buen pie en el primer partido de Liga. Goleada al Villarreal en un partido en el que el equipo deja la sensación de que puede aislarse de la crisis institucional.

Los dardos de Puyol al Rea Madrid

A Xavi, sin embargo, no le está yendo bien en la Champions asiática. Lleva poco tiempo en el banquillo, pero acumula dos eliminaciones. El año pasado cayó en los cuartos de final contra el Al Hilal. La derrota de este domingo es dolorosa porque cae en octavos y su equipo fue incapaz de hacer un gol, a pesar de que tuvo el dominio y el control del partido. El Al Sadd se atascó, no encontró espacios, se desesperó y chocó contra el muro del equipo iraní. El gol de Issa Alekasir, de cabeza en el minuto 88, fue un mazazo para el equipo que entrena Xavi.

El de Tarrasa mostró su enfado e impotencia tras el partido por la ausencia de tecnología en la competición. “Si tuviéramos VAR, hoy habría un penalti para nosotros. No quiero hablar de árbitros porque sé que su trabajo es especialmente difícil. Pero el VAR ayuda mucho a los árbitros. La mejor competición de Asia merece las mejores condiciones para jugar y hoy no las hemos tenido. En mi humilde opinión es una lástima que no haya VAR”, es la protesta que hace Xavi después de una eliminación que produce decepción en un proyecto que cuenta con un entrenador que ha renovado su contrato hasta 2021 y le han fichado un gran jugador como Santi Cazorla.

La derrota servirá de experiencia para un Xavi que está iniciando su carrera como entrenador, pero al que se le quiere cuanto antes en el banquillo del Barcelona para recuperar la identidad perdida. El regreso a la esencia del ‘cuyffismo’. De él se hablará mucho en los próximos meses por estar comprometido con un candidato y el clamor que parece existir con la necesidad de que se haga cargo del banquillo. Cuando llegue, en su equipo de trabajo quiere contar con gente de la casa y uno de los que le está esperando es otro mito del barcelonismo y gran amigo, Carles Puyol.

El que fue un gran central del Barcelona y la Selección española y que, a lo largo de su carrera profesional se caracterizó por ser un ejemplo de corrección y juego limpio, sorprendió en la noche del sábado. Puyol, nada más acabar el partido del Real Madrid con victoria de penalti contra el Betis, publicó una serie de emoticonos para criticar la señalización del penalti de Bartra a Borja Mayoral y, a continuación, un mensaje: “Tendremos que hacerlo muy bien si queremos ganar, yo confío, y esto tendría que ser un reto y una motivación para el equipo”. Puyol incendió las redes sociales. Algo impropio y extraño de una persona que ha evitado la polémica y la crispación en sus años de futbolista, pero puede ser que ya esté descontando los días para que regrese Xavi y él pueda trabajar a su lado. El gran capitán, como se le reconoce, necesita visibilidad y meterse en el bolsillo al barcelonismo. A Bartomeu también le negó su colaboración, como Xavi, y ahora viene bien dejarse ver como un defensor del barcelonismo. Aunque sea desde fuera y así pronto puede estar dentro.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba