Economía

El BCE cumple con su promesa: aumenta las compras netas y relaja al mercado de bonos

“No esperéis que la semana que viene las compras estén disparadas”. Así lo avisó la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, el pasado jueves, cuando anunció que la entidad había decidido aumentar el ritmo de su programa de compras de activos de emergencia contra la pandemia, el PEPP, para mitigar la tensión en el mercado de bonos. Sin embargo, los datos de la semana apuntan a que, pese a la cautela de la francesa, el BCE ha cumplido.

Había analistas que guardaban cierto recelo a que las promesas del BCE fuesen a casar luego con la realidad, sobre todo después de que las semanas anteriores la entidad hubiese estado estancando sus compras. Sin embargo, este lunes, el banco central ha anunciado una adquisición de 14.008 millones de euros durante la semana pasada, lo que representa un incremento del 17,7% respecto al volumen neto de las adquisiciones en los siete días anteriores.

La semana anterior las compras netas habían sumado 11.900 millones, frente a los poco más de 12.000 millones adquiridos en términos netos siete días antes. Tras el anuncio del BCE del pasado jueves, el mercado de deuda se alivió enseguida, volviendo a relajar los tipos de interés. El tipo de interés se mueve de forma inversa al precio de los bonos, por lo que, cuando la demanda sube, sube el precio y, por ende, baja la rentabilidad. El bono alemán a 10 años, de referencia en Europa, ha acelerado las caídas de los últimos días tras la publicación de estos datos, cotizando ya en un tipo del -0,343%. A su vez, el español alcanza una rentabilidad del 0,29%.

Óscar Giménez

El BCE ha empleado ya 892.576 millones de euros de los 1,85 billones del importe del programa lanzado en marzo de 2020 en respuesta a la pandemia de covid-19, cuyo alcance fue ampliado por segunda vez el pasado mes de diciembre desde los 1,35 billones fijados en junio de 2020, frente a los 750.000 millones originalmente previstos.

En la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, celebrada el pasado jueves, la institución acordó que las compras bajo el PEPP durante el próximo trimestre se realizarán a un ritmo significativamente mayor que durante los primeros meses del año. Eso sí, Lagarde se esforzó por subrayar que era importante enfocar estas compras a nivel trimestral más que semanal.

El BCE tomó esta decisión ante el repunte de los tipos de interés en el mercado de deuda, que a su vez responde al auge de los datos de inflación en un entorno en el que ya empiezan a entrar los estímulos económicos y la reapertura y campaña de vacunaciones anima a una reactivación contundente de la recuperación. El objetivo final del BCE es mantener la estabilidad de los precios y, en los meses de la pandemia, la entidad ha estado reforzando el argumento de que unas condiciones de financiación laxas son primordiales para este fin.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba