Economía

El BCE estudia dejar que la inflación supere su objetivo al igual que la Reserva Federal

El Banco Central Europeo (BCE) está considerando cambiar su estrategia de política monetaria y dejar que la inflación suba por encima de su objetivo durante un tiempo. Una medida que ya anunció la Reserva Federal (Fed) el pasado agosto y “cuya utilidad podría ser examinada” por el BCE, según ha dicho la presidente de la autoridad monetaria de la Unión Europea, Christine Lagarde, en una conferencia en Fráncfort (Alemania) este miércoles.

“El debate más general actualmente es si los bancos centrales deberían comprometerse a explícitamente a compensar la falta de inflación cuando han pasado ya un tiempo por debajo de sus objetivos”, ha dicho la presidenta en el encuentro telemático. “Si es creíble, dicha estrategia puede reforzar la capacidad de la política monetaria de estabilizar la economía cuando se encuentra con la parte baja del rango”, ha matizado Lagarde. “Esto es porque la promesa de que la inflación vaya a subir más de la cuenta aumenta las expectativas de inflación y, por tanto, rebaja los tipos de intereses reales”.

El BCE lanzó su revisión de la estrategia en enero pero la tuvo que poner en ‘stand by’ en marzo por la pandemia del coronavirus. Ahora, espera poder completarla en septiembre de 2021. Dentro de la entidad, las opiniones no son homogéneas, en un reflejo de la propia diversidad que se encuentra dentro de las políticas comunes de la Unión Europea. El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, avisó en el mismo evento de este miércoles de los riesgos de cambiar la estrategia de forma demasiado drástica. “Cuando más generales nos volvemos con nuestro mandato, más arriesgamos vernos enredados en temas políticos y cargados con demasiadas tareas“, dijo.

En EEUU, este nuevo margen sobre la inflación ya está vigente. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, anunció en agosto una serie de cambios en el marco de actuación de sus políticas para adaptarse a los cambios de la realidad económica, incluyendo una definición más flexible del objetivo de inflación del 2% de la entidad, que pasará a ser una media a largo plazo, lo que permitirá un mayor margen de actuación para la política monetaria del banco central estadounidense en su búsqueda del pleno empleo. Es decir, después de períodos en los que la inflación haya estado persistentemente por debajo del 2%, la política monetaria podrá permitir durante algún tiempo una inflación “moderadamente superior al 2%”, explicó Powell.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba