Economía

El BCE mantiene el arsenal de estímulos mientras percibe mejoría en la economía

El Banco Central Europeo (BCE) ha dejado sin cambios su política monetaria después de la reunión ordinaria celebrada este miércoles y jueves, según informa el organismo presidido por Christine Lagarde en un comunicado.

Lagarde ha dicho en la rueda de prensa de este jueves que la economía de la eurozona «podría haberse contraído en el primer trimestre» al tiempo que añadió que, según las últimas encuestas y datos disponibles, parece que reanuda el crecimiento en el segundo trimestre. Lagarde consideró en una rueda de prensa virtual desde Fráncfort que hay riesgos a la baja para el crecimiento económico de los países que comparten el euro, pero están más equilibrados a medio plazo.

Valor Añadido

Asimismo, el tipo de interés de las operaciones principales de financiación y los tipos de interés de la facilidad marginal de crédito y de la facilidad de depósito se mantendrán sin variación en el 0,00%, 0,25% y -0,50%, respectivamente. «El Consejo de Gobierno espera que los tipos de interés oficiales del BCE continúen en los niveles actuales, o en niveles inferiores, hasta que observe una convergencia sólida de las perspectivas de inflación hacia un nivel suficientemente próximo, aunque inferior, al 2% en su horizonte de proyección, y dicha convergencia se haya reflejado de forma consistente en la evolución de la inflación subyacente», matiza como hace a menudo el banco central.

Además, el BCE afirma que seguirá efectuando compras netas de activos en el marco del programa de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP) con una dotación total de 1,85 billones de euros al menos hasta final de marzo de 2022 y, «en todo caso, hasta que considere que la fase de crisis del coronavirus ha terminado».

Como ya decidió a principios de año, la entidad sigue esperando que las compras en el marco del PEPP durante el actual trimestre «continúen a un ritmo significativamente más elevado que en los primeros meses del año». Esto se justifica en que «la información más reciente ha confirmado la evaluación conjunta de las condiciones de financiación y de las perspectivas de inflación llevada a cabo en la reunión de política monetaria de marzo». Esta medida se tomó después de que, ante el repunte de la inflación, los bonos empezasen a aumentar en tipos.

En la comparecencia posterior a la reunión, Lagarde dijo que en la reunión no se habló del fin del PEPP ya que es «prematuro». Además, recordó que el aumento del ritmo del PEPP no es una medida que se tome según fechas concretas, sino mirando los datos de cada momento.

Óscar Giménez

«El Consejo de Gobierno realizará las compras con flexibilidad de acuerdo con las condiciones de mercado y con vistas a evitar un endurecimiento de las condiciones de financiación que sea incompatible con el objetivo de contrarrestar el impacto a la baja de la pandemia en la senda de inflación proyectada», subraya el organismo en el comunicado de este jueves.

Además, el banco central recuerda la flexibilidad del PEPP. «Por otra parte, la flexibilidad de las compras a lo largo del tiempo, entre distintas clases de activos y entre jurisdicciones, seguirá respaldando la transmisión fluida de la política monetaria. Si las condiciones de financiación favorables pueden mantenerse con unos flujos de compras de activos que no agoten la dotación del PEPP durante el horizonte de las compras netas del programa, no será necesario utilizar su dotación íntegramente», zanja. «Asimismo, esta dotación puede recalibrarse si es necesario para mantener unas condiciones de financiación favorables que contribuyan a contrarrestar el impacto negativo de la pandemia en la senda de la inflación».

La entidad continuará reinvirtiendo el principal de los valores adquiridos en el marco del PEPP que vayan venciendo al menos hasta el final de 2023. Además, las compras netas en el marco del programa de compras de activos (APP) continuarán a un ritmo mensual de 20 millones de euros.

Además, el BCE afirma que seguirá efectuando compras netas de activos en el marco del programa de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP) con una dotación total de 1,85 billones de euros al menos hasta final de marzo de 2022 y, «en todo caso, hasta que considere que la fase de crisis del coronavirus ha terminado».

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba