Economía

El ‘boom’ de los cruceros ‘boutique’: el cliente se gasta 5.500 euros dos veces al año

Hiperespecialización. Esta es la palabra clave que conjugan las navieras nacionales e internacionales. En el ‘boom’ de los cruceros ‘boutique’, los puertos españoles tienen un papel cada vez más importante. El cliente gasta de media 5.500 euros en cada uno de los dos cruceros anuales que suelen durar unos diez días. La media de edad ronda los 60 años.

¿Qué es el lujo? ¿El servicio o el espacio? La pregunta la lanzó Antonio López de Ávila, CEO de Tourism Data Driven Solutions (TDDS), en la mesa redonda sobre este tipo de cruceros organizada en CITCA2021. Se trata de un congreso de cruceros celebrado estos días en Málaga que ha congregado a los principales representantes de este capital segmento de la industria turística.

Isabel Vaquero

Para Juan Rodero, director general de ‘Un Mundo de Cruceros / StarClass’, el producto de lujo es muy exclusivo. «Esto obliga a que nuestros barcos ofrezcan una verdadera garantía de servicio y a ofertar distintos tipos de experiencias en diferentes momentos del año», señaló Rodero.

Giorgio Costa, Sales Development Manager, South of Europe, East Europe & Russia en Silversea Cruises, destacó que hay cada vez más clientes que quieren dar el salto a otro tipo de viajes, con otros puertos, barcos y un servicio distinto, mucho más personalizado. «Los puntos de venta tendrán que adaptarse para poder comercializar este tipo de producto, si bien cerca del 65% de los viajeros que tenemos son repetidores«.

Crecimiento de la industria

Como en toda la economía mundial, la pandemia frenó en seco las perspectivas de crecimiento de la industria de cruceros. En 2019 estaba a punto de alcanzar los 30 millones de pasajeros al año en todo el mundo. En Europa, nueve millones de viajeros compraron un billete para un crucero en ese mismo año. Se trata de una cifra muy pequeña si se compara con la recepción de turistas de ciudades como Las Vegas (49,5 millones) y París (19 de millones de visitantes internacionales).

También existe una oportunidad para nuevos itinerarios que las navieras no van a dejar de aprovechar. Lorena Aloe, Special Programs Director en Storylines, destaca durante el transcurso de CITCA2021 el desarrollo de un proyecto que permite «vivir en un barco: trabajar, tener sus momentos de ocio y cumplir sus sueños, todo dentro del contexto del barco».

Un crucero ‘boutique’ puede ofrecer experiencias diferentes en épocas del año distintas y cambiar el itinerario durante el viaje

Hay más ideas para el análisis: los futuros clientes no se encuentran en las navieras de la competencia, sino que están en los destinos de tierra, en un hotel muy exclusivo en una isla o en una ciudad europea con una gran riqueza monumental. «Un crucero ‘boutique’ puede ofrecer experiencias diferentes en épocas del año distintas y cambiar el itinerario durante el viaje», subraya Rodero.

Estos itinerarios pueden llegar, al norte, a ciudades como Vigo, La Coruña, Santander o Bilbao y, al sur, a puertos andaluces no tan habituales (excepto el de Málaga) como Almería, Motril o Sevilla, navegando por el río Guadalquivir a su paso por la capital andaluza. A escala internacional, hay compañías que ofrecen un crucero para dar una vuelta al mundo.

Las compañías no suelen pensar en este tipo de cruceros en la rentabilidad inmediata, sino que contemplan más el largo plazo y el volumen tiene menos importancia. En la mayoría de las ocasiones se trata de clientes muy viajados, con gran experiencia, y que necesitan más flexibilidad. En este tipo de barcos se viaja de un modo más relajado y no hay horarios ni para almorzar ni para cenar.

Recuperación ya desde este año

Esther Molina, gerente de Suncruise Andalucía, dialogó con Sofía Basterra, directora de Comunicación de MSC Cruceros, quien señaló que «el viajero es ahora mucho más tecnológico, se apoya en pantallas para realizar las reservas en los propios buques de cruceros, smart TV en los camarotes con decenas de funcionalidades o pulseras que permiten geolocalizar a tus hijos en el barco. El usuario se siente mucho más guiado gracias a la tecnología, especialmente si es su primer viaje en un crucero».

El turismo de cruceros se empieza a recuperar tras un año muy negro: en 2020 perdió solo en España 2.400 millones de volumen de negocio, 20.000 empleos y 559 millones en salarios.

CLIA (Asociación Internacional de Líneas de Cruceros), presente en España desde 2014, como ya publicó este diario, prevé que en el verano de 2022 haya una ligera reducción de camas respecto a 2019 en los cruceros que llegarán a los recintos portuarios de península e islas. Aquel 2019 fue realmente bueno. España se consolidó como el segundo mercado europeo receptor de cruceristas (10,7 millones), un 49% más respecto a 2018.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba