Deportes

El capitán de Armenia deja el fútbol con 28 años para ir a la guerra en Nagorno Karabaj

El de Nagorno Karabaj es uno de los conflictos territoriales más antiguos de la región postsoviética, y aunque ha permanecido latente durante los últimos meses, en estos días la tensión se ha elevado mucho más entre las partes, Armenia y Azerbaiyán. Lejos de alcanzar un alto el fuego, el conflicto ha golpeado también al mundo del deporte rey, paralizando el movimiento de Varazdat Haroyan, capitán de la selección de Armenia, que estaba a punto de fichar por el Athlitiki Enosi Larisas (AEL) de Grecia. El acuerdo entre el defensa armenio, de 28 años, y el conjunto heleno estaba prácticamente cerrado, y el jugador ya estaba en suelo griego para firmar y entrar en la Superliga del país; pero ha decidido aceptar al llamamiento del Ejército para que se unan a sus filas todos los nacionales menores de 40 años.

El club del noreste del país decidió comunicar la noticia a sus fans de forma poco ortodoxa, compartiendo en redes sociales el mensaje de texto con el que el representante de Haroyan informaba al dueño del (AEL), Alexis Kuyas, de la decisión del defensa de aparcar su carrera como futbolista para ir a la guerra. “Ahora Haroyan no puede ir a Europa. Lo siento pero los tiempos son difíciles en Armenia, estamos luchando con Turquía, no oficialmente pero dan todo su poder y soldados a Azerbaiyán. No sabemos qué va hacer ni siquiera mañana, es una gran guerra”, reza el mensaje que publicó el equipo. “Estamos muy contentos con vuestra cooperación. Esperamos que esta guerra termine y todo vuelva a su lugar. Dios nos bendiga a todos”, concluye el representante de Haroyan.

Según el club griego, el defensa de 28 años ya se encuentra en el campo de batalla. Haroyan jugó con el Ural de la Premier League rusa durante las últimas tres temporadas pero decidió rescindir su contrato y probar suerte en Grecia. De momento, sus obligaciones con su país lo hacen imposible. El conflicto armenio-azerbaiyano se remonta a los tiempos de la Unión Soviética, cuando a finales de la década de los 80 el territorio azerí de Nagorno Karabaj, poblado mayoritariamente por armenios, pidió su incorporación a la vecina Armenia, tras lo cual estalló una guerra que causó unos 25.000 muertos.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba