Economía

El Consejo de la UE destaca el rol del ingreso mínimo en la inclusión social y laboral

El Consejo de la Unión Europea (UE), que representa a los Estados miembros, subrayó este lunes que establecer un ingreso mínimo contribuye a la inclusión laboral y social de la población y tiene un efecto “estabilizador” en el conjunto de la economía.

Los países se pronunciaron en ese sentido en unas conclusiones adoptadas este lunes sobre el fortalecimiento de la protección del ingreso mínimo en la UE “con el objetivo de combatir la pobreza y la exclusión social durante y después de la pandemia de covid-19“.

“El Consejo reconoce que los esquemas de ingresos mínimos contribuyen a la protección social de los grupos más desfavorecidos en la sociedad, incluidas las personas golpeadas con más fuerza por la crisis de la covid-19”, indicó el Consejo en un comunicado.

“También tienen un efecto estabilizador para la economía en su conjunto. El Consejo también reconoce que esos esquemas ayudan a la inclusión de la gente en el empleo y la sociedad”, añadió.

Europa Press

Las conclusiones, igualmente, invitan a los Estados miembros y a la Comisión Europea (CE) a trabajar “juntos” para implementar el Pilar Europeo de Derechos Sociales, donde se destaca que “cualquiera sin recursos suficientes tiene derecho a prestaciones de ingresos mínimos adecuadas que garanticen la dignidad en todas las etapas de la vida”.

Así, “teniendo en cuenta que corresponde a los Estados miembros diseñar sus políticas de protección social”, el Consejo les invita “a no escatimar esfuerzos para garantizar que sus esquemas nacionales cumplen las recomendaciones de la UE y de la Organización Internacional del Trabajo y funcionan de manera adecuada para contrarrestar las consecuencias negativas de la crisis de la covid-19″.

También se pide a la Comisión actualizar el mecanismo de la Unión para apoyar y complementar “de manera eficaz” las políticas de los Estados miembros sobre protección del ingreso mínimo nacional.

Las conclusiones, asimismo, invitan a los Estados y la CE a abordar “las deficiencias en la protección del ingreso mínimo y a usar del mejor modo posible el apoyo de los fondos de la UE”, incluido el Fondo de Recuperación acordado entre los jefes de Estado y Gobierno en julio.

El Ingreso Mínimo Vital aprobado en mayo en el Consejo de Ministros de España fija un umbral mínimo de renta garantizado para cada tipo de hogar, dependiendo del número de miembros, que parte de los 461,5 euros al mes en doce pagas para un adulto solo.

Esta cantidad mínima se incrementará en 139 euros al mes por cada persona adicional, adulto o niño, hasta un máximo de 1.015,3 euros, en tanto que se establece un complemento adicional de 100 euros para las situaciones de monoparentalidad.

Digitalización y tercera edad

Por otro lado, el Consejo de la UE aprobó una segunda serie de conclusiones en las que se destacan “las oportunidades, pero también los riesgos potenciales para las personas mayores en un mundo digitalizado”.

El texto resalta que la digitalización “ayudó a llegar a las personas mayores durante la crisis de la COVID-19”, pero también que “la brecha digital” entre generaciones “es significativa y aumenta con la edad”.

Por ese motivo, insta a los países y a la Comisión, en el marco de sus competencias, “a fortalecer la inclusión social y la solidaridad mutua entre generaciones, a incluir el envejecimiento en todas las áreas políticas y a involucrar a las personas mayores, en particular, a las mujeres, en todo el proceso de toma de decisiones que afecte a sus vidas”.

Además, se llama a garantizar que las medidas de protección necesarias en tiempos de crisis sanitaria sean “proporcionales con los derechos, intereses y bienestar de las personas mayores”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba