Deportes

El día que Cristiano demostró por qué es un ganador y decidió que había que dejar la Juve

Hay una palabra que define a Cristiano Ronaldo a la perfección: ganador. El portugués, por encima de todo, es un jugador con un hambre insaciable y es sin, sin ningún género de dudas, la gran razón de que pueda presumir de una de las carreras más laureadas del mundo del deporte. El luso pasará a la historia como uno de los mejores delanteros de todos los tiempos, pero en el tramo final de su carrera sigue demostrando la misma ambición que cuando empezó.

A sus 36 años, el delantero del Manchester United es historia viva del deporte. Solo hay que echar un vistazo a sus logros para darse cuenta de que CR7 es un jugador echo de otra pasta: máximo goleador de la historia del Real Madrid, máximo goleador en un año natural (69), máximo goleador en una temporada (61), máximo goleador en competiciones europeas (146), cinco Balones de Oro o cinco Champions, entre muchísimos otros. Un palmarés envidiable para un jugador único.

Rubén Rodríguez

Pero todos estos logros solo son la punta del iceberg, la parte visible de todo el trabajo que hay detrás para conseguir llegar a lo más grande. Cristiano es un jugador que complementa sus cualidades innatas en tres pilares: el cuidado de su físico, la vigilancia de la alimentación y una mentalidad ganadora en la que la palabra imposible no existe. Y el mejor ejemplo está en ‘Juventus: all or nothing’, la última serie de Amazon Prime, en la que se puede ver quién es CR7.

Pongámonos en contexto: un jugador que lo ha ganado todo, en el tramo final de su carrera, deja el Real Madrid con destino a la Juventus. Mucha gente podía pensar que lo que el portugués pensaba no era otra cosa más que firmar un último gran contrato en el que estirar sus últimos días de fútbol en un gran equipo, pero nada más lejos de la realidad. Solo hay que ver uno de los vídeos más impresionantes de la serie documental para entender que no es así.

Sucedió el 9 de marzo de la pasada temporada, en los octavos de final de la Champions. La Juve habia caído 2 a 1 en el partido de ida ante el Oporto y buscaba en casa dar la vuelta al marcador para meterse a cuartos. Pero pronto el partido se les puso cuesta arriba con un gol de Sergio Oliveira de penalti. Tras el descanso, Chiesa marcó dos tantos que sirvieron para mandar el partido a la prórroga. En ese momento, entra Cristiano al vestuario muy enfadado.

«Hay que intentarlo más. Qué mierda. No hemos jugado a nada, hemos jugado una mierda«, dice muy enfadado. Juan Cuadrado va a por el portugués y le pide que se tranquilice, pues tiene que se un ejemplo para todos. Ronaldo, subiendo el tono, le contesta: «Cuando digo que no jugamos a nada yo me incluyo también, hay que decir la verdad. ¡Es un partido de Champions, hay que tener personalidad!«, afirma a voces. Es Andrea Pirlo el que pide calma a ambos jugadores.

En la prórroga, otro gol de Oliveira en el minuto 115 hace que el tanto tardío de Rabiot sea insuficiente, lo que provoca la eliminación de la ‘Vecchia Signora’ (3-2). ¿Saben lo que hace Cristiano Ronaldo al volver al vestuario? Un jugador que lo ha ganado absolutamente todo rompe a llorar de impotencia, de rabia por la eliminación y por haber perdido cuando su equipo era netamente superior sobre el papel. Ese carácter ganador es el que diferencia a Cristiano del resto.

De hecho, esa situación vivida es la que terminó por convencer al portugués de que, al término de la temporada, era necesario cambiar de aires. Un jugador con ese hambre de ganarlo absolutamente todo necesitaba imponerse nuevos retos en los que seguir soñando con lo más grande. Ahora, en el Manchester United, sabe que el camino no es sencillo, pero sigue soñando con conseguir grandes cotas. Sus goles vuelven a ser fundamentales y, lo más importante, vuelve a sonreír.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba