Deportes

El error de encumbrar a Pedri (como si fuera Iniesta) pasa factura en los Juegos Olímpicos

Acabó la Eurocopa en lo más alto y empieza los Juegos Olímpicos bajo. Pedri estuvo desaparecido en el primer partido contra Egipto, sin chispa, ausente de liderazgo y lo peor es que no mostró rebeldía. Es uno de los señalados en el empate de una selección que es la favorita, según las apuestas y el periodismo especializado, para conquistar el oro. Pedri no es el único que hizo un debut decepcionante. Hay más, como Marco Asensio, Oyarzabal y Dani Olmo. Pero con Pedri hay una expectación grande y todos, incluido el seleccionador Luis de la Fuente, tienen las esperanzas puestas en que dé continuidad al rendimiento mostrado en la Eurocopa.

Esta España olímpica, como le sucedía a la de Luis Enrique en la Euro, no tiene un líder. Se notó también en la falta de carácter contra Egipto. Los africanos fueron superiores en lo físico y bastó con encerrarse y dar cera para minimizar el talento español. Pero se espera que ese liderazgo dentro del campo fluya con la calidad y el desparpajo de Pedri.

Ulises Sánchez-Flor

El canario llega a los Juegos encumbrado por Luis Enrique. El seleccionador absoluto decidió exprimirle y Pedri respondió con un despliegue físico extraordinario y un desparpajo impresionante. Si ante selecciones tan exigentes como Croacia, Suiza e Italia en la Euro era capaz de ser el mejor, en los Juegos iba a ser un avión. Eso pensamos. Todavía está a tiempo. Contra Egipto no encontró su sitio en un centro del campo con Mikel Merino y Ceballos. El madridista, hasta la lesión en el tobillo (sufre un esguince) que le impidió jugar la primera parte, fue el más incisivo y el más inspirado. Pedri tardó tanto en entrar al partido. Parecía estar de paseo.

La presión de Luis Enrique

Acusó la falta de espacios que dejó Egipto, pero para eso le quiere Luis de la Fuente. Tiene que encontrar los pasillos para profundizar y desequilibrar con acciones verticales. Apenas lo intentó y por aquí empezaron los problemas de España en el debut olímpico. Pedri tiene que enchufarse a los Juegos y contra Egipto estuvo apagado. El motivo no es físico. Es un chico de 18 años, llega rodado, ha tenido tiempo para recuperarse del esfuerzo de la Eurocopa y el seleccionador le da toda su confianza. Pedri es intocable, pero no vimos su mejor versión. Tiene que dar más batalla y asumir que en la selección olímpica tiene que subir el nivel físico y de motivación. Si no es así, no habrá merecido la pena el esfuerzo de llevarlo y tendrá razón el Barcelona cuando pidió que no fuera a estos Juegos por el desgaste acumulado.

Uno de los responsables de que España sea competitiva, practique un fútbol fluido y encuentre soluciones ante rivales que se encierran como Egipto es Pedri. La presión recae sobre él. Desde el momento en el que fue elegido el mejor jugador joven de la Eurocopa y entró en el once ideal del torneo. Pero esa presión también se la metió Luis Enrique con las palabras de elogio que dedicó al canario tras caer eliminados contra Italia en las semifinales. “¿Alguien se ha fijado en la Euro que ha hecho un niño de 18 años que se llama Pedri? No lo ha hecho ni don Andrés Iniesta. Lo de Pedri en este Europeo no se lo he visto con 18 años a nadie en esta Eurocopa, Mundiales o Juegos Olímpicos. Es algo fuera de toda lógica. Encantado de que se suban al carro de Pedri muchos más”, dijo el seleccionador absoluto.

Ceballos pugna por un balón en el partido contra Egipto. (EFE)Ceballos pugna por un balón en el partido contra Egipto. (EFE) Ceballos pugna por un balón en el partido contra Egipto. (EFE)

El enérgico Luis Enrique, que es muy defensor de sus decisiones, quiso ponerse una medalla con la apuesta de Pedri. Por haberle hecho jugar todos los partidos. Estuvo algo exagerado en el elogio. Fue un error encumbrar a Pedri y ponerle al nivel de Iniesta. No hacía falta. El canario tiene buena cabeza, es humilde, pero ahí quedó como el jugador que tiene que llevar la carga de hacer que España gane el oro en los Juegos. Y Pedri, pese a su ilusión por estar en la cita olímpica, también tiene sus limitaciones. Es un jugador de presente y futuro, pero le queda mucho que aprender y demostrar para ser el mejor. Cualquier otro entrenador menos exagerado que Luis Enrique habría dicho que hay que ir con calma y cumplir los plazos de un chico que sigue en proceso de formación y aprendizaje.

Un juego espeso

No toda la culpa del mal partido contra Egipto tiene que caer en Pedri porque España empezó con seis jugadores en el once que habían estado en la Eurocopa: Unai Simón, Eric García, Pau Torres, Pedri, Dani Olmo y Oyarzabal. Luis de la Fuente puso medio equipo que venía rodado, con jugadores expertos, desequilibrantes y motivados. No funcionó nada del centro del campo hacia delante. Unai y los centrales Pau y Eric no fueron exigidos por la renuncia a atacar de los egipcios. Dani Olmo y Oyarzabal estuvieron espesos, blandos e inofensivos. Sin chispa, ni ideas y sin darle el ritmo que necesitaba el juego ofensivo para derrumbar el muro de Egipto.

Lo mismo se puede decir de Marco Asensio. El madridista es otro de los que tiene que dar un paso adelante en los Juegos Olímpicos y su fútbol resultó apático. Le dio más frescura y desequilibrio la entrada de Bryan Gil en el tramo final de la segunda parte cuando España buscaba el gol a la desesperada. Asensio no puede perder este tipo de oportunidades que sirven para conocer si realmente es un jugador que ha tocado techo o puede realizar exhibiciones como las que tuvo en sus dos primeras temporadas en el Real Madrid. La grave lesión en la rodilla está más que superada y así lo reconoce él. ¿Qué le pasa realmente? Es un misterio. Es un chico que tiene facilidad para hacer goles, pero está ausente de continuidad y agresividad.

A Luis de la Fuente no solo se le exige que esta Selección gane sino que divierta y contra Egipto aburrió. Empezó sin delantero centro, con Oyarzabal de falso nueve, y no fue capaz de finalizar las jugadas. Volvemos al debate de la posesión y el control de los partidos. Como sucedió con Luis Enrique en la Eurocopa con los dos primeros tropiezos en la fase de grupos, los empates contra Suecia y Polonia. Otra vez el problema del gol y el de las largas posesiones. Con el equipazo que lleva España hay que pedirle que sea más contundente, resolutiva y haya jugadores que ejerzan el liderazgo. Pedri es uno de los que no puede defraudar.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba