Vivienda

El euríbor rebaja las hipotecas (500€/año), pero empieza la cuenta atrás para las subidas

El euríbor despide abril en niveles muy similares al cierre de marzo. Sin embargo, la cuota de las hipotecas bajará, ya que el indicador se sitúa sensiblemente por debajo de los niveles de hace un año. El cierre de abril supone una nueva alegría para miles de hipotecados, pero las rebajas tienen fecha de caducidad, puesto que se encuentra muy cerca de los niveles de octubre de 2020. Y si se mantiene en los niveles actuales o sube ligeramente, después del verano volveremos a hablar de ligeras subidas en la cuota de la hipoteca.

A falta de una sesión para despedir abril, el euríbor se despide en el -0,483% frente al -0,487% de marzo, lo que supone el tercer incremento consecutivo, y al -0,108% de abril de 2020. En este sentido, según los cálculos de iAhorro, aquellos que revisen ahora su préstamo con el cierre del euríbor de abril, verán su cuota reducirse.

El ahorro oscilará entre 280 y 565 euros al año, entre 23 y 47 euros al mes

En el caso de una hipoteca de 150.000 euros a 30 años con euríbor +0,99%, el ahorro mensual será de 23,55 euros y de 282,6 euros durante los próximos doce meses. De esta manera, la cuota anterior de 474,31 euros pasará a ser de 450,76 euros al mes. Los que tengan una hipoteca de 300.000 euros a 30 años y euríbor + 0,99% y les toque la revisión de su cuota en abril pasarán a pagar 901,51 euros al mes frente a los 948,61 de antes, de tal manera que el gasto mensual será 47,1 euros más bajo y ahorrarán hasta 565 euros durante un año.

El euríbor ha cumplido todos los pronósticos. Los expertos no esperaban grandes cambios para el indicador después de los datos de los dos últimos meses, en los que se aprecia una tendencia de estabilización que se mantendrá, por lo menos, este trimestre, según iAhorro. Tras cerrar febrero (-0,501%) y marzo (-0,487%) con ligeras alzas que marcan distancia con las cifras registradas durante la segunda mitad de 2020 y enero de 2021, cuando marcó su último mínimo histórico, ha finalizado abril estabilizándose en el -0,483%.

“Hay pocos indicios en la economía que hagan esperar un cambio de rumbo en el euríbor. Las últimas noticias que llegan de Europa señalan que la política monetaria y de tipos de la Unión Europea se mantendrán según lo previsto y el Banco Central Europeo (BCE) seguirá con su programa de compras de emergencia frente a la pandemia hasta al menos finales de marzo de 2022″, asegura Simone Colombelli, director de Hipotecas de iAhorro.

“Como siempre, habrá que seguir muy pendientes del BCE, pero de momento no ha habido ningún movimiento importante lo que indica que el euríbor seguirá estancado en estos valores un largo periodo de tiempo”, apunta Sergio Carbajal, responsable de hipotecas de Rastreator.

“El euríbor se encuentra en una fase de transición pendiente del ritmo de vacunación en Europa y de las medidas económicas que vaya tomando el BCE. No ha habido sorpresas, pero tampoco se esperaban”, apunta Colombelli.

“Por otro lado”, prosigue Colombelli, “ante un inesperado repunte de la inflación de manera sostenida, desde el organismo europeo reconocen que hay economías de la zona que pueden estar en riesgo de crecimiento, pero se confía en que el buen avance en las campañas de vacunación europeas impulse la actividad económica y empresarial. No obstante, y aunque sin grandes cambios, el segundo trimestre del año suele ser muy potente para el sector inmobiliario, por lo que, con toda probabilidad, también experimentaremos un aumento en el volumen de operaciones hipotecarias con un euríbor estable en primavera, sin fuertes subidas ni bajadas”.

Por eso, sin sorpresas en el horizonte y con un euríbor estabilizado en torno al -0,45%, las rebajas en las hipotecas podrían tocar a su fin en la recta final del año.

Sigue la pugna tipo fijo versus variable

Además de las rebajas de las que se están beneficiando miles de hipotecados, la caída del euríbor ha consolidado en el mercado las hipotecas de tipo fijo, donde hasta hace apenas cinco años eran un producto residual y ahora representan el 50% de las operaciones que se firman en España.

“El último año se ha presentado como una oportunidad interesante para hipotecarse por lo inusualmente bajos a los que se han situado los tipos de interés. El euríbor lleva cinco años sin salir de terreno negativo –desde febrero de 2016-, una tendencia que ha empujado a la baja también los intereses de la oferta a tipo fijo hasta convertirse en la opción favorita de la mayoría de hipotecados, sobre todo a largo plazo”, señala Colombelli.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el porcentaje de hipotecas constituidas a tipo fijo en los dos primeros meses del año ha superado al de las variables, como se puede apreciar en el gráfico inferior. En enero de 2021, las fijas representaron el 51,2% del total de hipotecas frente al 48,8% de las variables, mientras que en febrero el porcentaje de fijas asciende hasta el 55% y el de variables cae hasta el 45%.

Estos datos contrastan con los marcados el mismo mes del año anterior. En febrero de 2020 las hipotecas fijas suponían apenas el 37,4% del conjunto frente al 62,6% de variables.

Para Simone Colombelli, “el contexto actual sigue siendo inmejorable para conseguir buenas condiciones a largo plazo. Prácticamente seguimos en valores históricos con el euríbor y tampoco se ha producido una reestructuración de este tipo de oferta en este tiempo. Ante esta situación, las hipotecas variables se han convertido en un producto interesante para periodos de tiempo más cortos”.

Sergio Carbajal, por su parte, destaca cómo “están irrumpiendo nuevas opciones en el mercado hipotecario, ya que ya hay ciertas entidades bancarias que están comenzando a ofertar hipotecas variables a más de 30 años para ofrecer a los jóvenes la posibilidad de tener acceso a una compra pudiendo llegar a un plazo de hasta 40 años”.

Por otro lado, el consenso que existe sobre que el euríbor pueda ampliar sus movimientos por debajo del cero hasta casi 2030, ha provocado que la banca empeore sus condiciones en la oferta variable y centre todos sus esfuerzos en el tipo fijo. Bankinter, por ejemplo, ve un euríbor en el -0,5% en 2021 y en el -0,49% en 2022.

Impacto de las fusiones en la oferta hipotecaria

Por otro lado, en un contexto de fusiones bancarias, ¿cómo afectará al mercado hipotecario? Según Colombelli, “las fusiones que se han llevado a cabo en la banca española y las que aún están pendientes de producirse han transformado de lleno al sector con cierres de oficinas. Las medidas que ha tomado el sector financiero para reducir costes implicarán el despido de más de 18.000 empleados si se tienen en cuenta todos los ajustes previstos para 2021. Esta transformación afecta también, aunque en menor medida, a la oferta de productos de la banca, que se verá modificada ante estas fusiones”.

En opinión de este experto, “de reducirse la oferta hipotecaria, probablemente habría un impacto en los precios al alza, pero no de gran magnitud. Las variaciones de los precios de los bancos en este ámbito se guían más por el euríbor. Queda por ver cómo van a evolucionar las fusiones que quedan en el aire. Liberbank es un ‘player’ muy activo también en el mercado hipotecario, aunque no al nivel de bancos como CaixaBank o ING. Habría que ver en qué circunstancias se produce su fusión con Unicaja y la manera en la que afecta esto a su gama de productos”, concluye el director de Hipotecas de iAhorro.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba