Vivienda

El euríbor se acomoda en mínimos y alarga la era de las hipotecas más baratas de la historia

El euríbor permanecerá, al menos dos años más, en terreno negativo. Por lo pronto, en lo que resta de ejercicio, los expertos coinciden en que se mantendrá en niveles muy similares a los actuales, se caracterizará por la estabilidad que ha tenido durante todo el año y difícilmente romperá el nivel del -0,5%. Esto garantiza cierta tranquilidad a miles de hipotecados, puesto que la cuota de las hipotecas no subirá, o al menos no lo hará con fuerza. Por su parte, aquellos que decidan y puedan hipotecarse, lo harán con las hipotecas más baratas de la historia.

Como ya sucedió en 2018 con Mario Draghi al frente del Banco Central Europeo (BCE) y sus decisiones de política monetaria, el organismo europeo vuelve a ser el aliado de los hipotecados. Y es que, su última decisión, la de mantener el objetivo de la inflación en el 2% aleja, según los expertos, cualquier posibilidad de recuperación del euríbor; si bien, tampoco creen que haya mucho margen para ahondar en su caída. Es decir, el euríbor, no bajará mucho más respecto a los niveles actuales, pero tampoco se recuperará con fuerza.

Bankinter, por ejemplo, fija el cierre de 2021 en el -0,5%, mientras que atisba una pequeña corrección de cara a 2022 (-0,41%) y para 2023 (-0,26%). Sin embargo, la vuelta a terreno positivo parece que aún tardará.

“No esperamos ninguna caída por debajo del -0,5% en los próximos meses”

“Aunque el euríbor sigue en negativo, no esperamos ninguna caída por debajo del -0,5% en los próximos meses ni grandes variaciones en la tasa del indicador. Veremos pequeños movimientos principalmente en los datos diarios en lugar de en su evolución final del mes”, asegura a El Confidencial Simone Colombelli, director de hipotecas de iAhorro.

Según este experto, la perspectiva de cara a final de año es que el euríbor se mantenga en los niveles en los que se mueve ahora, “tal vez un poco por encima o por debajo, pero en ningún caso se esperan grandes cambios. Para ello tendría que haber importantes movimientos en la economía que trastocaran los principales indicadores económicos. De no darse el caso”, asegura Colombelli, “seguiremos viendo pequeñas fluctuaciones del euríbor producidas por aspectos circunstanciales, como vimos con las últimas declaraciones del BCE sobre mantener la inflación en el 2%, que afectan, pero no de una manera desmesurada al índice”.

Dos años más, al menos, en negativo

“En todo caso”, prosigue, “tendremos que esperar a marzo de 2022, que es cuando el BCE ha fijado la fecha del fin del programa económico aprobado durante la pandemia. Hasta entonces, previsiblemente, habrá pocas sorpresas y cambios“.

Luis Javaloyes, director general de Agencia Negociadora coincide con Colombelli. “De haber variaciones, estimamos que serán a la baja, visto lo visto en la última reunión del BCE y su persistencia en la política de estímulos que continúa llenando el sistema de dinero barato, por no decir gratis”.

En su opinión, “el atisbo de lo que puede ser un futuro a medio plazo nos lo irá mostrando la evolución de la inflación, que puede crear otros problemas más graves que una subida de tipos de interés, como puede ser su efecto en los mercados de renta fija. Respecto del euríbor, una inflación persistentemente tensionada debería obligar a drenar masa monetaria del sistema vía reducción de estímulos, lo que, ante la mayor escasez de dinero, produciría un aumento en su precio. La FED americana ya está marcando el camino, precisamente por la inflación, en la vía crecimiento en los tipos de interés básicos”, añade Javaloyes.

Según este experto, “en la medida en que en Europa se vaya reproduciendo ese escenario será cuando podrán verse subidas en el euríbor, pero no creemos que sean ni en este año ni en 2022, aunque sí pueda apreciarse un tímido repunte que no logrará sacar el índice de la tasa negativa”.

¿Cómo afecta al mercado hipotecario?

El euríbor entró en terreno negativo por primera vez en su historia en febrero de 2016. Desde entonces, solamente en dos ocasiones, entre enero y mayo de 2019 y entre abril y junio de 2020 la remontada del euríbor hacía presagiar a los expertos que volvería más pronto que tarde a terreno positivo. Sin embargo, el índice inició una abrupta caída que le ha llevado, de nuevo, cerca de mínimos anuales.

Estos mínimos han traído consigo las hipotecas más baratas de la historia y un auge sin precedentes por las hipotecas a tipo fijo. “Sin duda, esta situación favorece al mercado hipotecario. La estabilidad de los tipos de interés de las hipotecas en los niveles actuales permite acceder a ellas a unos precios muy por debajo de lo que el mercado nos tenía acostumbrados”, explica el directivo de iAhorro.

“Hace no mucho, concretamente en 2019, contratar una hipoteca fija suponía un TIN medio del 3% y, en la actualidad, rondan el 1,5%, por lo que hipotecarse en los próximos meses va a seguir siendo muy barato. Sobre todo en el último trimestre del año, cuando los bancos tienen que hacer cuentas y balance del año y es posible encontrar ofertas aún mejores, aunque el margen de maniobra realmente es poco. Nunca habíamos estado en un momento mejor para contratar una hipoteca”, añade.

“A finales de año o a principios de 2022 vamos a ver ofertas de hipotecas a tipo fijo del 0,75%”

Luis Javaloyes destaca que “un euríbor por los suelos, combinado con la recuperación económica, estimula el crédito hipotecario y la competencia entre las entidades, cuya oferta arroja unos rendimientos pírricos que obliga a los bancos a buscar la rentabilidad de las hipotecas en fórmulas como el tipo fijo, así como en la asociación de productos combinados con la hipoteca” y asegura que “en la medida en que se supere el escenario covid, continuará la tónica de competencia fuerte y ofertas que hace no mucho tiempo eran imposibles. La recuperación económica supondrá un fuerte impulso en los volúmenes de hipotecas. Además podremos llegar, a finales de año o a principios de 2022, a ver ofertas de hipotecas a tipo fijo del 0,75%; va a ser difícil no comprar casa con una hipoteca así. Y esas ofertas vendrán de las entidades ‘online’, porque tienen menos costes y se pueden permitir ajustar el precio”.

¿El resurgir de las hipotecas variables?

Por su parte, desde iAhorro han constatado cómo “la oferta variable se está volviendo más dinámica y la banca está volviendo a apostar por ella”. De hecho, tras el sorpaso de las hipotecas fijas durante los últimos meses, en mayo el tipo variable supuso el 60% de las nuevas hipotecas contratadas.

Colombelli asegura que “de nuevo parece que la banca está viendo oportunidad en las hipotecas variables y está modificando bastante su producto en este tipo de oferta, previsiblemente ante las expectativas de que el indicador se mantenga bajo por un tiempo y eso esté incitando de nuevo al cliente a buscar el ahorro en este tipo de hipotecas. Nuestro consejo para las personas que estén dudando acerca de contratar o no su hipoteca ahora es que, si tienen la ocasión, lo hagan”.

Y esta renovada apuesta por el tipo variable ya se percibe en los tipos de interés, actualmente en los niveles más bajos de la historia. Así, en el último dato disponible relativo al mes de mayo de 2021, el tipo de interés medio al que se concedieron hipotecas variables fue del 2,07% al inicio del préstamo.

No obstante, Colombelli advierte: “Hay que tener en cuenta que el mercado es muy cambiante y sensible a factores externos. Hoy por hoy, el euríbor está bajo y ha afectado sobremanera a todos los intereses de las hipotecas debido a la tendencia que ha generado en el mercado. No obstante, no sabemos cuándo puede darse la vuelta. Lo que sí sabemos es que ese día llegará, el euríbor no va a quedarse en terreno negativo toda la vida“, concluye.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba