Economía

El Eurogrupo nomina a Elderson para el Comité Ejecutivo del BCE

El asunto del equilibrio de género en la cúpula del Banco Central Europeo genera bastante consenso: hacen falta más mujeres. Y, sin embargo, cada vez que hay que ocupar una vacante, los Estados miembros proponen a hombres. La elección de la primera mujer presidenta de la institución, la francesa Christine Lagarde, no ha cambiado esa tendencia.

El decano Yves Mersch, que fue gobernador del banco central de Luxemburgo, que abandona ahora el Consejo Ejecutivo del BCE, será sustituido por otro hombre del Benelux, el holandés Frank Elderson. El otro candidato tampoco era una mujer: se trataba de Bostjan Jazbek, antiguo gobernador del banco central de Eslovenia.

Mersch también ostentaba la vicepresidencia del Consejo de Supervisión del BCE, que tiene como objetivo la supervisión del renqueante sistema bancario europeo. Lo normal sería que Elderson herede también ese puesto, un terreno que conoce a la perfección: ha sido el director ejecutivo de supervisión del banco central holandés desde 2011, y por lo tanto ha sido miembro también del Consejo de Supervisión.

Yves Mersch abandona ahora el Consejo Ejecutivo del BCE (Reuters)Yves Mersch abandona ahora el Consejo Ejecutivo del BCE (Reuters)Yves Mersch abandona ahora el Consejo Ejecutivo del BCE (Reuters)

La no nominación de Jazbek también ha puesto el foco sobre la representación de los “nuevos” y pequeños Estados miembros que ya han adoptado el euro y que todavía no han tenido la oportunidad de poner un pie en la moqueta de la sala de máquinas del BCE. El Comité Ejecutivo es un lugar cerrado. Y una muestra es que Irlanda obtuvo su primera representación en la cúpula del eurobanco con la elección en 2019 de Philip Lane como economista jefe del Banco Central Europeo. La crítica habitual es que los reducidos puestos, ya que el Comité Ejecutivo sólo está compuesto por seis personas, están reducidos al “núcleo duro” de la Eurozona.

Pero la principal crítica va a consistir en el equilibrio de género. Elderson tendrá que pasar ahora por el Parlamento Europeo, y los eurodiputados cada vez se muestran más disconformes con el desequilibrio en la cúpula del Banco y apretarán las tuercas a las capitales por la oportunidad perdida para lograr la paridad en el Comité: de los seis miembros sólo dos son mujeres, Lagarde y la alemana Isabel Schnabel. Pero si se abre el foco a todo el Consejo de Gobierno, que reúne a los 19 banqueros centrales de la zona euro y los seis miembros del Comité, entonces la imagen es mucho más dura: las dos únicas mujeres siguen siendo Lagarde y Schnabel. Y eso explica la ausencia de diversidad de género en las nominaciones: las mujeres no sólo están ausentes en Frankfurt, sino en los bancos centrales de las capitales que nominan candidatos al BCE.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba