Economía

El Eurogrupo se preocupa por la inflación pero confía en su disminución en 2022

Todo el mundo habla de la inflación. En los ministerios de Finanzas en Madrid, París, Berlín, La Haya, o Roma. En las instituciones europeas, ya sea en Bruselas o en Frankfurt. Todo el mundo está hablando de ello aunque no todo el mundo está de acuerdo en cómo afrontar la realidad de un importante aumento de precios. El asunto se ha colado ya en una reunión de ministros de Finanzas de la Eurozona que se ha celebrado este lunes en la capital comunitaria.

La inflación ha alcanzado el 4,1% en octubre y ha hecho disparar las alarmas, aunque el crecimiento es robusto en la mayoría de los Estados miembros. El mensaje generalizado es claro: un llamamiento a la calma. Pero en privado en Bruselas se admite que, si bien se esperaba que la inflación aumentara en la fase final de la pandemia, el crecimiento está superando lo esperado. La preocupación ahora se concentra en cuánto tiempo se prolongará esta situación y si una parte del aumento de precios de estos meses permanecerá incluso cuando finalice este episodio de alta inflación.

Javier Jorrín

Paschal Donohoe, presidente del Eurogrupo, ha señalado precisamente en público que el nivel de la inflación está superando las expectativas. “Aunque el aumento de los precios se debe mayoritariamente a factores temporales, este aumento es un poco más persistente de lo anticipado debido a la fuerza de la recuperación, pero seguimos esperando su disminución durante 2022 y en 2023”, ha señalado el irlandés en una rueda de prensa posterior al encuentro.

“Estamos siguiendo muy de cerca la evolución de dos cosas. Primero la pandemia, porque sabemos que todavía no hemos salido de ella, y la segunda la inflación, dado el aumento del precio de la energía y cómo de duradera será la inflación”, ha señalado a su entrada en el encuentro Paolo Gentiloni, comisario de Asuntos Económicos, que este jueves presentará las previsiones macroeconómicas de otoño de la Comisión Europea, en la que el efecto de la inflación sobre el crecimiento de la economía europea será el centro de atención. “Creemos que los precios de la energía tienen un impacto decisivo en este aumento de la inflación y que el fenómeno será temporal, probablemente reduciéndose en la primera mitad del año que viene”, ha subrayado el italiano, insistiendo en el mensaje repetido una y otra vez por Bruselas de que se trata de una cuestión coyuntural.

EFE

Gentiloni ha señalado que ese análisis, que la inflación es coyuntural, es “ampliamente compartido” por los Estados miembros aunque es “claro” que se trata de una “situación inusual y compleja”, por lo que las autoridades deberán “permanecer muy vigilantes”. A su entrada varios ministros de distintos Estados miembros han defendido esa misma visión: que la escalada de precio se debe a cuestiones puntuales.

“Sobre este tema (la inflación), que es delicado, quiero que las cosas sean muy claras, nuestra valoración es que esta inflación es transitoria y que las cosas deberían recuperarse en los próximos meses”, ha señalado también Bruno Le Maire, ministro de Finanzas francés. Le Maire ha explicado a su entrada en el encuentro, eso sí, que el precio de la energía tiene mucho que ver con el escenario de inflación actual, por lo que ha insistido en la necesidad de tomar medidas a nivel europeo.

Agustín Monzón

Desde Frankfurt se defiende que es el momento de guardar la calma y que tomar medidas ahora contra la inflación podría ahogar la incipiente recuperación de la economía europea tras la pandemia. “Un endurecimiento indebido de las condiciones de financiación no es deseable en un momento en que el poder adquisitivo ya está siendo reducido por el encarecimiento de las facturas de la luz y del combustible, y representaría un viento en contra injustificado para la recuperación”, señalaba hace unos escasos días Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE). Isabel Schnabel, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, explicó que veía “improbable” que se cumplan las condiciones para un aumento de los tipos de interés por parte del eurobanco en el próximo año.

El Gobierno espera que la primera inyección de 10.000 M de los fondos europeos llegue antes de final de año

Normas fiscales

Además de la inflación, los ministros de la Eurozona han discutido sobre la reforma de las normas fiscales. El de este lunes era el primer debate que los titulares de Finanzas mantenían desde que la Comisión Europea lanzara su propuesta hace algunas semanas con un documento muy abierto en el que evitaba entrar en detalles concretos sobre cómo podrían retocarse las normas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

EFE

Las reglas fiscales, consistentes fundamentalmente en mantener un déficit presupuestario inferior al 3% y una deuda pública por debajo del 60%, llevan suspendidas desde 2020 para hacer frente a los efectos de la pandemia. Algunos países querían que las nuevas normas estuvieran en marcha cuando el Pacto de Estabilidad y Crecimiento vuelva a aplicarse en 2023, pero pocas fuentes creen que eso vaya a ser posible. Eso sí, la Comisión Europea propone que cuando las viejas reglas sean reintroducidas en 2023 ya se haya progresado lo suficiente en la negociación de las nuevas normas como para que ella puede aplicar el Pacto siguiendo el espíritu de las futuras líneas maestras.

Las posturas son muy distintas entre las distintas capitales. Una alta fuente europea asegura, en todo caso, que los Estados miembros que se oponen a un cambio sustancial en las reglas no proponen una “aplicación ciega” de las viejas normas, y defienden, de hecho, que la pandemia ha demostrado que el actual Pacto de Estabilidad y Crecimiento demuestra que existe margen para la flexibilidad fiscal cuando es necesario.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba