Deportes

El extraño cese del entrenador del Atlético que no sabe perder contra el Real Madrid

Lo comentaba Óscar Cano, actual entrenador del CD Castellón, en ese reducto donde aún se habla de fútbol que es ‘The Tactical Room’: «Ser formador tiene más que ver con no desperdiciar el talento que con proporcionarlo». Como explicaba el técnico del histórico club que luchará por ascender a Segunda tras sumar los tres puntos por alineación indebida del Villarreal B, «la parte artesanal en la formación futbolística tiene que ver con descubrir realmente lo que son los chicos y no impedir que sean lo que son».

Esto es algo que no podemos olvidar a la hora de hablar de fútbol de formación, que en el caso de los clubes de LaLiga abarca incluso a sus segundos equipos, pues se supone que su prioridad es nutrir de jugadores al primero. Es decir, que lo más importante no deberían ser los resultados, aunque evidentemente, nos guste o no, estos casi siempre son la principal vara de medir la labor de un entrenador. Para saber si un entrenador es buen formador, hay que verle entrenar y cómo se refleja su labor en la evolución de los futbolistas. Para saber si es ganador, basta con mirar la clasificación…

[Envidias y zancadillas para ocupar el primer banquillo del Real Madrid femenino]

Hace unos días, y por sorpresa para quienes siguen la información de la cantera del Atlético de Madrid, se conoció la destitución de Carlos González, el entrenador de su primer equipo juvenil, o la no continuidad, para ser más exactos, pues acaba contrato el 30 de junio. Sorprendió el hecho en sí, pues a sus buenos resultados se une la salida de un buen número de canteranos con opciones de llegar al primer equipo, pero aún más que se hiciera en estas circunstancias. Con la temporada suspendida, en pleno estado de alarma y sin un comunicado oficial. Fue el propio entrenador quien lo hizo público en sus redes sociales.

«En 2015 empezó todo. Empecé a pensar en el ‘partido a partido’, cada vez creí más que ‘si se cree y se trabaja, se puede’. Y todo ello compitiendo como equipo, ‘derrochando coraje y corazón’. Hoy toca despedirme», escribió el técnico para agradecer lo vivido y aprendido durante este lustro en la entidad colchonera, en la que esta misma temporada, en la que no ha podido terminar la Liga, participar en la Copa de Campeones y la Copa del Rey, llegó a colocar al Juvenil A rojiblanco en tercer lugar del ranking de la app ‘UEFA for Players’ de la UEFA Youth League. «Porque ser campeón no es un RESULTADO, es una actitud», es su lema.

Carlos González hizo historia con el Madrileño Juvenil al ganar por primera vez la Liga. (FOTO: Atlético de Madrid)Carlos González hizo historia con el Madrileño Juvenil al ganar por primera vez la Liga. (FOTO: Atlético de Madrid)Carlos González hizo historia con el Madrileño Juvenil al ganar por primera vez la Liga. (FOTO: Atlético de Madrid)

El 16 de julio de 2018 el Atlético de Madrid hacía oficial que Carlos González era el nuevo entrenador del Juvenil A en sustitución de Manolo Cano, quien se marchó al San Sebastián de los Reyes, de Segunda B, tras completar una temporada para la historia al lograr el triplete con la Liga, Copa de Campeones y Copa del Rey. El reto era importante, pero Carlos cumplió, pues revalidó el título de campeón de la Liga de División de Honor y esta temporada, la que no ha podido terminarse, iba segundo, a 3 puntos del Real Madrid, con el que le quedaba por jugar el partido de vuelta en el Cerro del Espino.

Un lustro en la Academia rojiblanca

Carlos llegó al club en el verano de 2015. En su primera temporada en la Academia se hizo cargo del Infantil A, con el que quedó segundo. Un año después cogió el Cadete A, equipo con el que ya se proclamó campeón de Liga después de completar una campaña casi perfecta. Estos méritos le valieron para dirigir al histórico Atlético Madrileño Juvenil A, que consiguió el título de Liga del Grupo VII de División de Honor, el primero que lograba este equipo para la historia de los colchoneros, aunque el verdadero mérito fue hacerlo con jugadores de primer y segundo año, quienes se enfrentaron a otros conjuntos integrados por futbolistas de tercer año.

Sin embargo, en la carrera de Carlos en la cantera del Atlético de Madrid hay un dato que sorprende, como es el hecho de que nunca ha perdido contra el Real Madrid. Con el Infantil ganó en Valdebebas y empató en El Cerro del Espino al Real Madrid que entrenaba Sebas Parrilla, ahora segundo de Xabi Alonso en la Real Sociedad B. Con el Cadete fue al revés: ganó en casa y empató a domicilio ante el equipo de Tristán Celador. En su primer año en Juveniles no se enfrentó al Real Madrid, pero sí lo hizo los dos siguientes con el Juvenil A, con tres empates y ninguna derrota. Le quedaba por jugar el partido de vuelta en El Cerro, después de empatar en Valdebebas.

Resulta cuanto menos curioso que en un club donde el gran referente es Diego Pablo Simeone, es decir, que lo realmente importante es ganar sin importar el cómo, a un técnico que obtiene resultados se prescinda de sus servicios a pesar de haberlos tenido y, lo que es peor, sin saber siquiera si podría haber logrado más al darse las competiciones por concluidas. Y es que, efectivamente, en el fútbol de formación los resultados no deberían ser lo más importante. Si, como suele decir Juanma Lillo, «tengo claro por qué nos echan a los entrenadores: por perder. Lo que aún no sé es por qué nos contratan», puedo imaginarme el desconcierto de Carlos González, un ejemplo más de las mentiras del fútbol.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba