Deportes

El fracaso de Braithwaite y el follón en el Barça de fichar al sustituto de Luis Suárez

Con esto de las declaraciones explosivas de Messi por la decepción que supone que el Barcelona haya perdido la Liga había quedado en un segundo plano el pobre resultado que le ha dado Martin Braithwaite. Es el colofón a una temporada de despropósitos en la Liga. En el caso del delantero danés ya finiquitada porque no puede jugar la Champions. El fichaje de Braithwaite es un desatino más en la planificación que sufrió un descalabro desde el despido de Ernesto Valverde, en el mes de enero, tras la eliminación en la Supercopa de España. Desde ese momento, ya es de sobra conocido, el Barcelona entró en una cadena de errores que, como dice Messi, no le ha dado para ganar la Liga. Veremos si es posible en la Champions, pero sería entonces sin Martin Braithwaite.

El danés no ha estado al nivel que se esperaba cuando se ejecutó un fichaje que generó polémica. Estaban lesionados Dembélé y Luis Suaréz y el club consideró que podían reforzarse, fuera de mercado, porque la lesión del francés era de larga duración (más de cinco meses). Se le dio el visto bueno y, tras tener en la agenda a Rodrigo Moreno, Ángel y Lucas Pérez, se acabó valorando la opción de Braithwaite. El daño que se le hizo al Leganés fue mayúsculo. Puede que con el danés sí le hubiera llegado al equipo ‘pepinero’ para evitar el descenso. Pero el Barcelona, en una decisión impopular, entró a por Braithwaite como un elefante en una cacharrería. Pagó, a mediados de febrero, los 18 millones de la cláusula de rescisión.

Lautaro Martínez celebra un gol con el Inter de Milán. (Efe)Lautaro Martínez celebra un gol con el Inter de Milán. (Efe)Lautaro Martínez celebra un gol con el Inter de Milán. (Efe)

Para Quique Setién, su valedor, era un refuerzo de categoría porque le consideraba un delantero polivalente, potente y conocedor de la Liga. Un fichaje de rendimiento inmediato. El resultado ha sido nefasto. Braithwaite ha jugado 11 partidos de los 14 que tenía por delante, con solo 403 minutos de los 1.260. Cuatro veces titular. Únicamente ha marcado un gol. En Mallorca, después del confinamiento, y sorprendió que no lo celebrara.

La dura negociación con el Inter

El fichaje se hizo porque era una necesidad por las lesiones y en previsión de que diera un plus al ataque. Lo que no se podía esperar el danés es que jugara tan poco. Le perjudicó el confinamiento de tres meses. Luis Suárez ganó tiempo en la recuperación con el parón y recuperó su sitio. Desapareció la apuesta del mes de febrero que hicieron Bartomeu y Setién. El danés ha pasado con más pena que gloria en los meses que el Barcelona ha tenido que competir por la Liga. El fichaje lo hizo el mismo representante (Ali Dursun) que trajo a Frenkie de Jong del Ajax al Barça.

A pesar de la contratación del danés, que firmó un contrato de cuatro años, el Barcelona está buscando un delantero. Este asunto va tener recorrido durante el verano y hasta que se cierre el mercado de fichajes (5 de octubre). El objetivo es Lautaro Martínez, el joven argentino que juega en el Inter de Milán y que tiene el deseo de jugar al lado de Leo Messi. El problema es que el Inter ni quiere venderlo ni da precio. Con lo que la negociación, que ya está en marcha, tendrá desgaste y se puede ir a los 100 millones de euros. Un desembolso elevado para las cuentas de Bartomeu que están perjudicadas por la disminución de los ingresos provocados con la crisis del coronavirus y las tensiones en la tesorería en una plantilla que tiene una masa salarial que supera los 500 millones de euros.

El follón es cómo va a resolver Bartomeu, para su último año de mandato, el fichaje de un delantero que potencie una plantilla en la que Luis Suárez necesita un revelo. No vale con Martin Braithwaite, al que por otra parte se le puede dar una salida. Bien como traspaso o cesión. Lo que sería algo que pondría más en cuestión la política de fichajes. A Braithwaite se le fichó con la idea de darle más energía y gol al equipo, pero también con la visión de hacer negocio. En el Barcelona consideran que los 18 millones de euros gastados se pueden recuperar con una venta. Sería más factible si el internacional danés hubiera sobresalido en la Liga y hubiera subido su caché. Pero el mercado entra en una coyuntura de vacas flacas y el deseo de Braithwaite, dicho por él mismo, es demostrar que tiene nivel para jugar en el equipo culé.

Luis Suárez se duele en un partido del Barcelona. (Efe)Luis Suárez se duele en un partido del Barcelona. (Efe)Luis Suárez se duele en un partido del Barcelona. (Efe)

El Barcelona está activo para evitar quedarse, de nuevo, sin delantero. Vista la fragilidad y la edad de Luis Suárez (33 años) es urgente renovarse en esta demarcación. El uruguayo ha tenido que pasar por el quirófano en dos ocasiones en menos de un año para ser intervenido de una lesión en el menisco externo de la rodilla derecha. La primera vez fue en mayo del 2019, tras la eliminación en la Champions contra el Liverpool, y la segunda en enero de este año. Luis Suárez ha acabado la Liga con el peor registro goleador en las seis temporadas que lleva en en el Barcelona. Igualado con la primera: tan solo 16 goles. En la temporada 2015-16 alcanzó la cifra de los 40 goles en la Liga. Desde entonces ha ido disminuyendo los registros con 29 (2016-17), 25 (2017-18), 21 (2018-19) y los 16 mencionados de este campeonato.

Al delantero uruguayo se le busca un relevo y el plan pasa por el fichaje de Lautaro Martínez (22 años) y, desde Barcelona, informan de un plan B que pasaría por Pierre-Emerick Aubameyang (31 años). El delantero gabonés del Arsenal está a la espera de los acontecimientos. El efecto de Martin Braithwaite se ha esfumado.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba