Deportes

El fracaso de Manuela Fundación, el equipo ciclista español más fugaz de la historia

Poco menos de una semana, eso es lo que ha durado el proyecto de la Manuela Fundación en el World Tour. No habrá otro equipo español en la máxima categoría del ciclismo internacional. Movistar seguirá solo, como en los últimos siete años, toda vez que la empresa australiana GreenEdge, propietaria del Mitchelton-Scott, ha emitido este jueves un comunicado en el que informaba que rompía negociaciones con la mencionada entidad sin ánimo de lucro granadina, perteneciente al constructor local Francisco Huertas y a su mujer, María Angustias González. El movimiento olía mal desde el principio. El misterio y la desconfianza rodeaban la teórica compra de una de las escuadras más potentes de este deporte, con los hermanos Yates o Esteban Chaves como nombres ilustres, y la realidad ha dado la razón a los escépticos.

Los hechos son los siguientes: GreenEdge necesitaba un mecenas fuerte para sustituir a Mitchelton y que el proyecto ciclista (con un presupuesto de 8, pero que cuesta entre 15 y 20 millones de euros) no tocara a su fin por la crisis del coronavirus. De la noche a la mañana, Manuela Fundación entró en escena, pero lejos de conformarse con un mero patrocinio decidió adquirir toda la empresa para mudar su sede a España en 2021. La compra se validó el 5 de junio, anunciándose oficialmente el 12 para sorpresa de aficionados y prensa. Manuela Fundación, creada por Huertas y González como homenaje a su hija fallecida, ya disponía de equipos en categoría élite-sub23, juvenil, cadete y escuelas, con lo que el equipo pro, una vez cubiertas la totalidad de las etapas educativas, pasaba a ser la joya de la corona, el no va más.

Guerra cruzada

Este próximo lunes estaba prevista una reunión para terminar de pulir todos los detalles, pero no se dará. GreenEdge ha decidido romper unilateralmente cualquier vínculo con la fundación ante la falta de claridad de sus compradores. «Sentimos una fuerte conexión inicial con Francisco Huertas, la Fundación Manuela y sus nobles objetivos (desarrollar un mundo más solidario y justo)», explicó el fundador y propietario del equipo, Gerry Ryan. «Sin embargo, como las negociaciones han evolucionado, hemos concluido que la relación no continuará. Le deseamos a Francisco Huertas y a la Manuela Fundación todo lo mejor para el futuro». Estábamos advertidos porque este miércoles los autralianos ya informaron que algo no iba bien, que el anuncio oficial había llegado pronto y que el acuerdo no estaba cerrado.

«Sigo siendo el dueño del equipo y la licencia», señalaba Ryan, a lo que Emilio Rodríguez, director deportivo de la fundación respondía en EFE: «Desde el 5 de junio yo soy quien ordena y manda». Mientras, Stefano Garzelli, campeón del Giro (y el único del lado español con experiencia profesional en este deporte), quien habría llevado el peso de las negociaciones y estaba destinado a ocupar un cargo de máxima responsabilidad en el nuevo proyecto, afirmaba en MARCA: «Ese contrato está firmado por todas la partes y lo tengo yo, no hay nada más que aclarar». Todo ello, sin adjuntar pruebas «por motivos de confidencialidad». Entre cruces de declaraciones, rumores que apuntaban al timo y decisiones que se tomaron sin su consentimiento, en algún punto los australianos no lo vieron claro y decidieron recular.

Simon Yates, una de las grandes figuras del Mitchelton, fue campeón de la Vuelta en 2018. (EFE)Simon Yates, una de las grandes figuras del Mitchelton, fue campeón de la Vuelta en 2018. (EFE)Simon Yates, una de las grandes figuras del Mitchelton, fue campeón de la Vuelta en 2018. (EFE)

Manuela Fundación tenía previsto iniciar su nueva andadura a finales de julio en la Vuelta a Burgos, pero GreenEdge será de la partida con los mismos colores de siempre. Es decir, Mitchelton-Scott continuará siendo Mitchelton-Scott. La situación para los ‘aussie’ no cambia, siguen sin atar su futuro y buscan patrocinador. Por si esto fuera poco, los corredores pasarán en breve a cobrar de nuevo el 100% de sus salarios (hasta ahora venían cobrando el 30% por la crisis sanitaria) una vez se reanude la competición. «Me han enviado un correo cinco minutos antes de hacerlo público a la prensa. Es surrealista. Han sido ellos los que han roto el acuerdo. Estamos muy sorprendidos», se quejaba Rodríguez, que dejaba un recado: «Gerry Ryan dice que va a seguir pagando todo para este año, e incluso para 2021, cuando hace unos días decía justo lo contrario, que no lo podía afrontar. Increíble».

Siguen dispuestos a sacar equipo

Los responsables de Manuela, que manifestaban tener listo el aval de tres millones de euros para obtener el beneplácito de la UCI, no están dispuestos a quedar ahora como los malos de la película. Se sienten traicionados por los australianos, especialmente por Gerry Ryan, que tras la guerra de reproches se ha negado a cederles el testigo (no se descarta que el propietario entendiera mal el desembarco de los andaluces, que buscaban comprarle la sociedad, no solo patrocinarla, como hemos indicado anteriormente). Tomarán cartas en el asunto, dispuestos a defender su honor y credibilidad, mientras siguen adelante en su idea de sacar un equipo profesional en 2021, sin especificar la categoría (la ProTeam coge fuerza, pues abre las puertas de la Vuelta).

A la espera de que esto pueda llegar a materializarse, que tampoco está claro, muchos siguen con la mosca detrás de la oreja, preguntándose de dónde iban a proceder las cantidades prometidas para el World Tour por una fundación sin apenas actividad y cuyo máximo responsable no ha tenido éxito en sus escarceos deportivos, el último un intento de compra del Real Jaén de fútbol, en Tercera División.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba