Deportes

El Fuenlabrada paga los platos rotos del Barça

AVANCE | El Barça arrancaba 2021 con un ambiente raruno. Y lo transmitió al partido. Tras encadenar su tercera derrota consecutiva en Euroliga, encaraba el regreso a la ACB con el recuerdo, cercano pero a la vez lejano, de la victoria en el Cásico y con numerosas bajas: a las ya conocidas de Víctor Claver, Thomas Heurtel – con su futuro sin resolver – y Brandon Davies, se sumaron las de Nikola Mirotic y Kyle Kuric. El primero, como en el último partido internacional frente al Bayern, por motivos personales; el segundo, por haber estado en contacto con un positivo por coronavirus. Con este panorama afrontaba el partido y, a modo de reacción de animal herido, se creció ante la adversidad. Victoria contundente ante el Fuenlabrada (67-83) y ascenso hasta la segunda posición en la clasificación, tras la victoria de ayer del Real Madrid frente al Ibersotar. Favor blanco. Cosa rara. Como todo hoy. 

Los dos primero cuartos no los firmaría el mejor artista. 27-30 al descanso con errores por todas partes: multitud de pérdidas, ritmo fatigoso, poco acierto y, sobre todo, pocos triples. Y soy generoso utilizando el plural. Sólo uno, de Melo Trimble, y ya bien entrado el segundo cuarto. Tras el descanso, giro radical. Se rompió el guion y se empezó a escribir una historia totalmente nueva: el Barça, desatado, desquebrajó al Fuenlabrada por todos lados. Los de Javier Juárez no sabían por donde les venían. Higgins (19 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias para 33 de valoración) capitaneó la revuelta, Calathes puso la pausa y Oriola y Sergi Martínez acompañaron con buen hacer. En un abrir y cerrar de ojos (min. 27) el Barça estaba 20 puntos arriba. 

Poca historia a partir de ese momento. El partido sólo tuvo un acto, el tercero; el resto, relleno. El Fuenlabrada salió a luchar en el último cuarto, pero la cima era demasiado alta. No había golpe sin respuesta. Los 16 puntos por debajo con lo que arrancaron el cuarto parecían inamovibles y los nervios – y la impotencia – empezaron a reinar. Eyenga, que fue el jugador que más remó en este contracorriente contante, conseguiría reducir la ventaja a doce (min. 33), pero sería víctima de su propia frustración: acabó el partido expulsado en tramo en el que, a falta de puntos, llegaron las técnicas. Javier Juárez haría notar su malestar en pista y también en los micrófonos, donde señaló un trato desigual de los árbitros. En todo caso, victoria azulgrana para campear el temporal en el que lleva metido desde hace semanas y dura derrota del Fuenlabrada, que se vio engullido por una espiral de la que no tenía ninguna culpa y fue castigado en exceso. 

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba