Deportes

El fútbol español pierde su primacía: no llegan ‘cracks’ y el talento joven se fuga

El fútbol español parece haber perdido protagonismo en Europa, con unos clubes ausentes en las rondas decisivas de Champions, y en el mundo, con una Selección que ha dejado de luchar por los títulos. Un escenario adverso en un entorno marcado por la pandemia y la ausencia de público en las gradas de los estadios, lo que está pasando factura a las arcas de los clubes.

Recientemente se celebraba el sorteo de los cuartos de Champions con el Real Madrid como único equipo español junto a tres clubes ingleses, dos alemanes, uno portugués y uno francés. La Liga se ha desinflado mientras otras competiciones como la Bundesliga, e incluso la Ligue 1, metían el año pasado dos equipos en las semifinales de la Champions. Desde que el 26 de mayo de 2018 el Real Madrid conquistó su tercera Liga de Campeones consecutiva, en Kiev, ningún equipo español ha vuelto a pisar una final. Y no coinciden dos equipos en semifinales desde hace cuatro temporadas.

Un actor tan reconocible como el centrocampista alemán del Real Madrid Toni Kroos mantiene que “durante muchos años los equipos españoles han ganado la Champions y la Europa League. Y es normal que ahora no sea así porque ese dominio era algo excepcional. No podemos generalizar y decir ahora que los equipos españoles son peores que los ingleses, italianos o alemanes, porque no es así. Hace años ganábamos muchos partidos en Liga por 4-0 o 5-0. Eso ahora ya no pasa”.

Pedro Cifuentes

La explicación del alemán plantea dos lecturas: ¿se ha igualado el fútbol español por abajo o lo ha hecho por arriba como él sugiere? Para Doménech Torrent, mano derecha de Pep Guardiola en el Bayern y en el Manchester City antes de iniciar su aventura en solitario en Nueva York y en el Flamengo brasileño, “son momentos. Ahora coges a este Barça y vuelve a jugar con el PSG y posiblemente no pase lo mismo. Mi percepción es que si perdemos el estilo, perdemos todo. El fútbol español pasó de la furia, un estilo que no ganó nada durante años, a un estilo de posesión con el que ganamos todo. Y ahora dudamos porque el Atlético no ha podido pasar ante un buen equipo como este Chelsea o porque el Barcelona tuvo un mal partido en casa ante el PSG. Incluso el Real Madrid que se va a enfrentar al Liverpool es mejor equipo que el de hace un mes. No estamos tan distanciados. Nosotros apostamos por un fútbol de toque cuando los alemanes jugaban a la contra y los ingleses apostaban por la fuerza. El fútbol ahora es más global y todos pueden jugar a todo. La prueba es que en la Premier, de los cinco primeros, solo el Leicester no tiene un entrenador extranjero “.

El cambio con Luis Aragonés

Pepe Prieto, el que fuera central del Sevilla y hoy comentarista de la cadena COPE, sostiene que “el fútbol español está anclado. Luis Aragonés cambió un fútbol que priorizaba jugadores de 1,90, apostando por pequeños con talento y por la posesión. Él lo hizo con España y el Barcelona lo hizo desde la Masia. Se apostó por salir tocando desde atrás, sin rifar la pelota, y eso nos llevó a dominar el mundo. Pero el fútbol de posesión necesita evolucionar porque ya no es dominante. Solo Guardiola lo está haciendo evolucionar a partir de generar superioridad en todas las zonas del campo. Pero aquí no hemos sido capaces de lograrlo, el tiqui-taca se ha estancado y no hemos progresado. Solo hay que ver la cantidad de goles que se producen ahora por errores sacando la pelota jugada desde atrás. Nos han pillado la matrícula”.

Diego Barcala, director de Revista Líbero, pone el foco en la situación de los tres ‘grandes’ para explicar esta involución: “El Real Madrid, principal club en Europa, está en transición y con un estadio en obras. Por tanto, es muy lógica su pérdida de rendimiento. El Atlético da síntomas de cansancio por un entrenador que exprime la cabeza de los jugadores. Es un entrenador de ciclo corto como Mourinho, Klopp, Conte… Todos son un poco así, pero, sobre todo, los técnicos defensivos en equipos medio-altos. O aciertan en los fichajes cada año, o sus equipos acaban exhaustos cada dos o tres años. Los rojiblancos han renovado mucho su plantilla, pero sus propietarios invierten poco. Parece que Joao Félix es la norma, pero no es cierto. La norma en el Atleti es cambiar a Thomas (ganando 45 millones con su venta) por Kongdobia… y que Simeone haga magia. Y del Barcelona, ¿qué te voy a contar? Con el despelote de sueldos que hay en la plantilla, la transición le va a resultar dura. Aunque creo que su apuesta por la cantera puede acelerar una renovación que la economía del club no puede asumir con jugadores como Ansu Fati, Mingueza, Ilaix…”.

Joao Félix celebra un gol con el Atlético de Madrid. (EFE)Joao Félix celebra un gol con el Atlético de Madrid. (EFE)Joao Félix celebra un gol con el Atlético de Madrid. (EFE)

Prieto sigue analizando lo ocurrido desde un prisma deportivo y táctico: “Ha llegado Jurgen Klopp y ha cambiado el paradigma con un fútbol de ida y vuelta con tres delanteros arriba y velocidad en el despliegue tras recuperación. Una dinámica que han copiado equipos como PSG, Chelsea, Dortmund o United. Dejan arriba gente veloz y los equipos ahora están diseñados para jugar a la contra. Además, el componente físico ha recuperado la importancia. Mientras en el resto se aprecia cierta evolución, España está estancada. En Alemania es donde más se ha evolucionado con la implementación de esa línea de tres en ataque con el Dortmund o un Bayern con extremos abiertos muy arriba”.

Una tesis que Dome cuestiona: “Pep va a ganar la Premier con una diferencia histórica jugando a lo de siempre. Y Klopp, que se pasó tres años sin ganar en el Liverpool, ganó cosas dos temporadas seguidas y ahora puede volver a no ganar nada. Veremos. El resultadismo te hace ganar y perder. Pero si pierdes el estilo, lo pierdes todo. El fútbol español decidió jugar diferente, creer en el talento de Xavi, Iniesta, Xabi Alonso, Villa, Busquets, Silva… No necesitaban el cuerpo a cuerpo porque creían que con el balón en los pies nadie era mejor que ellos. Podían ganar o perder, pero lo hacían convencidos. Cuando te fías al resultado y no llegan, la gente se pone nerviosa. Algo de esto ahí. He entrenado en Alemania, Inglaterra, Nueva York y Brasil. Y además de un gran respeto, nos tienen una envidia sana. Porque el fútbol español sabe a qué juega, tiene un estilo. A cualquier futbolista o entrenador español se le presupone el buen trato de balón. Esa etiqueta ha dado trabajo a muchos entrenadores y jugadores españoles. Podemos ganar o perder, pero elegimos cómo hacerlo nosotros. Mientras que otros países están llenos de dudas porque no tienen ese estilo y cuando no llegan los resultados se ponen nerviosos. No debemos caer en eso”.

Ulises Sánchez-Flor

Barcala introduce otro elemento en este análisis: “Los jeques han variado el tablero. Los clubes españoles lo tienen complicado para competir con ellos y sus petrodólares. A Sergio Ramos le ofrece el PSG lo que pide, Alaba tiene mejores ofertas que la del Real Madrid, Mbappé cobra 36 millones, Neymar se fue sin dudarlo, el City es una máquina de hacer fichajes… Es muy difícil competir así. El Fair Play Financiero no funciona y los clubes tradicionales tendrán que unirse, poner normas y ver de qué manera siguen mandando en Europa o veremos una época de triunfos en Champions de City, PSG y todo lo que compren los árabes”.

La economía

Más allá de los jeques, el elemento económico es fundamental para explicar este cambio de roles en el fútbol europeo. Y en ese aspecto, hay dos ejes que lo explican: la pérdida de ingresos por la ausencia de público con la pandemia y los derechos televisivos de las ligas. La FIFA ha tasado la pérdida de ingresos por la pandemia en el fútbol en 12.000 millones de euros y Olli Rehn, presidente de la comisión de la FIFA del programa Plan de Apoyo Covid-19 ha advertido que “Europa ha sido la más castigada”. El pasado martes 2 de marzo la consultora PwC y LaLiga presentaron un informe que tasaba las pérdidas del fútbol español, desde marzo de 2020 hasta la conclusión del presente campeonato, en 2.013 millones (366 millones de la 2019-2020 y 1.647 millones de la 2020-2021). Pérdidas desglosadas de la siguiente forma: 848 millones por el día de partido, 146 por derechos de retransmisión, 221 por comercialización, 727 por ingresos en traspasos de jugadores y 71 millones por publicidad.

Esto ha acelerado la pérdida de competitividad del fútbol español con respecto al resto de ligas. Una tendencia que ya arrancó cuando la Premier se hizo con el liderato en el ámbito de los derechos televisivos. En junio de 2018, LaLiga anunció la venta de los derechos para las temporadas 2019-2020, 2020-2021 y 2021-2022 por un importe total de 3.421 millones de euros (1.140 millones por temporada). Cifra que ha sido rebajada en 88 millones la pasada temporada y en 58 millones la presente por los efectos de la pandemia. Mientras, la Premier tiene un contrato compartido por Sky Sports, BT Sport y Amazon Prime Video con un valor de 5.748 millones en tres años, el mayor de todas las ligas europeas.

Albert Ortega

El poderío económico de los clubes ingleses se ha disparado, porque además ellos reparten el dinero de forma más equitativa que en nuestra liga. En la clasificación de los 20 equipos que más dinero ingresaron en 2019 por derechos de TV en Europa aparecían 17 clubes ingleses, y junto a ellos Barcelona (6º, con 166 millones), Real Madrid (8º, con 150) y Juventus (20º, con 122). Los turineses cerraban la tabla por detrás del Huddersfield Town, que ingresó 124 millones y acabó bajando a 2ª, donde acabó 18º la pasada campaña. Esto explica por qué los grandes fichajes están siendo copados por la Premier. El pasado verano la Premier gastaba más de 1.400 millones en fichajes, cuando la Liga apenas llegaba a 400. Y no extraña tampoco que entre los 20 futbolistas más valorados solo aparezcan dos jugadores que actúan en LaLiga, Joao Félix, en la posición 14ª, y el azulgrana De Jong (18ª). Y no consta, por supuesto, ningún futbolista español en la misma.

Otra noticia inquietante es que esos derechos están en recesión. En febrero de 2018 la Premier vendió los derechos por un 13% menos que en el anterior trienio y en diciembre de este 2021 se subastarán los derechos del próximo periodo. Simon Green, director de BT Sport, ya ha avisado: “Las principales ligas de fútbol en Europa deben prepararse para un período de rebajas en el valor de sus derechos de televisión”. En Alemania esa tendencia se concretó el pasado junio, cuando Sky, Dazn y la televisión en abierto se hicieron con los derechos de la Bundesliga por 4.400 millones para el ciclo 2021-2025, 240 millones menos que en el contrato previo. Algo que sirve de aviso a un Javier Tebas que no esconde lo que se avecina: “En 2022 termina el contrato de los derechos audiovisuales de LaLiga y estamos hablando con los actores del mercado. La Premier ya firmó a la baja y en Alemania también ha ocurrido. Nuestras expectativas son subir algo, pero no vamos a subir los dobles dígitos históricos”. Sin duda, pesan las palabras del presidente de Telefónica España, Emilio Gayo, sobre el interés en hacerse de nuevo con los derechos de LaLiga: “Seguimos teniendo interés, pero no a cualquier precio. Debemos dar el valor al fútbol que tiene hoy”. La aparición de las OTT como Amazon, Netflix o HBO puede ser un salvavidas.

El potencial de la Premier

El director de Líbero califica esos derechos de “decisivos. La Premier sigue multiplicando el rendimiento de sus derechos audiovisuales con su potencial en Asia y la fórmula es matemática. A más dinero, más inversión en sueldos, más fichajes y… mejores resultados. En Alemania, por otra parte, encontramos el éxito de dos exponentes de gestión de clubes muy diferenciados. Por un lado, el Bayern, el imperialista inversor del mercado interno y externo. Una especie de Real Madrid del siglo XX que ficha buenos extranjeros y todo lo nacional que anda suelto. Y un Borussia que es un Sevilla más poderoso y que hace mucho dinero con gran gestión. Mientras, en España estamos viendo que cuando hay dinero, se ficha mucho y cuando no lo hay, se tira de cantera. El Real Madrid, principal surtidor de jugadores en la Primera División, lleva unos años fichando canteranos extranjeros como Vinicius, Rodrygo, Jovic, Militao, Odegaard… Y además metiendo presión a sus entrenadores para que ganen a toda costa, lo cual complica los proyectos de cantera. Si analizamos al resto de equipos de la clase media de nuestro fútbol, son un drama de gestión económica, algo muy propio de la sociedad española: Valencia, Zaragoza, Deportivo… Especulación y deuda hasta que la burbuja del fútbol explota. Solo el Sevilla se sostiene gracias a la magnífica gestión de Monchi”.

Prieto añade un detalle interesante: “Inglaterra ha optimizado esos derechos para repercutir en todos los equipos. No solo los grandes, como ocurre en España, donde Real Madrid, Barcelona y Atlético son muy beneficiados. Pero también hay que poner el foco en otras soluciones como las que ofrece Italia. Hay futbolistas que se marchan al scudetto, como Cristiano Ronaldo, porque hay ventajas en la tributación fiscal y se ahorran un 21%. Y esos beneficios, en una carrera corta como la de futbolista, hacen que sea muy atractivo jugar allí. Todo eso está descapitalizando nuestra liga. Aquí en temas de pasta estamos tiesos y no podemos competir con Inglaterra o las condiciones de Italia. Los jugadores se van, la Liga se debilita y los resultados se resienten”.

Haaland en un partido con el Borussia Dortmund. (EFE)Haaland en un partido con el Borussia Dortmund. (EFE)Haaland en un partido con el Borussia Dortmund. (EFE)

Torrent prefiere ver la botella media llena: “Sobre el tema de los derechos de televisión creo que tener más dinero significará que hay más posibilidades de ver a Haaland y Mbappé jugando en Inglaterra. Pero cuando nos tienes dinero para fichar estrellas, hay más oportunidades para los canteranos en los equipos grandes. Y eso es una buena noticia siempre. Tiempos de dificultades son también tiempos de oportunidades”.

El excentral del Sevilla resalta también la fuga de talentos: “No solo se están marchando las estrellas, también lo están haciendo jóvenes talentos en edad juvenil porque el fútbol se ha globalizado y ahora un ojeador de Liverpool puede ver los partidos del Antequera o del Alzira por internet. Y los jóvenes van buscando proyectos que les ofrezcan un futuro porque aquí cuando llegan a las primeras plantillas de sus clubes no tienen oportunidades. Así es lógico ver a gente fuera como Ferrán, Dani Olmo, Eric García, Reguilón, Marcos Alonso…”.

La Selección

Respecto al frenazo de la Selección, se van a cumplir diez años del título de España en la Eurocopa de Polonia y Ucrania, en 2012, última conquista de la Roja. Desde entonces se han encadenado tropiezos y decepciones con una selección que parece haber perdido el brillo y competitividad. Barcala, sin embargo, es optimista: “Creo que es una cuestión de cosecha. Se ha acabado una excelente generación y costará enganchar una nueva. Le pasa a Brasil y a Argentina, ¿cómo no nos va a pasar a nosotros? Creo que tenemos un equipo peor que la generación previa a la de oro, aquella de Raúl, Tristán, Valerón, Joaquín, Morientes… Creo que es cuestión de paciencia porque lo que funcionó antes, volverá a funcionar. Hay idea de juego, hay una cantera profesional produciendo y hay una crisis económica que siempre es buena para que los equipos tiren de talento juvenil. Pedri, Reguilón, los del Valencia que salgan, la Real que juega con todos de casa… Es cuestión de tiempo que salgan dos o tres jugadores muy buenos que permitan reconstruir una selección fuerte y duradera”.

Doménech secunda a Barcala en su argumento: “Hemos tenido una generación de jugadores que ha llegado a copar un podio del Balón de Oro con Xavi, Iniesta y Messi, que también es producto de la Masía. Pero es que además había jugadores del nivel de Silva, Xabi Alonso, Busquets, Villa, Piqué, Ramos… Es lógico que cueste sustituirlos en la selección. Ahora están saliendo jugadores como Pedri, con mucha personalidad, oficio, trabajo… O Ferrán Torres, Eric… Hay jugadores y además hay un seleccionador que es valiente a la hora de apostar por gente joven sin mirar su club de procedencia.

Pedri en el partido contra el Cádiz. (EFE)Pedri en el partido contra el Cádiz. (EFE)Pedri en el partido contra el Cádiz. (EFE)

El ‘Tiburón’ Prieto sostiene que “ahora nos toca estar abajo, pero creo que volveremos a estar arriba porque hay talento en las canteras, a las que vienen a pescar los grandes clubes de toda Europa”. Y Torrent concluye elogiando a Luis Enrique: “Tiene una capacidad brutal y jugadores interesantes que proceden de equipos grandes como Real Madrid o Barcelona a equipos como el Éibar, o gente que juega fuera. Con Luis Enrique, que ganó el triplete con el Barcelona con un fútbol extraordinario, se puede apostar por el fútbol de toque o por un fútbol más directo. Es un entrenador mixto con una preparación enorme. Lo hará bien seguro y su elección ha sido un completo acierto. Dejemos que los jugadores crezcan”. Y así, con un optimismo moderado se ve el futuro de un fútbol español con un presente inquietante en lo deportivo, pero sobre todo en lo económico.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba