Deportes

El Getafe despide a Míchel y el técnico deja al equipo azulón como colista de LaLiga

La última aventura de Míchel en los banquillos de LaLiga ha terminado. El presidente del Getafe, Ángel Torres, ha decidido destituir al técnico tras los malos resultados de este inicio de temporada. Con siete derrotas consecutivas y solo un punto sumado en las ocho primeras jornadas, ante la Real Sociedad este domingo (1-1), era cuestión de tiempo. El entrenador deja al club azulón colista y a cinco puntos de la salvación. Por su parte, él se queda a tan solo dos derrotas más de alcanzar la peor racha de derrotas de un entrenador en LaLiga que ostenta Pako Ayestarán con 13.

A pesar de la defensa acérrima del presidente hacia Míchel en los últimos tiempos, las dudas que dejaba el equipo en ambas áreas y su falta de contundencia para amarrar partidos ha hecho saltar por los aires su futuro al frente del conjunto madrileño. “Tenéis una obsesión con Míchel. No se puede jugar con el trabajo de un profesional, sed más respetuosos”, afirmó Ángel Torres cuando le preguntaron hace dos semanas por la situación en el banquillo.

Después de una gran primera parte ante el Atlético de Madrid, Luis Suárez logró remontar el encuentro en la segunda parte y volaron unos puntos que tenía en el zurrón hasta el minuto 78. No sería la primera vez que el Getafe se iba de vacío tras ofrecer un buen juego. Algunos futbolistas se marcharon al vestuario entre lágrimas, tocados porque los resultados no viajaran de la mano con el juego. Míchel se mostró sincero en rueda de prensa: “Mucho trabajo para tan poco premio. No puedo reprochar nada a mis jugadores”.

Míchel da instrucciones a sus futbolistas. (EFE)Míchel da instrucciones a sus futbolistas. (EFE) Míchel da instrucciones a sus futbolistas. (EFE)

Luego llegó el partido ante el Betis en el Benito Villamarín donde el conjunto verdiblanco pasó por encima del Getafe. La última bala sería en casa, ante la Real Sociedad. Sin embargo, el 1-1 condenó a un Míchel que tuvo que escuchar como parte de la grada le cantaba el famoso “Míchel vete ya, Míchel vete ya”. El técnico quiso respaldar a los suyos y mandar un último mensaje: “Agradezco a los jugadores que tengan esta actitud. Unos saben lo que es el trabajo y sabemos lo que son los resultados y hay que aceptarlo. Los futbolistas se sienten mal porque tienen una buena relación conmigo. Los resultados te hacen esconder ciertas cosas“.

Con esta destitución en su segunda aventura al frente del cuadro azulón, Míchel acumula su cuarto fracaso consecutivo como entrenador tras las malas experiencias en el Sevilla, Olimpique de Marsella y Málaga. Según apuntan las últimas informaciones, el presidente ya estaría sondeando a su posible reemplazo. Suenan Juan Ramón López Muñiz, Quique Sánchez Flores y el exentrenador del Lugo, Juanfran.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba