Deportes

El insoportable anglocentrismo de la Fórmula 1 que perjudica a Sainz y Alonso

La Fórmula 1 siempre ha tenido un innegable peso británico, pero la parcialidad mediática a cargo del promotor empieza a ser inaceptable. Quienes critiquen a Antonio Lobato por su tradicional parcialidad hacia Fernando Alonso y más recientemente también Carlos Sainz, quizá debería darse una vuelta por los canales de información oficiales de la Fórmula 1 para darse cuenta que aquello del ‘forofismo’ patrio no es exclusivo de nuestro país, sino que por otros barrios se estilan situaciones parecidas.

Sin embargo, existe una sustancial diferencia: Antonio Lobato se ha dirigido siempre a través de canales de difusión privados a un público de nuestro país y, guste o no su estilo, es innegable su éxito y su contribución a la popularización de este deporte en España. Pero no es de recibo que un enfoque escorado a pilotos de una nacionalidad concreta provenga desde el aparato mediático oficial creado por el promotor de la Fórmula 1.

Como cualquier otro deporte, en esta fase que vivimos de transición, cambio, incertidumbre sobre los modelos de difusión televisiva en abierto, pago o internet, la ambición lógica de Liberty Media 1 es potenciar sus canales propios a través de su propia ‘OTT’ (plataforma propia de difusión), así como su ‘Aplicación’ en el teléfono móvil o su propia página web. A medida que un promotor puede monetizar su difusión a través de sus canales propios menos depende de los tenedores locales de derechos de difusión y por tanto tiene mayor control del producto y capacidad para lograr grandes acuerdos con patrocinadores, organizadores de Grandes Premios, etc.

Es de sentido común como organización dirigida un público global quitarse la bufanda de forofo y adoptar la posición más neutral posible. ‘La mujer del César, no sólo debe ser honrada, sino que debe parecerlo’ es un refrán que debería aplicarse a quien trabaje en Liberty/Formula 1, que debe de mostrar un exquisito equilibrio con todos sus participantes.

Max Verstappen  estalló en una rueda de prensa ante la reiteración de la prensa británica respecto a Lewis HamiltonMax Verstappen  estalló en una rueda de prensa ante la reiteración de la prensa británica respecto a Lewis Hamilton Max Verstappen estalló en una rueda de prensa ante la reiteración de la prensa británica respecto a Lewis Hamilton

Una neutralidad obligada

Recordarán muchos aficionados el ninguneo escandaloso que sufrió el año pasado Carlos Sainz, que jamás aparecía en la realización televisiva a pesar de sus buenas actuaciones. Tan notoria resultaba su invisibilidad que hasta el propio Zak Brown tuvo que intervenir aportando datos objetivos para que la organización rectificara y empezara a devolver al madrileño la visibilidad que merecía.

Todo el mundo entiende que las ruedas de prensa se celebren en inglés, pero el predominio brutal de periodistas ingleses hace que la mayoría de las preguntas giren alrededor de su micromundo de Hamilton, Norris y Russell. Uno de los momentos de mayor esperpento fue el vivido por Max Verstappen, que genio y figura, espetó a los periodistas en una rueda de prensa si iban a dejar de una vez de preguntarle estupideces relacionadas con Hamilton, y centrarse de una vez en su propia actuación.

Fernando Alonso, que conoce bien el ninguneo del ‘establishment’ británico, se refirió a este incidente poniendo el dedo en la llaga al delatar ese anglocentrismo con el que ha tenido que convivir a lo largo de su carrera: “Tengo la impresión siempre de que cuando las cosas se vuelven más picantes o tensas en la lucha por el título, este deporte es un entorno británico” comentó como si le saliera del alma el asturiano, que además agregó: “Los equipos son británicos, la mayoría de los periodistas y de la atención de los medios, los equipos de televisión… todo el mundo viene de Reino Unido”.

Fernando Alonso históricamente ha sufrido el favoritismo de cierto sector de la Fórmula 1 hacia Lewis Hamilton.Fernando Alonso históricamente ha sufrido el favoritismo de cierto sector de la Fórmula 1 hacia Lewis Hamilton. Fernando Alonso históricamente ha sufrido el favoritismo de cierto sector de la Fórmula 1 hacia Lewis Hamilton.

Privados vs Oficiales

No sería justo generalizar con la prensa británica y de hecho, prestigiosos periodistas ingleses como Nigel Roebuck, Mark Hughes o Adam Cooper, casualmente, siempre han sido los más imparciales. Tanto como para criticar en la parte que les tocaba a Lewis Hamilton y Ron Dennis en aquella famosa guerra civil del año 2007 en McLaren que libraron frente a Fernando Alonso. Sin embargo, vale la pena insistir que los periodistas de medios privados son libres para tener el estilo que les plazca a ellos y a sus seguidores. Pero no es de recibo que desde los medios oficiales se produzca un ninguneo a todos los pilotos que no tienen la nacionalidad británica.

El propio Fernando Alonso,conocedor/sufridor de esta realidad, debería a estas alturas obviar ese ninguneo que hace, por ejemplo, que en los ‘power rankings’ oficiales realizados por la página oficial sólo se le concediera la sexta posición tras actuaciones magistrales este año. Sin embargo, fiel a su estilo, no evita ocasión para reivindicarse ante una situación que por manifiestamente injusta no parece que necesite alguien de su acreditada trayectoria. Pero doler, entendemos que duela. El reconocimiento es un elemento clave en la fortaleza mental de un deportista de alta competición.

Repasar esos ‘power rankings’ de la página web oficial confirma el desmesurado peso que siempre se les da a los pilotos británicos, o su omnipresencia en las redes sociales de la propia organización. El comentario oficial en vivo de la carrera, disponible en ‘App’ oficial, a menudo parece un monólogo de las actuaciones de Hamilton, Norris o Russell. Y no se trata de desmerecer en absoluto sus méritos, pero un tema es que los pilotos británicos reciban la atención que su extraordinario pilotaje merece y otra bien distinta que el resto no exista.

¿Carlos en Instagram? ¡Por fin!

Llega a resultar hasta cómico cuando en la cuenta oficial de Instagram de la Fórmula 1 tarde 24 horas después de haber acabado la carrera en publicar una entrada alabando la excelente actuación de Carlos Sainz, y la mayoría de las respuestas aludían a lo raro que resultaba ver que por fin hicieran caso al piloto madrileño. Un prestigioso medio británico sacaba precisamente estos días una pieza informativa aludiendo a lo injustamente ‘infravalorado’ que está Carlos Sainz. Aunque su análisis sea acertado cabría insistir en que la mejor manera de no ‘infravalorar’ a nadie es otorgarle la visibilidad que merece. Ni más ni menos.

Urge que Ferrari, Alpine, Mercedes y en general todas las fuerzas vivas no británicas de la Fórmula 1 reequilibren una situación que desde los tiempos de Bernie Ecclestone ha perdido mucho en su neutralidad. ¿Recuerdan cuando en las ruedas de prensa hace unos años los pilotos cerraban sus comentarios hablando en su propio idioma? Un ejemplo de cómo se notaba la mano de alguien que aunque inglés, sabía que hay vida en el mundo más allá del Canal de la Mancha.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba