Deportes

El más difícil todavía de Luis Enrique: ocho bajas, una injusticia y una polémica artificial

Acaba de comenzar una nueva semana, pero no es una cualquiera: es en la que España se lo juega todo para clasificarse al Mundial de Qatar. A la Selección solo le quedan dos partidos para tratar de lograr la clasificación directa pero, para ello, necesita sumar dos victorias ante Grecia y Suecia que le permitan meterse como primera del grupo B. Los de Luis Enrique llegan a las dos citas más decisivas del año… y lo hacen más mermados que nunca: con ocho bajas y una duda para afrontar la hora de la verdad. Muchos lesionados precisamente en la ventana de selecciones más importante de los últimos años. Sin duda alguna, es la hora de la verdad.

En los últimos grandes torneos, España no ha tenido demasiados problemas para lograr su clasificación. Con un estilo de juego muy marcado, una columna vertebral más que consolidada y un juego muy superior a los rivales, estás ventanas servían para ir confecionando el equipo, generar una dinámicas de juego e ir introduciendo jóvenes valores en el esquema de la Roja. Pero, en esta ocasión, dos malos partidos nos han condenado al sufrimiento más absoluto… y podía haber sido peor. Tras tropezar ante Grecia (1-1) y Suecia (2-0), si Dani Olmo no hubiera marcado en el 92 ante Georgia (1-2), podríamos estar peleando solo por la repesca.

Ulises Sánchez-Flor

Actualmente, Suecia comanda el grupo con 15 puntos, seguida de España con 13 y de Grecia con 9. Solo el primer clasificado logra el pase directo al Mundial de Qatar mientras que, el segundo, jugará la repesca. Las matemáticas no fallan: si la Selección suma los seis puntos, ambos en enfrentamientos directos, estará en la Copa del Mundo. Si pinchamos contra Grecia, depende de qué haga Suecia en Georgia para saber si aún tenemos opciones de ser primeros; pero si perdemos contra los helenos, la última jornada seguro que servirá para tratar de sellar la repesca. Son 180 minutos en los que nos jugamos más que seis puntos.

Y Luis Enrique lo hace con un equipo cogido por alfileres. Antes de la convocatoria del pasado viernes, el seleccionador sabía que no podía contar con jugadores básicos en su lista como son Marcos Llorente, Ferran Torres, Mikel Oyarzabal, Pedri y Gerard Moreno… pero la jornada liguera ha sido un desastre para España, con las lesiones de Ansu Fati, Eric García, Yéremi Pino… y la duda de Mikel Merino, que está entre algodones para poder jugar con la Selección. Las bajas de última hora han provocado que el seleccionador llame a Raúl de Tomás, Diego Llorente y Brais Méndez… pero no ha podido subsanar, al menos de momento, su mayor injusticia.

Así lo confesaba en rueda de prensa: «El lateral izquierdo es la posición que más me ha costado decidir por el rendimiento de Marcos Alonso, que se lo ha ganado y podría ser titular en los dos partidos. Es la ocasión que más injusto he sido con un jugador porque, por lo que hizo Marcos Alonso, merecía estar aquí y ser incluso titular. Pero hemos analizado los equipos a los que nos enfrentamos y, en los pequeños detalles, creo que los que vienen nos van a ayudar mucho», explicaba. El jugador del Chelsea también puede jugar como interior pero, de momento, el seleccionador no ha considerado incluirlo en la lista pese a las bajas.

Carvajal vuelve a la Selección. (Reuters/Javier Barbancho)Carvajal vuelve a la Selección. (Reuters/Javier Barbancho) Carvajal vuelve a la Selección. (Reuters/Javier Barbancho)

Pero si algo ha marcado las últimas listas de Luis Enrique es la polémica por la falta de jugadores madridistas en la lista de conovocados. Es evidente que el jugador que más papeletas tenía para ir era Dani Carvajal, por encima de Lucas Vázquez o Nacho, pero las lesiones le habían dejado fuera de la Roja. Ahora, recuperado, vuelve a la Selección y la baja de Eric García puede propiciar que César Azpilicueta pase al centro de la zaga y que el blanco sea titular. Pero, ¿qué es lo que opina el entrenador de esta situación? «La polémica por una lista es artificial, ridícula, sin sentido… pero no voy a gastar energías. Además, están Carvajal y Brahim», explicaba.

Entre bajas, injusticias y polémicas, Luis Enrique sabe que tiene que que conformar un equipo competitivo que sea capaz de ganar las dos ‘finales’ que tenemos por delante. Es la hora de la verdad y no se puede fallar si queremos estar en Qatar: primero, habrá que ganar a Grecia; luego, derrotar a Suecia y, todo ello, con un equipo de circunstancias, plagado de lesiones… pero con garantías suficientes para demostrar por qué España debe estar en la Copa del Mundo. Nos quedan 180 minutos para saber nuestro destino fubolístico, pero podemos estar tranquilos: la Selección de Luis Enrique tiene mimbres para lograr grandes retos.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba