Deportes

El mayor engaño de la historia del fútbol: el ‘primo’ de Weah que jugó 52 minutos

El fútbol está lleno de gestas increíbles, de efemérides, de momentos inolvidables y, también, de anécdotas difíciles de creer pero que marcaron los corazones de los aficionados. Y, posiblemente, la más rocambolesca de todas las historias del fútbol mundial se encuentre en la Premier League. Corría la temporada 1996-97, el Southampton pasaba por malos momentos deportivos y apareció una solución caída del cielo… que se convirtió en una pesadilla.

En aquella fecha, los ‘Saints’ podían presumir de ser uno de los equipos más carismáticos del fútbol británico, con el mítico Matt Le Tissier como principal estrella del equipo y con Graeme Souness, tres veces campeón de Europa con el Liverpool, como entrenador. Pero aquel curso del 96 no empezó bien y los resultados tardaban en llegar: de hecho, la primera victoria tuvo lugar en la jornada 8 y, por el camino, numerosas lesiones que mermaban al equipo.

Javier Rubio

Ante esa situación, especialmente complicada en la delantera donde se acumulaban las lesiones, el técnico escocés solo esperaba un milagro que le ayudara a arreglar la situación a corto plazo… y apareció en forma de llamada telefónica. Sentado en su despacho, cogió el teléfono y, al otro lado, apareció George Weah, jugador del AC Milan: «Graeme, tengo un primo que acaba de dejar el PSG, es internacional con Senegal y juega de delantero. ¿Te interesa hacerle una prueba?».

Al técnico del Southampton se le abrió el cielo de par en par y aceptó probar a aquel jugador, llamado Ali Dia. Estamos hablando de una época en la que internet no estaba a la orden del día, el fútbol -como el resto de actividades- aún no era globalizado y donde obtener informes de un deportista poco conocido no era sencillo. Por esa razón, Souness no dudó en pensar que la mejor solución para verle en acción era hacerlo con sus propios ojos. No perdía nada.

Llegó a las instalaciones de los ‘Saint’, donde iba a afrontar su primer entrenamiento y su primera prueba de fuego: un partido contra el filial del Arsenal para ver sus dotes. Durante la sesión, sus compañeros no sabían muy bien qué hacía allí: «Pensábamos que había ganado un concurso de la TV para entrenar con nosotros«, explicaría Le Tissier a ‘Fiebre Maldini’ años después. ¿El problema? Que la lluvia impidió que se jugara el amistoso y, por tanto, casi no tocó balón.

Así, con muchas bajas y sin poder siquiera ver a Dia, Souness le metió en la convocatoria del partido del día siguiente, frente al Leeds. Lo que nadie podía creer es lo que ocurrió en el minuto 33: Le Tissier sintió un ‘pinchazo’ en su pierna y pidió el cambio. Cuando el técnico miró al banquillo, tuvo la solución: Ali Dia entraba al campo. Y así es como el ‘primo’ de Weah hacía su debut con el Southampton. La afición, muy ilusionada, aplaudió con estruendo su entrada… y 20 minutos después todo eran pitos.

Una patada… donde duele

Ali Dia era el peor jugador que nunca se había visto en la Premier. Incapaz de dar un pase a tres metros, sin saber controlar un balón y sin ningún tipo de inteligencia táctica, el senegales era errático y fallón… y aún así, pudo marcar un gol. Era demencial ver a un jugador así en un campo de primer nivel. El ‘primo’ de Weah duró 52 minutos en el campo, antes de ser sustituido por Ken Monkou. Los ‘Saints’ perdieron por 0 a 2 y, en sala de prensa, Souness fue preguntado por el jugador.

«¿Te gusta que te den una patada en los cojones? Eso es lo que he visto yo hoy», dijo sin ningún rubor. Escasas horas después, de vuelta a su oficina, lo primero que hizo fue telefonear a Weah para pedirle explicaciones… y cuál fue su sorpresa cuando el delantero liberiano le dijo que no sabía de qué le hablaba, que él no tenía ningún primo futbolista y que, en ningún momento, le había recomendado ficharlo. Souness se acababa de dar cuenta de lo sucedido: le habían engañado.

Cuál fue la sorpresa de Souness cuando Weah le dijo que no tenía ningún primo futbolista y que, en ningún momento, le había recomendado ficharlo

Al día siguiente, Ali Dia apareció por las instalaciones del club para tratarse de una lesión que se había hecho en el partido… y nunca se le volvió a verle por allí. Poco después se supo toda la verdad: alguien se había hecho pasar por Weah para ‘colocar’ al jugador en el Southampton, con una historia inventada. Ali Dia nunca había jugado en el PSG, no era internacional por Senegal y, por supuesto, no tenía ningún tipo de vínculo con el delantero del AC Milan.

Años después, se supo la verdad de quién era Ali Dia: se trataba de un futbolista humilde que había jugado en el Beauvais, el Cercle Dijon, La Rochelle y el Olympique Saint-Quentin franceses, además del Finnairin Palloilijat y el PK-35 Vantaa finlandeses y el Lubeck alemán. Tras su debut con el Southampton, pasaría por el Blyth Spartans y el Gateshead ingleses, donde colgaría las botas el ‘primo’ de Weah, el mayor engaño de la historia del fútbol mundial.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba