Deportes

El nuevo VAR salva a Casemiro, pero no se libra de ser tratado como un criminal

Es difícil de entender cómo Casemiro no fue expulsado por una dura entrada a Iván Alejo en el partido disputado en el Bernabéu entre el Real Madrid y el Cádiz. El árbitro Jaime Latre interpretó que no era una acción temeraria, lo dejó en tarjeta amarilla y rechazó ir al monitor del VAR para tener una segunda valoración. La entrada es dura, fea, pero el colegiado decidió que no era merecedora de expulsión porque el brasileño no había impactado con fuerza excesiva sobre el futbolista del Cádiz.

Ni hubo VAR ni tampoco expulsión y son este tipo de acciones polémicas las que provocan la indignación de los que criminalizan a Casemiro por la violencia con la que se emplea y los que siguen sin entender para qué está el VAR cuando es una jugada clamorosa.

Momento en el que Casemiro entra por detrás a Iván AlejoMomento en el que Casemiro entra por detrás a Iván Alejo Momento en el que Casemiro entra por detrás a Iván Alejo

Los árbitros tienen nuevas consignas con el VAR desde que a principios de este mes de diciembre hubo relevo en la presidencia. A Velasco Carballo le han dado una ‘patada’ para arriba y uno de los motivos de su salida es ajeno a los criterios de utilización de la tecnología. El nuevo jefe es el ex-árbitro Luis Medina Cantalejo, que ha entrado para aplicar sentido común y recuperar la esencia del VAR. Eso es, al menos, lo que dice para que su utilización sea menos intervencionista. «Volver a la esencia del VAR sería óptimo porque en la calle hay cierta opinión de que es mejorable. Hay que levantar un poquito el acelerador en las intervenciones y hacer que se utilice en acciones claras que el árbitro no haya podido ver. Y en las jugadas grises lo que decida el árbitro vaya a adelante», fue la carta de presentación de Medina Cantalejo.

Indignación en el Cádiz

La entrada de Casemiro no fue revisada porque la juzgó el árbitro de campo como una acción no violenta, pero con el sentido común es de tarjeta roja. Esto de no abusar de utilizar el VAR le ha venido bien al brasileño. Pero de lo que no se ha librado es de que le criminalicen y se vuelva a hablar de un futbolista que tiene impunidad. El primero que lo ha hecho es el propio agredido. Iván Alejo, en declaraciones a ‘El Chiringuito’, es duro: «Me asusté mucho. Yo pensaba que el árbitro iba a sacar la roja. Cuando he visto la amarilla pensé que la iban a revisar. Y pensé que iba a entrar el VAR, que tiene que estar para estas situaciones. Pero entiendo que es el Bernabéu y que es Casemiro, que ya sabemos que muchas veces le perdonan muchas tarjetas». La acusación del futbolista del Valladolid es grave y contundente.

En el Cádiz hay indignación por cómo el árbitro Jaime Latre juzgó una acción en la que se ve que la entrada es por detrás e intencionada para derribar a Iván Alejo. La consideran dura y, a pesar de que el buen resultado, vuelven a sentirse perjudicados. Lo ha comentado en varias ocasiones su presidente Manuel Vizcaíno y no se ha callado tras la acción de la polémica de Casemiro. «Es una entrada por detrás y con el librito en la mano, el reglamento dice que es expulsión. Pero el árbitro no ha querido expulsarlo», dice el máximo dirigente del Cádiz.

Ulises Sánchez-Flor

¿Se puede interpretar que Casemiro no va a hacer daño a Iván Alejo? Jaime Latre entendió que sí y no quiso ir al VAR. Pero la sospecha que persigue al brasileño es si tiene carta blanca para emplearse con agresividad en sus acciones y no ser expulsado. Esta temporada también ha tenido acciones polémicas y una de ellas fue en el partido que ganó el Real Madrid al Valencia en Mestalla. Casemiro fue a la disputa de un balón con Maxi Gómez, con los tacos por delante, y el árbitro no le expulsó al considerar que no había fuerza excesiva. Es la queja de los que consideran que con Casemiro hay otro baremo arbitral y que va más allá del límite reglamentario.

El brasileño del Real Madrid está marcado por este tipo de jugadas y cuando le ha tocado dar su versión sobre su forma de emplearse ha manifestado que los mediocentros defensivos tienen que ser «agresivos», pero que nunca va con la intención de hacer daño.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba