Economía

El Pacto de Toledo cierra el acuerdo para la reforma del sistema de pensiones

La comisión de seguimiento y evaluación de los acuerdos del Pacto de Toledo ha conseguido finalmente dar por cerradas las negociaciones para la renovación de las recomendaciones sobre la futura reforma de las pensiones después de un lustro de conversaciones infructuosas. Los grupos han acordado un texto que será sometido a la votación final de la comisión el próximo martes, día 27 de octubre, explican fuentes del Pacto de Toledo. Posteriormente se remitirá el texto al pleno del Congreso donde los grupos podrán incorporar sus votos particulares. El acuerdo, que ya estaba cerca en el día de ayer tras el rechazo mayoritario a la moción de censura de Vox, se ha terminado de perfilar en la reunión de esta mañana.

Los grupos han tratado de descargar las recomendaciones de giros ideológicos y partidistas para favorecer un gran acuerdo entre todas las partes. Aunque todos los partidos todavía no han explicitado su voto, el consenso en torno al texto es mayoritario. Queda en el aire, por ejemplo, los votos de Vox y de ERC, aunque no deberían ser obstáculo para que el Congreso pueda cerrar finalmente unas nuevas recomendaciones. Cuando las recomendaciones queden finalmente aprobadas, será el momento de que el Gobierno elabore el texto de la reforma del sistema en el marco de la negociación colectiva con empresas y trabajadores.

Javier G. Jorrín

Uno de los últimos escollos de la negociación fue el tratamiento de las cotizaciones de los autónomos, ya que el PSOE y Unidas Podemos querían icorporar la obligatoriedad de las cotizaciones por ingresos reales, una reforma que está negociando ahora el Ministerio de Seguridad Social. Sin embargo, el Partido Popular rechazó esta fórmula y exigió que la recomendación del Pacto de Toledo fuese más amplia, instando a adecuar la cotización por ingresos reales (sin obligatoriedad) y dejando la decisión última al diálogo social, donde están representados los aútónomos a través de Ceoe, CCOO y UGT.

Las recomendaciones incluyen la prioridad de eliminar el déficit de la Seguridad Social pasando una serie de gastos a los presupuestos generales del estado, lo que se conoce como la ‘separación de fuentes’. El Pacto de Toledo recomienda que esta separación de fuentes se culmine en 2023 cuando Hacienda se haga cargo de un déficit ligeramente superior a los 20.000 millones de euros. También insta a recuperar la revalorización de las pensiones con el IPC para garantizar el poder adquisitivo.

[El regreso de la inflación obligará a subir el gasto en pensiones en 1.500 millones en 2021]

De esta forma, el Pacto de Toledo cierra el primer gran acuerdo de estado después de la moción de censura presentada por Vox contra el Gobierno de Pedro Sánchez. Se trata de un primer paso encaminado a desbloquear otras importantes medidas en el Congreso, como es la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Sánchez se comprometió el jueves con el líder de la oposición, Pablo Casado, a parar el reloj de la ‘reforma exprés’ que había iniciado y así dar más tiempo a la negociación con el Partido Popular.

Una vez que las recomendaciones queden cerradas definitivamente en el pleno del Congreso, previsiblemente en noviembre, será el momento de que el Gobierno elabore el texto de la reforma del sistema de pensiones. Su objetivo es acudir con un texto que cuente con el respaldo de los agentes sociales, de modo que en las próximas semanas acelerará las reuniones en la Mesa de pensiones que se abrió la semana pasada.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba