Deportes

El Panda en el que fueron a entrenar varios del Atleti no podía circular al no tener la ITV

Fue la imagen más repetida ayer en los informativos. Los jugadores del Atlético de Madrid Vrsaljko, Lemar, Hermoso y Carrasco acudieron al entrenamiento del equipo a bordo de un veteranísimo Fiat Panda 4×4 con más años que cualquiera de sus pasajeros. Debido a las condiciones climatológicas, con mucha nieve en torno a la M-40, la circunvalación que da acceso al Wanda Metropolitano, el club puso transporte para todos los jugadores. Algunos lo aceptaron, otros utilizaron sus propios coches y, por último, estuvo la vía Carrasco, que le pidió prestado el coche a su vecino y acercó a los compañeros que viven por la zona.

Expertos en motor consultados coinciden en señalar que este modelo de Fiat Panda es especialmente apto para las superficies nevadas, ya que tiene tracción a las cuatro ruedas y una buena relación entre su potencia y su peso. También advierten de que se trata de un automóvil más pensado para terrenos irregulares, como fincas o zonas de cultivo, que para vías de alta velocidad como la M-50, sobre todo teniendo en cuenta el desgaste de ciertos componentes en un vehículo que fue matriculado en España hace 31 años.

Uno de los detalles que más llamó la atención, más allá de que algún jugador fuera sin mascarilla, es que no mostraba el distintivo de la ITV. Así, en Twitter, confirmaron en una inspección preliminar que el Panda tiene incidencias con la DGT, y que por lo tanto no era apto para circular por la vía pública. En un informe detallado de Tráfico, se puede comprobar que el vehículo lleva casi dos años con la ITV caducada. El propietario del coche, la mercantil Suministros Deva, tenía para pasar la ITV hasta el 4 de abril de 2019, pero no figura en los registros de Tráfico que se haya hecho.

Detalle del informe de vehículo de la DGT. (DGT)Detalle del informe de vehículo de la DGT. (DGT)Detalle del informe de vehículo de la DGT. (DGT)

Sorprende también que el Panda solo se haya sometido a siete revisiones, una de ellas desfavorable, en más de 30 años, cuando lo normal es que hubiera pasado el doble. Así, descubrimos que no se sometió al vehículo a ninguna inspección durante catorce años, de 2004 a 2018, quizá por haber estado parado, pero aun así debería haber pasado la inspección técnica.

Tener la ITV vigente es una condición ‘sine qua non’ para circular por la vía pública y, de haber sido detenidos por la Guardia Civil, habrían sido multados con 200 euros y la retirada del permiso de circulación, que no habría asumido el belga Carrasco, sino el propietario del vehículo. Además del riesgo que implica conducir un coche tan viejo sin su pertinente revisión, la situación se habría puesto peliaguda en caso de tener cualquier percance de camino al entrenamiento, ya que la mayoría de las aseguradoras repercuten los gastos de reparación o auxilio en carretera a sus clientes en el caso de que tengan la ITV caducada hace más de seis meses.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba