Viajes

El Pasaje Gutiérrez de Valladolid, uno de los rincones más desconocidos de la ciudad

Aunque se ya se conozca o se haya visitado en otra ocasión una ciudad, siempre quedan algunos rincones ocultos que, aunque menos conocidos, son igualmente recomendables como puntos de interés turístico. Es lo que le sucede al Pasaje Gutiérrez, que se encuentra en la ciudad de Valladolid.

Se trata de una galería comercial que es capaz de transportar al visitante a otra época y lugar, ya que este tipo de pasajes cubiertos y su arquitectura evocan a París, concretamente, a la revolución industrial que se dio durante el siglo XIX, momento y lugar en el que surgieron estas galerías comerciales.

En el caso de España, además del Pasaje Gutiérrez, únicamente se conservan otras dos galerías cubiertas de este tipo: el Pasaje de Lodares de Albacete y el Pasaje del Ciclón de Zaragoza. Estos servían como pasadizos para comunicar diferentes calles y para ampliar la zona de tiendas y comercios.

Dentro de la ciudad de Valladolid, este lugar se encuentra ubicado entre las calles Fray Luis de León y Castelar. Dentro se pueden encontrar bares, tiendas, comercios y esculturas, aunque también se puede apreciar la arquitectura y estilo típico de este tipo de construcciones.

El Pasaje Gutiérrez fue construido gracias a un rico capitalista, de apellido Gutiérrez, que hizo el encargo en 1886 a J. Ortiz de Urbina, quien elabora los planos para la obra.

Así fue como se alzó esta galería comercial, construida en dos alturas, que se unen por una escalera con balaustrada y zócalo de azulejos, según explican en la web de turismo de Castilla y León.

Por un lado, el primero de los pisos está formado por diferentes huecos para los escaparates, que poseen antepechos de hierro, separados por pilastras, que se extienden hasta el segundo piso, que está destinado a viviendas.

Por otro lado, las cubiertas del pasadizo constituyen un sistema independiente del resto del edificio. Así, están sujetas mediante una estructura de madera, a excepción de la rotonda central, que está hecha de hierro y teja de vidrio.

Hay que saber que los adornos en forma de pinturas del techo son obra del pintor Salvador Seijas, aunque también hay decoración en forma de ornamentación de estucos y motivos vegetales.

Por último, las puertas de acceso al pasaje son de rejería y están elaboradas con diferente composición. Además, se pueden encontrar grabadas en ellas las fechas de su construcción ‘1885-86’ y la inscripción ‘Pasaje Gutiérrez’.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba