Viajes

El puente Verde de La Poveda, un lugar desconocido de Madrid en un entorno de película

El puente ferroviario histórico de La Poveda, sobre el río Jarama, une Arganda del Rey y Rivas-Vaciamadrid. Formaba parte del trazado de la línea de tren impulsada por la Compañía del Ferrocarril Madrid-Arganda, que entró en servicio en 1886 y aprovechó parte de un antiguo tren minero entre Madrid y unas canteras de Vallecas.

El puente fue destruido durante la Guerra Civil y reconstruido posteriormente. En 1940, entró en servicio para pasajeros y mercancías y estuvo en funcionamiento hasta 1997, cuando se clausuró el último tramo del ferrocarril del Tajuña, entre Vicálvaro y la cementera de Morata de Tajuña

En 2001, el trazado de la vía se aprovechó para la puesta en marcha de un tren turístico histórico, que realiza el recorrido entre la laguna del Campillo, en Rivas-Vaciamadrid, y la estación de La Poveda, en Arganda del Rey. Se trata de un tren de vapor de 1925, que funciona durante cuatro meses al año.

Tras la clausura del ferrocarril del Tajuña, la estación de La Poveda (en la imagen inferior fue restaurada. El edificio principal es de ladrillo-visto y dispone (ya sin uso real) de sala de espera, un pequeño despacho de jefe de estación y una vivienda.

La ruta del puente de La Poveda es ya un clásico del senderismo en la Comunidad de Madrid, por su atractivo y porque es fácil llegar y hacerla. El puente también forma parte de la ruta de peregrinación Camino a Uclés, que une Madrid con esta localidad conquense y que se creó en 2010 como parte del peregrinaje a Caravaca de la Cruz (Murcia).

Lo bueno del caso es que desde febrero de este 2021 el puente está siendo rehabilitado, para -precisamente- facilitar su uso conjunto por peatones, ciclistas y el tren turístico de vapor.

Del lado de Rivas-Vaciamadrid queda la Laguna de El Campillo (en la foto), bañada por las aguas del río Jarama, en el parque regional del Sureste. En realidad la laguna nació de la mano del hombre. Se debe a la antigua explotación de áridos (gravas) que durante las décadas de 1960 y 1970 se llevó a cabo en la cuenca del río Jarama.

Se excavó por debajo del nivel freático y al cesar la actividad y restaurar el entorno surgió este espacio que tiene en torno a los 4 kilómetros de diámetro y 35 hectáreas de superficie. Después de la de El Porcal, es la laguna de mayor extensión de las existentes en el parque regional del Sureste.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba