Deportes

El Rayo deja pasar otro tren

Los mismos errores conducen, irremediablemente, a los mismos resultados. El Rayo generó y generó, en la segunda mitad, pero no acertó. Todo lo contrario a su rival, en este caso el Leganés, letal en sus escasas ocasiones. Y no importa cuándo lo leas porque los franjirrojos están en bucle, atrapados en el tiempo, reviviendo su particular Día de la Marmota, mientras el Girona les ha levantado el playoff. Los pepineros se adelantaron gracias a Miguel y a una contra perfecta, mientras que Trejo salvó un punto de penalti. Una renta que asienta a los visitantes en el cielo y complica ese paraíso de la promoción a los locales.

Los primeros fotogramas del encuentro dejaban clara la trama. La película de Vallecas sería un thriller, con tintes dramáticos. Dimitrievski desbarató con el pie su uno contra uno con Miguel, invalidado posteriormente por fuera de juego. Ese ímpetu del Leganés fue el despertador para el Rayo, que apareció por el área enemiga. A Álvaro se le fue alta y Bebé, de falta lateral, provocó la primera intervención de Riesgo. Las secuencias pasaban de una portería a la otra. Hasta que los pepineros tomaron el protagonismo en un contraataque de libro, que Miguel —asistido por Eraso— culminó controlando el esférico, regateando a Dimi en una mala salida y marcando a puerta vacía. Un déjà vu en toda regla.

Los locales tenían la posesión —una vez más, estéril— y los visitantes, el peligro real. La zaga franjirroja se empleaba a fondo para achicar aguas, puesto que sus adversarios lo fiaban todo a la velocidad y la verticalidad, siempre con Miguel merodeando. Otro de los pepineros que estaba interpretando un papel destacado, Omeruo, tuvo que salir del campo lesionado. Mientras, el Rayo intentaba subirse al partido, con una volea de Trejo que se perdió alta. Más allá de ese chispazo, el Lega seguía manejando el duelo a su antojo. Óscar Valentín estuvo providencial y despejó bajo palos un disparo de Javi Hernández en un córner. Y al filo del descanso, Arnáiz hacía saltar de nuevo las alarmas por unas molestias, por las que a la postre terminaría siendo sustituido por Sabin Merino.

Todo apuntaba a que la segunda parte discurriría por el mismo camino que la primera, pero la Franja cambió el guión. Riesgo taponó un cabezazo de Comesaña, a pase de Fran García, y acto seguido Sabin Merino cometió penalti sobre Isi. Un pisotón que Trujillo Suárez señaló tras verlo en el VAR. No falló Trejo y puso el empate desde los once metros. Esto suponía un nuevo comienzo para los anfitriones a los que el punto prorrogaba su estancia fuera de la promoción.

El Rayo echaba el resto. Todas las miradas se posaban en Bebé, héroe de las últimas batallas, cada vez que lanzaba una falta. Riesgo obró el milagro sacando con su manopla un remate a bocajarro de Óscar Valentín. El Lega estaba de capa caída y los franjirrojos sentían que podían meterle mano, lo tendrían que hacer con Guerrero y sin Bebé, que abandonó el verde por unos problemas musculares. Seguía el aluvión de los vallecanos y los visitantes, secos. Es más, el Leganés rozó el 1-2 cuando se estrelló en el palo un testarazo de Sabin Merino.La Franja volvió a dejar escapar el tren y sigue inmersa en una mala racha que dura ya cinco jornadas…

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba