Deportes

El Real Madrid destruye al Atleti: el derbi es para el equipo más completo de la Liga (2-0)

El ritmo de juego y la regularidad de resultados del Real Madrid están provocando que la Liga empiece a tener un clarísimo candidato al título. El equipo de Carlo Ancelotti gana el derbi y engancha una nueva victoria que le permite coger una distancia de puntos abusiva con los perseguidores. Queda mucho campeonato y a esto se pueden agarrar los rivales para pensar que es imposible que el Madrid mantenga esta fortaleza y solvencia. Metidos ya en la mitad de diciembre y tras un maratón de encuentros, el Real Madrid suma su décima victoria seguida entre Liga y Champions. Es un líder sólido, un equipo competitivo y cada vez con más confianza.

Al Atleti le ganó con autoridad. Primero con Benzema, después con el acierto de Marco Asensio y con un Courtois imbatible. El belga lo para todo, por arriba y por abajo, con las manos y con la cara. Está en estado de gracia. Benzema abrió el marcador y Asensio cerró el partido. Lo que une a cada gol es la participación de Vinicius. El brasileño dio las dos asistencias. No solo ha mejorado en la definición. Hay más cosas interesantes en este extremo que rompe los partidos con aceleraciones, regates, pases y goles. También se ven los progresos en la lectura del juego y la toma de mejores decisiones colectivas e individuales.

El Real Madrid fue superior durante muchas fases del derbi a un Atleti impotente, cansado físicamente y poco ambicioso para esta gran cita. Al equipo de Simeone le faltó fútbol y más carácter. El de Ancelotti pareció, en varios momentos, una orquesta bien afinada desde las intervenciones de Courtois, la seguridad de la defensa con otra gran actuación de Alaba y Militao, el control y la contundencia del trío Casemiro-Kroos-Modric y la verticalidad y puntería de los atacantes.

Marco Asensio celebra el gol al AtletiMarco Asensio celebra el gol al Atleti Marco Asensio celebra el gol al Atleti

El partido lo desatascó Karim Benzema. Al francés habrá que ponerle uno de esos apodos bestiales que tan bien le sientan a los futbolistas que tienen la capacidad para devorar partidos. El francés lleva tiempo triturando rivales con goles. Le puede venir bien lo de ‘puño de hierro’ al mejor delantero de esta Liga. El máximo goleador del campeonato hace más fuerte al Real Madrid en el liderato con otro gol. Ya va por 13. Benzema era duda para el derbi después de retirarse lesionado en el partido contra la Real Sociedad. No jugó contra el Inter de Milán y forzó para estar en el derbi. Ancelotti esperó a Benzema, el francés apuró y desequilibró el partido en el primer cuarto de hora. El ‘9’ estaba para medio tiempo.

El fallo de Koke

Hasta el gol de Benzema, el derbi estaba soso. Ninguno de los dos equipos quería asumir riesgos y prefería mantener el orden. No había nada interesante en los planteamientos de Ancelotti y Simeone. En el Madrid entró Marco Asensio en el once y en el Atleti empezó Matheus Cunha, como novedades. En el banquillo se quedaron Hazard, Bale, Luis Suárez, Joao Félix. Estaba siendo un inicio de derbi, como decíamos, feote. Dos equipos que se esperaban atrás, que renunciaban a la presión y se respetaban. Como dos púgiles que buscan el momento oportuno para dar el puñetazo en el punto débil. El que se desprotege lo acaba pagando. Y eso es lo que le sucedió al Atleti.

Koke falló una entrega del balón que interceptó Modric y se desató la acción de contragolpe. La estructura del Atleti quedó indefensa, como el boxeador que no ve venir el golpetazo. El balón llegó a Marco Asensio, apareció Vinicius por la banda derecha y el centro del brasileño lo remató Benzema, solo, con un derechazo a la esquina de la portería de Oblak. La acción resultó una sacudida de los dos jugadores más en forma de la Liga. Asistencia de Vinicius para Benzema. Entre los dos llevan 23 goles y 10 asistencias en la Liga. Estos son los registros de los jugadores ofensivos que mantienen el ritmo de campeón del Real Madrid.

El Atlético quedó tocado con el gol de Benzema. Le costó entrar en el partido, construir juego, tener profundidad y peligro. Los duelos eran para los blancos. Se impuso el Madrid con la autoridad, contundencia, velocidad y anticipación de Alaba y Militao. Los dos centrales están soberbios. Atrás eran un muro. Por delante estaba Casemiro con ganas de guerra con Rodrigo de Paul. Hubo chispas entre el brasileño y el argentino. Parece que hay cuentas pendientes de los partidos de sus selecciones. El Madrid defendió fuerte, con orden, y sobriedad. El Atleti estaba plano y poco agresivo. Solo una falta directa de Griezmann llevó peligro a Courtois. El portero belga desvió la pelota con los dos puños. Otra vez decisivo. Courtois aparece en momentos clave. De principio hasta el final.

Vinicius, imparable

Tras el descanso hubo cambios en los dos equipos. Benzema no estaba para más esfuerzos y se quedó en la ducha. Salió Luka Jovic. Simeone metió a Lemar por Carrasco y Joao Félix por Griezmann. El Cholo quiso darle una vuelta al ataque, refrescarlo con el joven portugués y la verticalidad del francés. Carrasco y Griezmann no aparecieron en el primer periodo y acusaron el desgaste del exigente partido en la Champions contra el Oporto. El Atleti salió más incisivo y Cunha, tras un pase de Joao, disparó con violencia. Despejó Courtois. Otra parada clave del belga.

Era el mejor momento del equipo rojiblanco y llegó otro puñetazo del Real Madrid en una nueva acción de contraataque. Cogió al Atleti desprotegido la rápida circulación de la pelota de Kroos, Jovic y el pase de Vinicius a Marco Asensio. Al golpeo ajustado del balear no llegó Oblak. Segunda asistencia del partido del agitador Vinicius, omnipresente en todas las acciones de su equipo. Ya sea en ataques posicionares o contragolpes, el equipo le busca para que rompa la defensa rival.

La reacción de Simeone fue meter en el campo a Luis Suárez y Lodi por Correa y Cunha. El Cholo utilizó todos los delanteros en el Bernabéu. No encontró los puntos débiles del Real Madrid y cuando se acercó al peligro lo detuvo un enorme Thibaut Courtois. El belga sacó un balón con la cara a Joao Félix en el minuto 91. Se llevó un buen pelotazo. El Bernabéu despidió a Vinicius con una ovación por su entrega y derroche. Es la sensación de un Real Madrid infalible. «Hasta ahora lo hemos hecho muy bien. Pero la Liga no se ha acabado. Contento con lo que estamos haciendo, pero no descarto a ningún rival. El Atlético nunca muere», dijo Ancelotti tras el partido. No quiere euforias el entrenador del Real Madrid.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba