Deportes

El Real Madrid pone a Isco en el mercado con el visto bueno de Zidane

La historia de amor de Isco y el Real Madrid parece tocar a su fin. El centrocampista malagueño concluye contrato con los blancos al final de la próxima temporada, en junio de 2022, y los blancos sondean ya el mercado para vender al jugador y sacar dinero por su traspaso antes de que se marche libre. Un dinero que vendrá bien a las arcas blancas por temas de liquidez, ahora que se está invirtiendo mucho en remodelar el estadio, y por temas de control con el ‘fair play’ financiero.

Isco ha ido perdiendo protagonismo en el equipo con el paso de las temporadas, lo que le ha hecho desaparecer de las convocatorias de la selección española. Ha sido un jugador que ha contado con el respaldo de Zinédine Zidane, quien le ha defendido por su talento y su último pase, y con el apoyo de Florentino Pérez, que siempre le ha tenido en buena consideración. Pero al malagueño le lastra su falta de forma física, un déficit que le ha convertido en prescindible, hasta el punto de que Zidane ha terminado tirando la toalla con él.

El del Arroyo de la Miel llegó al Real Madrid después de deslumbrar a Europa con el Málaga y la Sub-21. En el año 2012 fue galardonado con el Golden Boy, el Balón de Oro de los menores de 21 años, para meses después ganar el Trofeo Bravo. Completó el tridente de premios con la Bota de Bronce en la Eurocopa Sub-21 de 2013, torneo en la España se proclamó campeona.

Alfredo Pascual

El 27 de junio de 2013 Isco se convertía en jugador del Real Madrid tras el pago de 30 millones de euros al Málaga, siendo el fichaje nacional más caro de Florentino, que le firmaba un contrato por cinco temporadas. Un lustro en el que el malagueño se consolidó en el equipo blanco disputando 53 partidos, 53, 52, 43 y 49, respectivamente en las cinco campañas.

El interés del Barcelona

Pero en 2017, a un año de finalizar su contrato con el Real Madrid, se comenzaron a deslizar nombres de equipos interesados en su fichaje: Arsenal, Chelsea, Juventus… Y entonces apareció el Barcelona, con un Bartomeu que estaba enamorado del talento del malagueño, que realizó un acercamiento al entorno del jugador. Le sondearon con la promesa de un contrato jugoso gracias a una prima de fichaje siempre que llegase libre.

Sin embargo, el Real Madrid, alertado por las intenciones azulgranas, se movió con rapidez y cerró su renovación colocándole una cláusula de rescisión de 700 millones para blindar su salida. Isco seguiría siendo madridista hasta junio de 2022. Una buena noticia, ‘a priori’, para el jugador y para el club. Pero la realidad es que desde que se produjo esa renovación el malagueño ha ido perdiendo protagonismo en el equipo pasando de jugar 49 partidos, marcar 9 goles y dar 10 asistencias en la temporada 2017-18 a los 30 partidos, con tres goles y tres asistencias del pasado curso.

El futbolista, consciente de su pérdida de importancia en los planes de Zidane, aireaba su malestar recientemente en unas palabras a Marcelo que cazaban las cámaras: “Si me tiene que cambiar, me cambia en el minuto 50 o 60 de partido. A veces en el descanso. Y si me tiene que meter, me mete en el minuto 80”. El jugador no está cómodo con su nuevo rol en un equipo en el que Kroos, Casemiro y Benzema son inamovibles, Modric, Valverde, Asensio y Hazard le han adelantado y se juega los minutos con Vinícius y Rodrygo.

Isco, en el partido entre el Real Madrid y el Cádiz. (EFE)Isco, en el partido entre el Real Madrid y el Cádiz. (EFE)Isco, en el partido entre el Real Madrid y el Cádiz. (EFE)

Una situación que ha llevado al Real Madrid a ponerle en el mercado, con la venia de Zidane, a temporada y media de que quede libre y se marche sin dejar nada en las arcas blancas. El primero en interesarse ha sido un exentrenador suyo, Carlo Ancelotti, al que James le está dando muy bien resultado en el Everton. Se habla en Inglaterra de una oferta de 20 millones por llevarse al malagueño en este mercado de invierno. Pero el Real Madrid espera la entrada en escena de otros equipos interesados en mercados pasado como el Arsenal, aunque los ‘gunners’ tienen a Dani Ceballos cedido en esa posición.

Isco mantiene el talento que siempre ha mostrado, pero su falta de físico le convierte en un jugador que ralentiza el ritmo de juego del equipo. Futbolista de mucha conducción, solo cuenta con 28 años pese a que lleva muchas temporadas en la élite. El Real Madrid pone en el escaparate a un jugador en plena madurez mental y futbolística al que le falla el físico y la determinación para volver a ser el jugador que deslumbró a Europa con la camiseta de España y el Real Madrid. Y Zidane lo ve bien.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba