Deportes

El rugby español, arrinconado por World Rugby y Europe Rugby

El rugby español sigue arrinconado en la escena internacional. Después de lo ocurrido en Bruselas en la clasificación del pasado Mundial, con el arbitraje de un colegiado rumano, estando Rumanía involucrada en la clasificación; ahora son las Leonas las que han visto como Irlanda se salía con su plan, con la complicidad de World Rugby.

La selección española de rugby femenino de XV, que se proclamó recientemente campeona de Europa tras arrasar a Países Bajos (87-0), debía jugarse su plaza para la Copa del Mundo de Nueva Zelanda 2021 este próximo fin de semana con Irlanda en Madrid. Pero la semana pasada se decidió retrasar el Mundial hasta 2022 por la pandemia y eso ha provocado la suspensión del partido de clasificación ante Irlanda, encuentro que las del trébol llevaban meses tratando de evitar.

La selección española femenina, en un pasado enfrentamiento. (Efe)La selección española femenina, en un pasado enfrentamiento. (Efe)La selección española femenina, en un pasado enfrentamiento. (Efe)

El seleccionador español José Antonio Barrio, conocido en el mundo del rugby como Yunque, no esconde que “lo hemos encajado muy mal. Porque al final las irlandesas se han salido con la suya. Ha sido la constatación de que Irlanda, de la mano de World Rugby, se ha salido con su plan, que desde el principio han trabajado“. Irlanda no jugará en marzo en Madrid y eso es una buena noticia para las irlandesas, que llegaban a ese partido crucial con una mala preparación y sin competir, y mala para España, que estaba en un gran momento de forma tras derrotar a Rusia y Países Bajos y ganar el Europeo.

Yunque no cree en casualidades y tiene poderosas razones para ello: “No ha sido una cuestión de suerte. El pretexto de la solicitud de cambios de fechas ha abierto la vía para matar el formato de competición que habíamos acordado entre todos”. España e Italia se enfrentaban en una semifinal y Escocia e Italia en otra. Los dos ganadores jugaban un partido final en el que el ganador se clasificaba directo para el Mundial y el segundo iba a una repesca accesible. Por lo que el primer partido, ante las irlandesas, resultaba decisivo y sin margen de error, porque el perdedor se despedía del Mundial.

Fermín de la Calle

Barrio revela además que “la misma tarde en la que se nos informó del aplazamiento del Mundial a 2022, nos emplazaron a una reunión con Irlanda y World Rugby para decidir qué hacer con el partido del día 13 de marzo. Esta reunión nunca se ha celebrado. Y es más, nos enteramos luego que World Rugby avisó a Irlanda el mismo martes 2 de marzo de la cancelación unilateral del partido”.

Obviamente la Federación Española ha pedido explicaciones a World Rugby para justificar la suspensión del partido ante Irlanda y, según confirma Yunque, “los argumentos van desde lo estrambótico a lo inmoral. En primer lugar, nos hablan de la poca competición de Irlanda antes del partido, cuando han jugado en noviembre el Seis Naciones, mientras nosotras llevamos años sin jugarlo y sólo contamos con los partidos del Campeonato de Europa como preparación. Luego nos hablan de la situación de lockdow en Irlanda, cuando tienen una incidencia del virus menor que en España. Nuestro equipo lleva un mes en burbuja para salvar este problema y poder prepararse, mientras Irlanda se concentra los fines de semana y luego a casa. Y a eso hay que añadir que Irlanda ya logró cambiar el orden de los partidos con estos mismos argumentos. Pero World Rugby tuvo que rectificar después de una queja formal a las más altas instancias por parte de Rugby Europe, España, Rusia y Países Bajos”.

El seleccionador tiene claro que “por lo que estoy más preocupado y cabreado es por cómo se está jugando con las deportistas que están trabajando para desarrollar nuestro deporte. Que se produzcan estos cambios por una situación como la pandemia, lo acepto, como no puede ser de otro modo. Pero que sea la política deportiva la culpable de los cambios, me hace pensar mucho sobre los consabidos valores de nuestro deporte”. Yunque no esconde que las Leonas habían alcanzado un pico de forma magnífico para afrontar el reto ante las irlandesas: “El equipo rezumaba positivismo por todos lados. En el juego, en las dinámicas, en la convivencia… Y eso es lo más duro de asumir. Te preparas para derribar un muro como es dejar a Irlanda fuera de la Copa del Mundo y la política te quita la oportunidad. Era el momento de ganarlas”.

Lourdes Alameda, en una imagen reciente. (Efe)Lourdes Alameda, en una imagen reciente. (Efe)Lourdes Alameda, en una imagen reciente. (Efe)

Pero este no es un caso aislado. España no deja de crecer dentro del campo, lo que le llevó a ser la única selección que metió a sus dos selecciones olímpicas en los JJOO de Río sin ser uno de los ocho grandes, las Home Unions. Y en XV, tanto las Leonas como los Leones, no paran de subir el nivel. Sin embargo, en política deportiva, la Federación Española de Rugby ha visto cómo la siguen arrinconando en las instituciones internacionales y pierde peso tanto en Rugby Europe como en World Rugby.

Víctor García

En la 102ª asamblea de Rugby Europe, las Home Unions se encargaron de sacar a España de la junta directiva del organismo continental del rugby. Ese día se reeligió al rumano Octavian Morariu, pese a ser protagonista directo en el escándalo que se vivió en la pasada clasificación con las alineaciones indebidas y el partido en Bélgica que dejó a España fuera arbitrado por un rumano. Aquello costó el despido a varios miembros de Rugby Europe, pero Morariu se aferró a su silla.

En dicha asamblea Inglaterra, Irlanda, Escocía y Gales decidieron votar al representante portugués para dejar sin voto en la junta directiva a España. Nuestra Federación estaba representada por Guillermo Polavieja, y en la elección a la junta se forzó un empate en la plaza de la junta entre España y Portugal. Lo que provocó una segunda votación en la que se dejó fuera de la Junta al rugby español para meter a Portugal, maniobra que sorprendió a muchos de los presentes.

EC

¿Qué motivaciones puede tener ese movimiento? En primer lugar, que Gibraltar pueda participar en competiciones europeas, un viejo anhelo de los dirigentes británicos que España ha frenado siempre en las reuniones y que interesa a los representantes de las Home Unions. Movimiento más significativo aún con el Brexit. La segunda razón tenía que ver con el rugby femenino, ya que al perder peso en la junta España, eso facilitaba a Irlanda allanar su camino hacia el Mundial de Nueva Zelanda posponiendo ese incómodo partido en Madrid, complicándoselo a las Leonas de José Antonio Barrio, Yunque.

Y para confirmar toda esta inquietante deriva para el rugby español, el último episodio ha sido la elaboración del calendario del 6 Naciones B o Campeonato de Europa, que es clasificatorio para el Mundial masculino que se jugará en Francia en 2023. En este caso, Rugby Europe hizo público el calendario, con fechas en marzo, abril y en julio, y la Federación Española presentó una reclamación “porque se había cambiado el orden de algunos encuentros de un calendario que fue aprobado inicialmente por su Board of Directors, sin previamente consultarlo ni acordarlo con los participantes, tal y como es preceptivo”. La FER mantiene abierto su proceso de recusación a esta decisión que considera “lesiva para la seriedad y la rigurosidad de esta competición que es clasificatoria para la Copa del Mundo 2023”. Y en esas estamos…

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba