Deportes

El secreto de España en las gradas de San Siro: por qué la Roja levantó pasiones en Italia

Las gradas de San Siro estuvieron repletas de jóvenes españoles de Erasmus. Los estudiantes tiraron de humor para mandar mensajes a sus familiares por medio de carteles. “Mamá, estoy bien. Hazme Bizum”, se podía leer en uno. “Mamá, mándame jamón”, rezaba otro.

Marta Ansede, estudiante de Turismo y ADE en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), fue una de las estudiantes que acudió a San Siro. A pesar de vivir en Peruggia (a 450 kilómetros de Milán), asistió tanto a la final como a la semifinal. “Si mandabas un correo a la UEFA acreditando que eras español, te dejaban las entradas a diez euros. Por eso había ese ambientazo. Literalmente, fuimos todos los Erasmus que había en Italia”, confirma Marta.

La estudiante atiende la llamada de El Confidencial en el tren. Lleva dos días sin dormir y se le nota el cansancio. Son nueve de horas de tren desde Peruggia hasta Milán, así que llegamos justitas a la semifinal“.

Los aficionados españoles en San Siro. (Reuters)Los aficionados españoles en San Siro. (Reuters) Los aficionados españoles en San Siro. (Reuters)

El gesto de Rubiales

A Marta y sus amigas les ocurrió algo inesperado el día antes de la final en Milán. “Fuimos a comer a un sitio porque era barato. Allí estábamos hablando español y, en la mesa de enfrente, nos encontramos a los directivos de la RFEF y a Rubiales. El presidente se nos acercó y nos dijo: ‘Cómo la liasteis ayer’. Nos preguntó por todo: qué estudiábamos, si vivíamos en Milán… Fue muy amable y muy simpático”, asegura Marta. La sorpresa final aún estaba por llegar. “Rubiales le dijo a uno de los trabajadores de la RFEF que apuntara nuestros teléfonos y nos dieron entradas para la final“.

Otros de los estudiantes que asistieron a la final fueron Nico y Álvaro, de Madrid y A Coruña, respectivamente. Ahora residen en Suiza, desde donde viajaron para ver a España. “Fuimos a ver a la Selección y a visitar Milán. Bueno, realmente, no. Si no jugara España, no hubiéramos venido“, confiesan.

El trayecto de Edu y David fue bien diferente. Aunque ellos no están de Erasmus, cogieron el coche desde Barcelona para hacer 11 horas de carretera hasta Milán. “Lo hicimos a pesar de que el seleccionador no nos gusta una mierda“, declararon. También tiraron de humor: “No celebramos la derrota porque del segundo no se acuerda nadie”.

Los aficionados franceses en la final de la Nations League. (Reuters)Los aficionados franceses en la final de la Nations League. (Reuters) Los aficionados franceses en la final de la Nations League. (Reuters)

Estudiantes de toda Italia

Elisa Delgado, estudiante de Periodismo y Derecho en la URJC, vive en Milán desde septiembre y también estuvo en San Siro. “Nunca he sido de ver el fútbol pero, tras la experiencia vivida en Milán, ahora quiero ver todos los partidos posibles. La Selección transmite muy buen rollo. Como han venido estudiantes de todas las partes de Italia, los españoles hemos estado más unidos que nunca”, asegura Elisa.

“Cuando llegamos a las inmediaciones del estadio, me he encontrado con gente de mi ciudad, Badajoz, o de Madrid, donde estudio. Pero gente que no tenía ni idea de que estaba haciendo Erasmus en Italia. De hecho, coincidí con un compañero del colegio que hacía muchísimo que no veía. También nos cruzamos con españoles que estaban en otras ciudades: Praga, Budapest, París…”, relata Elisa.

La afición española, animando a la Selección. (Reuters)La afición española, animando a la Selección. (Reuters) La afición española, animando a la Selección. (Reuters)

Elisa cuenta alguna de las locuras de los españoles: “Me encontré con un grupo de amigos que habían viajado en furgoneta desde Cantabria. La gente lo ha dado todo. Tanto es así que algunos no se han pillado ni siquiera alojamiento y han esperado toda la madrugada para coger el tren. Lo hemos vivido como si fuera el Mundial de Sudáfrica”.

“La semifinal la disfrutamos más porque España ganó. Además, vencimos a los locales. En la final, hubo superioridad en la grada. Sólo se nos escuchaba a nosotros. De hecho, en algunos momentos pecamos de escandalosos. Los italianos apoyaron a la Selección”, confirma Elisa.

La Selección, a pesar de las críticas que está recibiendo Luis Enrique, ha contado con el apoyo del público. Unos aficionados que se han entregado por completo en Milán y que nunca olvidarán esta experiencia. Lo único que les faltó fue ver a España como ganador del título.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba