Deportes

El SF21, el monoplaza para hacer olvidar uno de los peores años en la historia de Ferrari

El último en aparecer. Ferrari ha presentado hoy su nueva máquina para escapar a uno de los años más negros de su historia en la Fórmula 1. “2020 ya ha quedado atrás, pero no será olvidado. 2021 está aquí, y queremos volver a la pista”. De pie, apoyado sobre la mesa en postura firme de autoridad, John Elkann cerraba la presentación del nuevo SF21, con mayores novedades que la mayoría de sus rivales. Empezando por la unidad de potencia, el mayor talón de Aquiles del equipo italiano la pasada temporada.

Color más oscuro en la parte trasera para recordar la especial decoracíón del gran premio número 1000 el pasado año. Un excepcional y llamativo color verde en el logotipo de Mission Winnow. Cambios estéticos exteriores que acompañan a las grandes novedades de nuevo motor, así como importantes modificaciones aerodinámicas y de chasis para recuperar el enorme terreno perdido en la pasada temporada. “El proyecto estaba equivocado, buscando una ruta de desarrollo que al final fue errónea”. Ya incluso tras la pretemporada 2020 Mattía Binotto y su equipo eran conscientes de que el campeonato estaba arruinado. Con el Ferrari SF21 el equipo italiano intentará corregir esos fundamentos para acercarse a Mercedes y Red Bull, con quien peleaba directamente en 2019.

“La temporada 2021 parte de las lecciones que aprendimos en 2020, que fue increíblemente difícil”, apuntaba durante la presentación el director técnico del equipo, Laurent Mekies. “El año pasado nos puso a prueba, tanto en la fábrica como en la pista. Hemos logrado corregir nuestros errores, y hemos intentado mejorar en aquellas áreas en las cuales, simplemente, no habíamos sido suficientemente fuertes”. El jueves, Sainz y Leclerc llevarán a cabo el ‘shakedown’ del SF1 en Bahrein.

Un motor radicalmente reformado

“Sabemos que hay un límite a la velocidad con la que podemos cambiar las cosas”, reconoce Meekes.Todos los responsables de Ferrari estuvieron presentes para desvelar el nuevo monoplaza británico, incluyendo a su CEO y presidente del Grupo Fiat. Cada uno en su papel, el mayor interés se centraba en las áreas más urgentes de modificación del SF21. Enrico Gualteri, responsable del área de motores, explicaba que “2020 nos mostró una imagen clara de dónde estábamos, y ese fue nuestro punto de partida”, en relación a la espectacular pérdida de prestaciones de su unidad de potencia.

“Adoptamos un enfoque sistemático, con todos los departamentos (diseño, simulación, desarrollo) trabajando juntos para encontrar todas las oportunidades de mejora”. Gualteri explicaba las principales áreas en las que se ha concentrado su equipo técnico. “Con el motor de combustión interna, nos enfocamos en aumentar su nivel de eficiencia térmica, junto con nuestro socio Shell, y esto ha producido una mejora en el tiempo de vuelta que estimamos en más de una décima de segundo. También estamos llevando a cabo un mayor desarrollo en el sistema híbrido y la electrónica, con el fin de revisar y optimizar todos los componentes. Todo ello en una temporada en la que el tiempo en el banco de pruebas de las unidades de potencia se ha reducido aún más”. Según confirmaba el propio Mattia Binotto recientemente, la simulaciones sugieren que podría haberse recuperado gran parte de la velocidad punta que disfrutaba en 2019, antes del ‘compromiso’ con la FIA.

El SF21 será el primer monoplaza de Carlos Sainz en Ferrari.El SF21 será el primer monoplaza de Carlos Sainz en Ferrari.El SF21 será el primer monoplaza de Carlos Sainz en Ferrari.

Aerodinámica, frontal, suspensión

En Ferrari se ha destacado el intenso trabajo conjunto de los diferentes departamentos para solventar las grandes lagunas de su antecesor. “Cuando comenzamos el proyecto SF21, nuestra primera tarea fue identificar en qué área deberíamos enfocarnos para lograr un cambio radical. Optamos por la parte trasera, diseñando una nueva caja de cambios y un nuevo sistema de suspensión. Esto, además de los esfuerzos de nuestros colegas de la unidad de potencia, nos ha llevado a crear trasera mucho más compacta” explicaba Enrico Cardile, responsable del chasis, en relación al cierre aerodinámico del monoplaza antes de llegar al alerón trasero.

El nuevo SF21 también ha modificado su sistema de refrigeración. Y, por supuesto, asume los cambios aerodinámicos introducidos por la FIA, “destinados a reducir la capacidad de generar carga vertical, a fin de no ejercer demasiada presión sobre los neumáticos. Por eso, cuando comenzamos a trabajar en la aerodinámica, nos propusimos dos objetivos: recuperar más carga aerodinámica de la que se perdió con las nuevas reglas, y reducir el ‘drag’ (resistencia). También se modifica sustancialmente el alerón delantero, en consonancia con el nuevo frontal del monoplaza”.

Mekies reconoce también el papel y la buena química que está jugando la relación entre Charles Leclerc y Carlos Sainz. “La fase inicial de su relación está funcionando muy bien. En realidad, están trabajando ya como compañeros de equipo. Cuando están en el simulador hacen juntos las reuniones, cuando hablan con los ingenieros comparten la información como si estuvieran en la pista. Naturalmente, es fácil tener una buena relación durante los meses de invierno, pero creo que entre ambos aprecian la información de uno y otro y el enfoque del equipo. Puede ser un buen comienzo de la temporada. En defintiva, ambos pilotos son una parte fundamental del equipo, su entusiasmo, su complicidad, su energía positiva será fundamental para dar en 2021 un paso decisivo en la construcción de un futuro mejor para nuestro equipo”.

El efecto ‘cascada’

En 2019 los fabricantes rivales trasladaron a la FIA un dosier técnico donde se fundamentaban sus sospechas ante el rendimiento de la unidad de potencia italiana. A través de una serie de directivas técnicas, que incluían un segundo sensor de control de combustible, Ferrari sufrió un asedio que terminó con rendición y un pacto de efectos demoledores cuando su unidad de potencia fue ‘capada’ por la FIA a través de un polémico acuerdo secreto. Con efecto ‘cascada’ que afectó al rendimiento aerodinámico del monoplaza.

Ferrari comprendió ya en la pretemporada de Montmeló el impacto sobre el SF1000 con una pérdida de potencia superior a los 50 CV respecto a sus rivales. “En términos de potencia, no somos tan fuertes como el pasado año (2019)”, avisaba Mattia en vísperas del luego abortado GP de Australia, cuando puso la venda antes de la herida ante el panorama que el equipo italiano afrontaba en 2020. “Cuando buscas más velocidad, tienes que ver el ‘drag’ y la potencia del motor. Trabajaremos en ambas facetas en el futuro, sin duda”. La pérdida de potencia dejó fuera de juego la filosofía aerodinámica del monoplaza italiano. En el trazado catalán se confirmó la falta de correlación entre el túnel de viento y el concepto aerodinámico del SF1000 con esa unidad capada, disparidad que los técnicos confirmaron con los datos de la pretemporada tras volver a Maranello.

“Cuando llegó el covid, detuvo el trabajo en el coche, y nos penalizó para toda la temporada”. Llegaron las nueve semanas de parón absoluto. “Congelamos todos los proyectos de 2020”, desvelaba Binotto a mediados de campeonato. Ferrari se concentró en el SF21, aunque a partir de verano se introdujeran en el SF1000 algunas evoluciones aerodinámicas para estabilizar el tren trasero. La extraordinaria caída de rendimiento obligó a trabajar en prácticamente todo el monoplaza dentro de los límites de la congelación del reglamento para 202

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba