Deportes

El tenis, más allá de Rafa Nadal: 2,25 euros por participar en un torneo

Madrid se convierte esta semana en el epicentro del tenis mundial. Por la Caja Mágica pasan estos días Rafa Nadal, Novak Djokovic, Daniil Medvedev y el resto de las mejores raquetas del mundo. Sin embargo, más allá del lujo, el ‘glamour’ y el dinero que rodea a los jugadores más importantes, este deporte también tiene sus sombras.

La mayor crítica que se recuerda a este deporte ha llegado de la mano de una jugadora modesta. Se llama Sara Cakarevic, es una jugadora francesa de 24 años y ocupa, actualmente, el puesto 410 en la clasificación de la WTA. Una publicación en sus redes sociales ha destapado lo difícil que es llegar a lo más alto y lo que hay que sufrir… económicamente.

Sara se había desplazado a Praga para jugar la previa de un torneo de ITF, el tercer escalafón de los torneos femeninos tras los de la WTA y los Challenger. Son torneos necesarios para ganar puntos y poder ascender en la clasificación mundial, pero, para poder participar, los jugadores tienen que hacer auténticos esfuerzos económicos, como ha demostrado la tenista francesa.

“Gracias por el café”

Sara Cakarevic está actualmente en el puesto 410 de la WTA, por lo que para poder participar en el cuadro final del torneo de Praga tuvo que jugar una fase previa. El sorteo la emparejó con Paula Ormaechea, una tenista argentina que llegó a estar entre las 60 mejores del mundo, pero que ahora ocupa la posición 291 en el ‘ranking’.

Sara suma 24 partidos como profesional, con 13 victorias y 11 derrotas. (Instagram)Sara suma 24 partidos como profesional, con 13 victorias y 11 derrotas. (Instagram)Sara suma 24 partidos como profesional, con 13 victorias y 11 derrotas. (Instagram)

El partido fue muy disputado y cayó del lado de la argentina en el tercer y definitivo set tras un ajustado 10-8. Sin embargo, la noticia saltó cuando Sara fue a recoger su cheque por haber participado en el torneo: en total, había ganado 2,25 euros, después de pagar impuestos y la tasa de inscripción obligatoria para poder jugar.

Tal y como se puede ver en la foto que Sara ha compartido en sus redes sociales, recibió 45 euros por caer en primera ronda de la previa. De ahí tuvo que descontar 6,75 euros de impuestos y 36 euros como cuota de inscripción obligatoria, por lo que su premio final fue de 2,25 euros. Por eso, Cakarevic da las gracias a la ITF “por el café gratis”.

Muchos expertos relacionan los amaños con las apuestas deportivas por estos premios irrisorios

Sara explica que “desearía estar bromeando”, pero esos 2,25 euros son la cruda realidad de cientos de jóvenes que tienen que recorrer el mundo para alcanzar su sueño de jugar en la élite del tenis. Para conseguirlo tienen que hacer una gran inversión económica para poder pagar hoteles y viajes, algo que muchos no pueden afrontar.

La denuncia de Sara Cakarevic ha dado visibilidad a un problema más común de lo que podría parecer. Y son muchas las personas que creen que parte de los problemas de amaños en el tenis, relacionados con las apuestas deportivas, radican en estas bajas cantidades que cobran muchos tenistas, lo que les puede llevar a malvivir durante años hasta alcanzar la élite.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba