Economía

El Tesoro ha emitido casi 200.000 millones para financiar la crisis del coronavirus

La crisis del coronavirus está siendo muy cara para las arcas públicas. El esfuerzo realizado por el Estado para garantizar la renta de las familias durante la pandemia ha logrado minimizar la recesión, pero, a cambio, está suponiendo un gran esfuerzo presupuestario que el Tesoro está cubriendo en los mercados. Desde febrero hasta esta semana el Tesoro público ha emitido casi 200.000 millones de euros en deuda en los mercados para refinanciar vencimientos y asumir todo el incremento del gasto público comprometido.

En total son más de 198.000 millones captados a través de letras y bonos con los que el Tesoro ha logrado adelantar una buena parte de la financiación prevista para todo el ejercicio. La última gran emisión de deuda la realizó el jueves. En pleno mes de agosto los mercados siguen funcionando. Una situación excepcional que responde a tres factores: la necesidad de liquidez de los Estados, la abundante liquidez existente en el mercado y el año extraordinario del coronavirus que ha roto la costumbre del parón veraniego.

Javier G. Jorrín

En total, el Tesoro captó 4.572 millones de euros con deuda de medio y largo plazo y también logró una importante mejora de las condiciones en todos los tramos. Los inversores valoraron así la creación del fondo europeo de recuperación. Esta fue la primera emisión de deuda del Estado desde el histórico acuerdo alcanzado en el seno de la Unión Europea y, sin duda, ha sido bien acogido por los inversores. En los bonos a tres años, el tipo de interés marginal se redujo en casi 25 puntos básicos, hasta el -0,38%. Esto significa que el Estado cobra más a los inversores por pedirles prestado dinero.

Sin embargo, el hito más importante fue la emisión de bonos con vencimiento a 7 años que se cerró con tipos negativos por tercera vez en la historia. El tipo medio fue del -0,021%, una cuantía insignificante pero que marca otro tramo más por el que el Estado cobra dinero a los ahorradores. El Tesoro está aprovechando así el buen momento de los mercados para adelantar financiación. Aunque, esto también significa que todas las emisiones anteriores fueron más caras que las actuales por no esperar al acuerdo definitivo en la UE para el fondo de reconstrucción.

[Los rebrotes amenazan la recuperación]

A finales de junio la deuda del Tesoro en circulación superaba ya los 1,12 billones de euros, según los datos de la estadística mensual del organismo. Es de esperar que, con las emisiones de julio y la última de inicio de agosto, la deuda se sitúe ya en el entorno de los 1,13 billones de euros. Una cuantía que está permitiendo mantener los pagos del Gobierno a pesar de la fuerte caída de la recaudación.

Desde el mes de febrero, la deuda del Tesoro ha aumentado en casi 100.000 millones de euros. A esta cuantía hay que sumarle los otros 100.000 millones de refinanciaciones de deuda que ha ido venciendo en este periodo. Estas cifras dan buena muestra de la enorme necesidad de liquidez que ha tenido el Estado durante estas semanas. En total, el Tesoro se ha marcado como objetivo captar este año algo más de 130.000 millones de deuda nueva (descontadas las refinanciaciones).

Javier G. Jorrín

El Gobierno no solo ha recurrido a los mercados de deuda para conseguir financiación, también ha abierto tres nuevas vías con las que intenta captar fondos. La primera es el ya mencionado acuerdo europeo para la reconstrucción, que entregará a España 140.000 millones de euros a lo largo de los próximos tres años. La segunda es la petición realizada al SURE (mecanismo europeo para financiar el coste del seguro por desempleo) y que asciende a 20.000 millones de euros. Y la tercera es el acuerdo con la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) para utilizar el remanente de los ayuntamientos, unos 12.000 millones de euros adicionales.

Las compras de deuda del Banco Central Europeo (BCE) están siendo claves para mantener estos tipos de interés en mínimos, de lo contrario, España estaría atravesando serios problemas para financiarse dada la situación tan delicada de sus cuentas públicas. La estrategia de Fráncfort de inundar el mercado de liquidez para evitar problemas de crédito está logrando resultados, tanto para los Estados como para las empresas. Eso sí, esta estrategia está provocando que cada vez más deuda esté en manos del Banco de España, que es quien canaliza las compras del BCE.

A finales de abril el Banco de España atesoraba ya 300.000 millones de deuda pública del Tesoro, esto es, más del 22% del total emitido. Conviene recordar que históricamente la entidad no ha tenido en torno al 3%. Por el contrario, el peso de la inversión extranjera se redujo en el mes de abril, situándose en 495.000 millones de euros, equivalente al 48% de toda la deuda en circulación. También ha aumentado con fuerza la compra de deuda por parte de los bancos españoles. En total poseen ya más de 160.000 millones de euros, unos 30.000 millones más que antes del inicio de la pandemia.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba