Deportes

El ‘túnel de la risa’ retrasa la construcción de la joya del nuevo Santiago Bernabéu

«Es hora de volver a convertir esto en un campo de fútbol, estaré ocupado unas cuantas semanas». Se llama Paul Burguess y es el jardinero del Real Madrid. Un jardinero ‘infiel’, pues en 2009 dejó el Arsenal y fue una petición de Juande Ramos, quien durante su etapa en el Tottenham, el acérrimo rival de los ‘gunners’, quedó prendado del estado del terreno de juego del Emirates Stadium. El inglés es muy activo en Twitter y el citado mensaje levantó la liebre, pues Burguess se refería al sellado del túnel abierto en el terreno de juego para la construcción del sistema de césped retráctil, la joya del nuevo Estadio Santiago Bernabéu, y volver a dejar en terreno de juego tal y como estaba.

Kike Marín

Sí, además del techo, el proyecto del Bernabéu también incluye un césped de quita y pon, de manera que sea un estadio multifuncional y pueda utilizarse para todo tipo de eventos, desde conciertos a otras disciplinas deportivas. Esta obra es de una gran envergadura, pues requiere profundizar 30 metros y construir en el lateral oeste una cueva invernadero, en la que se apilarán las planchas del terreno de juego a una temperatura ideal y pulverizadas cuando sea necesario para su perfecta conservación.

La compleja instalación incluye unos raíles para permitir su colocación y retirada antes y después de los partidos. Una detrás de otra, las planchas se deslizarán hasta el lateral y desde allí descenderán para quedar alojadas en las condiciones idóneas de mantenimiento. Sacar todo el césped fuera del estadio, como en el caso del campo del Schalke, era inviable dada la céntrica ubicación del Bernabéu, de ahí que se apostó por una más parecida al del campo del Tottenham.

Burguess colgó fotografías en las que pueden verse cómo avanza la reforma del estadio, dejando al descubierto una enorme tubería del sistema de saneamiento que cruza el campo de fondo a fondo y que se ha aprovechado para renovarla. Las imágenes reflejan que el impresionante túnel que se había levantado en el centro del antiguo terreno de juego, con el césped sustituido por tierra y excavadoras, se encuentra ahora sellado. Que ya se piense en volver a colocar el verde es lo que indica que habrá que esperar al próximo verano para no retrasar más el regreso del Real Madrid al Bernabéu, en principio previsto para mediados de septiembre con el inicio de LaLiga.

Según fuentes del club, la obra se retrasa porque requiere sortear los inconvenientes del entramado del subterráneo del Bernabéu y no están seguros de que les vaya a dar tiempo, de ahí la decisión de demorarla al menos un año. En algunos medios se hace referencia a la cercanía del Metro, aunque lo que realmente afecta a la obra del césped retráctil es un túnel que pasa justo por debajo. El llamado ‘túnel de la risa’, por la similitud que presentaba con una atracción de feria muy popular en la época de su construcción, llamada ‘tubo de la risa’.

Como apunta un topógrafo, aunque se habla del túnel del Cercanías, en realidad se trata del túnel del AVE, pues cuando se construyó lógicamente este tren de alta velocidad aún no existía. Además, hay tres túneles, uno central, otro esta y un tercero oeste, y, dada la extensión del Bernabéu, uno pasa justo por debajo del campo del Real Madrid y otros dos por sus inmediaciones.

Plano de Madrid en el que puede ver el trayecto del Cercanías, que pasa por debajo del BernabéuPlano de Madrid en el que puede ver el trayecto del Cercanías, que pasa por debajo del BernabéuPlano de Madrid en el que puede ver el trayecto del Cercanías, que pasa por debajo del Bernabéu

Un túnel con mucha historia

Según la documentación que hay al respecto, el túnel del Cercanías que une las estaciones de Chamartín y de los Nuevos Ministerios no va hacia la Puerta del Sol, sino por el original. Es decir, por el que circulan los trenes de Alcalá de Henares y Cercedilla, que durante unos segundos pasan por debajo del coliseo blanco. Este túnel no sigue fielmente el subsuelo del Paseo de la Castellana, como hace el Metro entre las plazas de Lima y Cuzco, sino que fue excavado años antes de que la propia Castellana se prolongara por unos parajes que prácticamente aún eran rurales.

El túnel ferroviario de Atocha a Chamartín se empezó a construir en el año 1933, por iniciativa de Indalecio Prieto, ministro de Obras Públicas de la II República. Por entonces ya estaba decidida también la prolongación del Paseo de la Castellana desde los Nuevos Ministerios hasta el empalme del Hotel del Negro con la antigua Carretera de Burgos, hoy Plaza de Castilla, pero ese proyecto fue interrumpido por la Guerra Civil y no pudo pasar del papel a las excavadoras hasta la década de 1940.

David Ruiz

El Real Madrid terminó su nuevo estadio en 1947. Antes disponía de uno más pequeño en el mismo lugar, el llamado campo de Chamartín, si bien estaba situado de manera oblicua, mientras que el actual se planificó para cuadrar con la alineación del nuevo Paseo de la Castellana. Sin embargo, el Santiago Bernabéu quedó ubicado en parte sobre el túnel del ferrocarril, que fue inaugurado en el verano de 1967.

El objetivo de Florentino Pérez es que el nuevo campo del Real Madrid esté abierto las 24 horas del día los siete días de la semana. La estética y la confortabilidad son muy importantes, pero aún lo es más su explotación económica, de ahí la urgencia del césped retráctil. Cabe recordar que, como informamos en El Confidencial en enero del año pasado, los arquitectos del nuevo Bernabéu son los mismos que los del aeropuerto de Berlín, que acumuló más de nueve años de retraso. Seguro que antes de presentar su proyecto estudiaron a fondo el subsuelo del campo madridista, pero lo que es evidente es que este retraso no entraba en sus planes, o al menos en los de Florentino, a quien lo del ‘túnel de la risa’ seguro que no hará ninguna gracia.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba