Deportes

El veto a Rusia da la razón a Phelps: “No sé si alguna vez competí con rivales limpios”

Tapada quizá por la urgencias del coronavirus y el ruido mediático habitual en el mundo del deporte, poca repercusión han tenido esta semana unas declaraciones efectuadas el lunes por el exnadador Michael Phelps. El atleta olímpico más condecorado de la historia (28 medallas, 23 de ellas de oro) afirmó en la cadena estadounidense CNN que no sabía si a lo largo de su carrera “había competido alguna vez en un terreno limpio”.

Pedro Cifuentes

La entrevista estaba enfocada en la actualidad sobre los Juegos Olímpicos de Tokio, previstos para el verano de 2021. Las palabras de Phelps incluyeron acusaciones gravísimas: “Puedo decir honestamente que, a lo largo de toda mi carrera, no sé si alguna vez competí en un campo limpio. No creo que nada haya cambiado. El hecho de que no estemos siendo observados bajo los mismos parámetros es realmente perturbador […] Hasta que todos seamos revisados al mismo nivel, nada va a cambiar…”.

“Cuatro o cinco sobre diez”

Preguntado sobre el índice de limpieza que tendrán los Juegos de Tokio (entre cero y diez), el ídolo de Baltimore contestó al periodista Don Riddell: “Cuatro o cinco”. Posteriormente, el Comité Olímpico Internacional (COI) aclaró a la CNN que ha introducido novedades recientes en la lucha antidopaje (en especial la creación de un nuevo comité de expertos dirigido por la Agencia Internacional de Control) y recordó que invierte 136 millones de dólares cada cuatro años, la mitad de todo lo que dedica el movimiento olímpico a garantizar la justicia de la competición.

El miembro ruso del Comité Olímpico Internaconal (COI) Vitaly Smirnov (i) y el jefe del Comité Olímpico Ruso (COR), Alexander Zhukov, ofrecen una rueda de prensa en 2016. (Efe)El miembro ruso del Comité Olímpico Internaconal (COI) Vitaly Smirnov (i) y el jefe del Comité Olímpico Ruso (COR), Alexander Zhukov, ofrecen una rueda de prensa en 2016. (Efe)El miembro ruso del Comité Olímpico Internaconal (COI) Vitaly Smirnov (i) y el jefe del Comité Olímpico Ruso (COR), Alexander Zhukov, ofrecen una rueda de prensa en 2016. (Efe)

El COI, sin embargo, no se alineó con la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) a la hora de criticar el importante fallo emitido este jueves por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) en Lausana (Suiza): reducir a la mitad las propuestas de sanciones a Rusia formuladas por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) tras el descubrimiento de una red masiva de dopaje tutelada por el Estado. A resultas del laudo, los deportistas rusos no podrán participar bajo su himno y su bandera en ninguna competición olímpica o campeonato del mundo durante dos años, hasta diciembre de 2022 (y no cuatro años, como pedía la AMA y numerosas asociaciones de deportistas).

Este periodo incluye los Juegos Olímpicos de Tokio, en julio de 2021, y los de invierno de Pekín, en febrero de 2022, además del Mundial de fútbol 2022 en Catar, entre otras numerosas competiciones. Durante ese tiempo Rusia tampoco podrá organizar en su territorio campeonatos del mundo. Sus deportistas solo podrán participar en competiciones como atletas independientes, como sucedió ya en algunos deportes en los Juegos de Río 2016 y para toda la delegación en los de Pyongyang 2018.

Antecedentes

La Agencia Mundial Antidopaje solicitó el 9 de diciembre de 2019 la exclusión de Rusia en todo evento olímpico o mundial durante cuatro años por manipular la base de datos deportivos del Laboratorio de Moscú: una investigación que comenzó con la emisión en 2014 del célebre documental ‘Secreto oficial, dopaje: cómo Rusia crea a sus ganadores’, de la televisión alemana ZDF/ARD, dirigido por el periodista Hajo Seppelt. El TAS ratifica años después en su laudo que Rusia “no ha cumplido con el Código Mundial Antidopaje”, pero reduce la sanción a la mitad: hasta el 16 de diciembre de 2022.

El castigo implica que la nación gobernada por Vladimir Putin salva de la quema el campeonato mundial de hockey sobre hielo, a celebrar en San Petersburgo durante el invierno de 2023 (uno de sus principales objetivos). Y no afecta a la Eurocopa de fútbol de 2021, en la que San Petersburgo será una de las sedes, debido a que el veto afecta únicamente a eventos mundiales y olímpicos, no continentales. El TAS obliga además a la Agencia Rusa Antidopaje (RUSADA) a pagar 1,27 millones de dólares a la AMA para costear las investigaciones.

“Una broma del sistema”

El presidente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), el polaco Witold Banka, se mostró “decepcionado” por el fallo tras darse éste a conocer, aunque añadió: “Aun así, siguen siendo las consecuencias más severas que ha afrontado ningún país por delitos relacionados con el dopaje […] La bandera rusa no ondeará, ni tampoco se tocará su himno. Esto envía un claro mensaje de que no se tolerarán las trampas institucionalizadas y los esfuerzos concertados para subvertir el sistema mundial de lucha contra el dopaje”, concluyó.

Witold Banka, presidente de la Agencia Mundial Antidopaje. (Reuters)Witold Banka, presidente de la Agencia Mundial Antidopaje. (Reuters)Witold Banka, presidente de la Agencia Mundial Antidopaje. (Reuters)

El Kremlin, como era de esperar, ha criticado duramente la prohibición de que su presidente, Vladímir Putin, pueda acudir a los Juegos Olímpicos de Tokio. (La única excepción para que un alto funcionario o diputado ruso viaje a Tokio es que sea invitado personal y expresamente por el Gobierno japonés). “Esta decisión es una absoluta arbitrariedad, es totalmente indecente. Por supuesto que Rusia recurrirá”, dijo Vladímir Dzhabárov, vicepresidente del Comité de Asuntos Internacionales del Senado.

Sin embargo, para asociaciones de deportistas como Global Athlete (que reúne a centenares de deportistas distanciados y críticos con la ‘oficialista’ Comisión de Atletas del COI), la sanción es “una broma del sistema”, “una farsa”. Mientras que el COI, como se ha dicho, se limitó a “tomar nota”, el Comité Olímpico de Estados Unidos exhibió “decepción profunda” y dijo necesitar comprender “qué vendrá ahora”. (Este mes, el todavía presidente Donald Trump firmó la llamada ‘Ley Rodchenkov’, en homenaje al médico ruso que reveló los primeros datos del dopaje ruso a gran escala; según la norma, Estados Unidos podrá perseguir judicialmente a cualquier deportista que incumpla la normativa antidopaje en una competición internacional donde haya atletas o patrocinadores de su país).

La presidenta del Senado ruso, Valentina Matviyenko, ha propuesto celebrar unos Juegos Olímpicos rusos al margen de la Agencia Mundial Antidopaje, mientras que los boxeadores rusos han manifestado ya su negativa a competir en Tokio sin bandera de su país. La incertidumbre sobre los Juegos nipones continúa en un escenario de pandemia, pero sin dudas oficiales sobre su celebración. “Sentí miedo por el bienestar mental de los atletas”, afirmó Phelps sobre la suspensión de los Juegos 2020 en su entrevista con la CNN, “porque sé que cuando eres un atleta olímpico o estás preparándolos te lleva cuatro años completos. Cuando estás a mitad del cuarto año, eso (el aplazamiento) puede enviar señales de muchos tipos. Espero que los atletas sean capaces de reenfocarse en lo que pueden controlar”, añad

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba