Deportes

Enfado mayúsculo del Elche tras el segundo aplazamiento de su partido frente al Rayo

Pasadas las 2 de la tarde, una máquina excavadora -que no quitanieves- llegaba a la ciudad deportiva del Rayo Vallecano con la misión de retirar el hielo que asola una de las porterías del terreno de juego. Menos de dos horas tenían los operarios para poner a punto el césped de cara al partido de Copa del Rey que enfrentaría a los madrileños con el Elche. El partido ya había sido pospuesto previamente. El pasado viernes 15 de enero el club vallecano trasladó a la Federación Española de Fútbol la imposibilidad de disputar el encuentro en el horario original, 12:00. Las cuatro horas de margen impuesto por la organización del torneo no fueron suficientes y la RFEF anunció oficialmente que el choque se trasladaba a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas a las 22:00.

Parte de la expedición ilicitana, que viajó el día anterior a la capital a la espera de que se determinara si el partido se podía disputar y en qué condiciones, se trasladó hasta la ciudad deportiva del Rayo Vallecano para explorar in situ la situación. Era imposible que, en apenas dos horas de trabajo, se viese factible poder asear la parte del campo que yacía totalmente congelada por la gran nevada de Filomena.

Desde el Elche se confirma a este medio un enfado mayúsculo ante la grave falta de previsión del Rayo. El equipo madrileño dudó durante toda la semana de si podría utilizar el estadio de Vallecas. A la capa de nieve de más de 50 centímetros que cayó el pasado fin de semana hubo después que sumarle el hielo formado por las bajas temperaturas de los últimos días en Madrid. Desde el club ilicitano se preguntan por qué no ha habido problemas para la disputa de los partidos de esta jornada de Copa celebrados en la comunidad (Fuenlabrada-Levante y Leganés-Sevilla) acusando al Rayo de una situación perjudicial para sus intereses.

Esta no es una semana cualquiera para el club de Primera División. El Elche se medirá el próximo martes a domicilio frente al Valladolid, un rival directo en la lucha por la permanencia. El plan inicial del equipo ilicitano era volver a casa tras la disputa frente al Rayo Vallecano en el horario original (12:00). Finalmente, su estancia se prolongará más de lo previsto. A la hora del partido se esperan temperaturas cercanas a los -6 grados en la capital española, en plena ola de frío. El equipo de Jorge Almirón hará noche en Madrid y partirá mañana hacia Elche, dejando menos de 72 horas para la preparación del trascendental partido frente a los vallisoletanos. El Rayo mantiene silencio.

Jorge Almirón, dirigiendo un partido con el Elche. (EFE)Jorge Almirón, dirigiendo un partido con el Elche. (EFE)Jorge Almirón, dirigiendo un partido con el Elche. (EFE)

La esperpéntica opción del Rayo: acortar el campo

“Nos ofrecían soluciones estrambóticas como acortar el campo para no jugar en el área congelada”, declaró Joaquín Buitrago en una intervención para Carrusel Deportivo de la Cadena Ser. El presidente del Elche aseguró que, en su visita a la ciudad deportiva del Rayo Vallecano, un dirigente del equipo local llegó a espetar ese comentario en busca de la viabilidad del partido. Como es lógico, la expedición ilicitana se quedó boquiabierta ante dicha proposición. Finalmente, la RFEF permitió que el partido se disputará en las Rozas, justo después del Fuenlabrada-Levante (18:00).

Hay equipos mucho más modestos que el Rayo que han tenido listo su campo”, insistió el dirigente del Elche. Los jugadores y cuerpo técnico aguardaron en el hotel ante conocer que, finalmente, su partido se retrasaba casi diez horas del horario original. El temor del club era que se pospusiera hasta el domingo, una opción puesta sobre la mesa pero desechada por el próximo partido con el Valladolid. La Copa del Rey, y el Rayo Vallecano, otra vez envueltos en polémicas.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba