Economía

Escrivá sube al 0,6% la propuesta de cotización extraordinaria para llenar la hucha de las pensiones

El Ministerio de la Seguridad Social ha actualizado su propuesta para el mecanismo de equidad intergeneracional (MEI) que está negociando con los agentes sociales en el marco de la mesa de la reforma de las pensiones. El ministerio dirigido por José Luis Escrivá ha propuesto a los agentes sociales elevar hasta el 0,6% su propuesta de cotización extraordinaria para que los trabajadores vuelvan a llenar la hucha de las pensiones durante los próximos 10 años, según han explicado fuentes sindicales a la salida del encuentro.

Se trata de una décima adicional respecto a su propuesta inicial de hace una semana, que ya fue acogida con recelo por parte de las empresas, quienes critican que las cuotas que aplica España ya están entre las más altas de Europa. La nueva propuesta de Escrivá contempla que las empresas paguen dos de cada tres euros de esta cotización social extraordinaria, mientras que el euro restante lo abonarían directamente los trabajadores descontándolo de su nómina mensual.

Carlos Sánchez

Con este movimiento, el Gobierno busca incrementar los ingresos potenciales de la Seguridad Social a un ritmo anual superior al de su propuesta inicial, para evitar así el riesgo de que entre en funcionamiento la segunda medida contingente del posible futuro déficit de las pensiones: el recorte del gasto. El ministerio negocia a contrarreloj un acuerdo, ya que tiene el compromiso de incorporar este mecanismo de equidad intergeneracional a la reforma de pensiones que actualmente se está tramitando en el Congreso por la vía de enmienda. Esta cotización extraordinaria empezaría a funcionar en el año 2023 y se prolongaría durante una década.

Esta nueva vía de ingresos de la Seguridad Social no permitiría financiar el déficit actual del sistema, o el que pueda tener en el medio plazo, sino que estos recursos se guardarán en la ‘hucha de las pensiones’ para construir un ahorro que permita financiar las pensiones dentro de una década. De esta forma, los trabajadores y las empresas actuales soportarán una sobrecarga de cotización durante 10 años que se utilizará para financiar las cotizaciones de la generación del ‘baby boom’. Todos los trabajadores contribuirán a llenar de nuevo el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, no solo los ‘boomers’.

Si este sistema de cotizaciones extraordinarias es insuficiente para compensar el crecimiento del gasto futuro, la futura ley incorporará un mecanismo de ajuste adicional por la vía del gasto: recortando el peso de las pensiones en el PIB hasta un máximo de 0,4 puntos.

Javier G. Jorrín

Este mecanismo contingente, que solo entraría en vigor si las previsiones de gasto actuales fallan, es lo que han criticado los partidos de la izquierda, en especial el socio del PSOE en el Gobierno de coalición, Unidas Podemos. Para evitar futuros recortes en el gasto en pensiones, la alternativa que plantea Escrivá es elevar hoy los ingresos con mayores cuotas sociales. Al final de la década podrían generar un ahorro de cerca de 25.000 millones de euros.

Por el contrario, si las medidas desplegadas en la reforma actual consiguen contener el gasto, Escrivá propone que este dinero acumulado en la hucha de las pensiones pueda utilizarse para reducir las cotizaciones sociales o para elevar las prestaciones.

El Gobierno y los agentes sociales seguirán negociando en los próximos días para afinar esta propuesta del Ejecutivo, aunque el acuerdo parece complicado a día de hoy, ya que las empresas rechazan el aumento de las cotizaciones sociales. El ministerio solo tiene una semana para cerrar el pacto y poder incorporarlo a la reforma que se está tramitando en el Congreso, lo que obligará a intensificar los contactos durante esta semana.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba