Economía

España produce aceite como nunca, pero Trump le ‘obliga’ a comprarlo a otros países

España es el rey en exportación de aceite de oliva pero ¿cómo es posible que un país con una producción tan grande como para inundar el mundo se haya convertido en uno de los mayores compradores? España ha multiplicado sus compras al extranjero y en la última campaña se han incrementado un 60%, hasta las 230.000 toneladas.

Con estas cifras, España ha entrado en el podio mundial de las importaciones, siendo el tercero del mundo, solo por detrás de Italia y Estados Unidos. Y, mientras se realizan compras de forma masiva en el exterior, se trata de uno de los pocos países que ha aumentado su producción con respecto al año pasado. Las estimaciones de la próxima temporada apuntan a que el país ibérico subirá y consolidará uno de sus principales hitos, lograr que la mitad de todo el aceite de oliva que se produce en el mundo se origine dentro de sus fronteras. El motivo por el que se da esta contradicción tiene nombre propio y se llama Donald Trump.

Todo comenzó cuando una de las mayores pesadillas del sector aceitero español se hizo realidad. El mandatario estadounidense ya estaba coqueteando con la idea de poner barreras económicas a las exportaciones de este producto. Primero puso aranceles más concretos, como la aceituna negra, pero la resolución de la OMC sobre las ayudas europeas a Airbus supusieron un cambio radical. Puso un 25% de tasa a los productos agrícolas como el aceite de oliva y el vino.

En el último trimestre de 2019, cuando se empezó a aplicar este arancel, las ventas a EEUU bajaron con fuerza. Desde que se impusieron hasta agosto (últimos datos registrados), Estados Unidos ha pasado a comprar un 63% menos. El último mes registrado por la Oficina de Exportaciones estadounidense confirma la cifra de 16,4 millones de dólares en este concepto cuando el mes de octubre superó los 40 millones . De hecho, en un solo mes se perdieron una cuarta parte de las importaciones.

Pero ¿por qué si Estados Unidos, principal mercado para el sector, compra menos aceite de oliva español sube la producción y aumentan las importaciones del sector?

El motivo principal es que muchas de las firmas españolas están comprando aceite de otros países, destacando Marruecos, Túnez y Portugal para envasarlo aquí y venderlo en Estados Unidos, situación que ha alterado al sector y que explica estos cambios en la balanza comercial con el gigante norteamericano.

Agencias

Fuentes de las empresas productoras confirman esta práctica. Explican que han aumentado las compras en el exterior para mantener la cuota en un mercado clave para su intereses. Desde la patronal, aseguran: “Esto supone un drama para nosotros”. Su director general, Rafael Pico, comenta que, además de los costes operativos, “esos países no son tontos” y saben “la situación que tiene actualmente España”, haciendo más caro todo el proceso.

Otro problema que ven es que la mayoría de las marcas ha dado promoción durante años y se ha apoyado en la procedencia del aceite, haciendo gala del producto español. Por ello, creen que este ‘impass’ en el que tienen en sus etiquetas un origen de otros países “supone un daño para la marca”. Pero desde la patronal no ven otra solución para “mantener su liderazgo momentáneamente”.

“Un 25% de aranceles nos saca completamente de ese mercado” defiende Pico. “Solo un 20% de las compañías han mantenido el origen de su aceite porque para ellos disociarse de la imagen que llevan años defendiendo supone un daño mayor”.

Más aceite a menos precio

A ese alza de las importaciones se le suma un importante aumento de la producción que todas las previsiones señalan para la campaña 2020/2021. Esto puede hacer que la oferta y la demanda se descompensen y, tanto la patronal de las compañías aceiteras como asociaciones de agricultores, creen que podría derivar en una caída en el precio del producto si no se expande el mercado para equilibrar el hecho de que se produzca más y que un mercado como el de EEUU haya cerrado sus puertas. En caso de producirse, derivaría en un daño en las cuentas de las empresas y los agricultores.

Ambas partes explican que España va a ser uno de los dos únicos países que aumente su producción por las condiciones favorables del clima. Pero apuestan a que, a pesar de Trump va a ser un año bueno en exportaciones.

Según los Estudios Oleícolas del Centro de Excelencia de Aceite de Oliva de GEA, España será el primer país del mundo en producción con 1,5 millones de toneladas. Solo Jaén, con sus más de 500.000 toneladas ocuparía el segundo lugar del mundo en este ranking. El siguiente, a mucha distancia, es Italia, con 280.000, seguido de Grecia, Túnez, Marruecos, Portugal y Turquía.

“Va a ser récord histórico de la exportación española, con 1,5 millones de toneladas pese a la incertidumbre y los aranceles de Trump. Todo eso con un encarecimiento de los costes”, explica Pico. Desde Asaja afirman que “los precios del sector están siendo ruinosos” y piden que se sienten a negociar con EEUU para lograr quitar esa tasa “absurda” que se ha impuesto sobre España para poder dar salida a buena parte de su producción. Aunque afirman que “Estados Unidos no es el centro del mundo y se puede trabajar en aumentar las ventas a otros países”.

Pese a todo, el sector aún tiene la esperanza de volver a abrir las puertas del principar consumidor del mundo al aceite español. Este octubre será clave porque a final de mes se conocerá la sentencia de la OMC sobre las posibles ayudas a Boeing por parte del gobierno estadounidense. En caso de que el resultado sea parecido a lo ocurrido con Airbus, la Unión Europea, y en particular España, tendría argumentos contundentes para sentarse con Trump y llegar a un acuerdo que liberaría al aceite español de esa carga con la que lleva ya un año.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba