Viajes

Este es el pueblo español que fue antiguo refugio de piratas

Con casi 8.000 kilómetros de costa repartidos por todo el país, no es de extrañar que algún que otro barco no deseado atracase en nuestro litoral. En concreto, existe un pequeño pueblo de la costa canaria que cuenta la leyenda que en otros tiempos fue refugio de piratas y cosarios.

A día de hoy este enclave que en otros tiempos fue estratégico, se trata de un amable pueblo rodeado de rocas volcánicas, palmeras datileras, profundos barrancos y antiguos bosques.

A pesar de haberse tratado de uno de los lugares de nuestras costa más buscados por los piratas, con el paso de los años su discreta ubicación ha hecho a este pueblo canario pasar prácticamente desapercibido donde la electricidad llegó no hace muchos años y hasta los últimos tiempos solo tenía una vía de comunicación al exterior a través de un camino.

Perteneciente al municipio tinerfeño de Buenavista del Norte, en el Parque Rural del Teno se encuentra Masca, un lugar escondido y olvidado rodeado de polvorientos caminos que conserva a día de hoy su esencia y su encanto de antaño.

Según cuenta la historia, en otras épocas los piratas se escondían en un roque utilizado como antiguo santuario guanche donde se han encontrado grabados rupestres sobre las ofrendas que estos les hacían a los dioses que veneraban.

Al tratarse de un lugar escondido que no puede verse desde el mar, los piratas utilizaban este antiguo santuario para descansar, guardar sus tesoros y reparar sus naves después de cada campaña.

Gracias a su situación y a su altitud, el pueblo de Masca es un auténtico punto estratégico de la isla de Tenerife, ya que desde allí se puede divisar parte del océano Atlántico, la cima del Teide y las islas de La Gomera, El Hierro y La Palma.

Hasta hace pocos años, la única vía de comunicación con el exterior que poseía este pequeño pueblo tinerfeño era el Camino de los Guanches, que conectaba Masca con Santiago del Teide.

Si visitas Tenerife y quieres descubrir este antiguo refugio pirata es aconsejable que alquiles un coche todoterreno, ya que los caminos para acceder al pueblo están repletos de curvas y rodeados de barrancos, por lo que si llevas un coche demasiado pequeño para la ocasión es probable que el camino se te haga demasiado pesado y algo peligroso.

A pesar de ser un pequeño rincón casi olvidado de la isla, Masca guarda algunos enclaves que son auténticos tesoros, como una diminuta iglesia del siglo XVIII, un museo de artesanía ubicado en las casa del núcleo, y la casa de los Avinculados en el Caserío de Piedra. Por el ayer y por el hoy, Masca es una visita obligada en Tenerife.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba