Economía

Estos son los alimentos más caros y más baratos para la Navidad 2020, según OCU

Una mesa repleta de comida es una estampa común en Navidad, aunque puede que este año, con los estragos económicos que ha desatado la emergencia sanitaria del coronavirus SARS-CoV-2, la crisis haya hecho mella en el presupuesto que los españoles reservan para las comidas y cenas navideñas, que este 2020 tendrán además otro aliciente para recortar en viandas: el límite de asistentes que se pueden reunir en torno a la mesa y la prohibición de visitas, de allegados o familiares, que han vetado algunos Gobiernos regionales. De hecho, según un estudio acerca de las tendencias navideñas elaborado por la consultora Capgemini y del que se hace eco Europa Press, a 15 de diciembre casi un 40% de los consumidores han gastado menos en sus compras de Navidad si se compara con la inversión que realizaron en 2019. Esto se debe a la disminución de la renta disponible, las restricciones para frenar los contagios del covid-19 que están actualmente en vigor y a la necesidad de tener que hacer, por ejemplo, menos regalos en 2020 al reducirse el número de personas que se van a ver durante las vacaciones.

En lo que respecta a los platos más típicos con los que se suele llenar la cesta de la compra de cara a las Navidades, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha monitorizado los precios, como hace tradicionalmente por estas fechas, de una selección de 15 productos en dos franjas temporales, una de ellas engloba desde finales de noviembre y la otra está centrada en las dos primeras semanas del mes de diciembre. A nivel general, lo que se ha apreciado es que el 2020 es el año de la “contención” en lo que a las variaciones de coste de los platos más navideños se refiere, como pueden ser el cordero, el besugo o el marisco, ya que si se compara la subida de precios con las que se registraron otros años anteriores se trata de la más baja de los últimos tiempos. Tomando como referencia “supermercados, hipermercados, grandes almacenes y mercados municipales” de seis ciudades españolas distintas —Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, Valencia y Zaragoza— se concluye que los precios solo se han encarecido en un 1%, lo que apenas se nota en algunos artículos.

De acuerdo con los datos que se recogieron en la segunda ronda, que se actualizarán con los que se extraigan en esta víspera de las fiestas navideñas, mientras que en 2019 los precios subieron de media un 5,9%, este año el aumento del coste no se notará tanto, aunque sí repercutirá en el bolsillo el optar por unos productos antes que otros. En este sentido, de la selección de comida que ha escogido la OCU, durante la segunda muestra que se tomó entre el 9 y el 10 de diciembre, justo después del puente de la Constitución, se ha comprobado que platos contundentes como el cordero lechal para asar por cuartos, guarniciones como la lombarda o entrantes como el jamón ibérico de cebo al corte han mantenido un precio similar al recogido en la primera tanda.

!function(){“use strict”;window.addEventListener(“message”,(function(a){if(void 0!==a.data[“datawrapper-height”])for(var e in a.data[“datawrapper-height”]){var t=document.getElementById(“datawrapper-chart-“+e)||document.querySelector(“iframe[src*='”+e+”‘]”);t&&(t.style.height=a.data[“datawrapper-height”][e]+”px”)}}))}();

Cabe destacar que, por primera vez en la realización de este estudio, se ha registrado una bajada media de precios al tomar el pulso en una segunda ronda a las etiquetas que lucen los productos en el mercado, reduciéndose su coste en un 4,1% con respecto a la cifra del 2019. Al detenerse en los alimentos que han experimentado una reducción de precio, el redondo de ternera, otro clásico en las mesas de toda España, ha bajado en un 5% (de valer de media 14,40 el kilo en la primera recogida, ha pasado a costar 13,68 euros, casi un euro menos); mientras que la lubina, una de las opciones para aquellos que se decanten por el pescado, ha experimentado una ligerísima bajada de precio, de apenas unos céntimos, al igual que sucede también con la piña, que puede llegar a utilizarse en cócteles de gambas, por ejemplo. Sin dejar los productos procedentes del mar a un lado, los langostinos cocidos no congelados también han bajado de precio: ahora cuestan 30 céntimos menos.

No obstante, si se comparan los precios extraídos en las dos primeras tomas, son dos los productos que destacan más notablemente por costar en las dos primeras semanas de diciembre menos: se trata de las angulas, cotizadísimas en Navidad, que han pasado de tener un precio de 906 euros el kilo a finales de noviembre a valer 846,25 euros posteriormente, con una bajada de precio del 7%; y la pularda entera, cuyo precio ha caído en un 29% al costar en un primer momento 10,21 euros el kilo y rebajarse después este producto a 7,23 euros. En el otro lado de la balanza, sobre los productos que han visto aumentar su precio al comparar ambas muestras tomadas en el estudio de la OCU, se desmarcan las almejas, un 19% más caras; el besugo, un 17% más caro según su precio medio por kilo y la merluza al corte un 13% más costosa. A pesar de estas subidas, estos datos no significan que dichos productos cuesten más caros este 2020 que en 2019, si se comparan las mismas fechas.

¿Más caros o más baratos que el año pasado?

En este sentido, recalcan desde OCU, si se opta por comprar carne de ternera, cordero o de aves, habrá poca diferencia en el precio comparado con los dados en 2019. En lo que se refiere a pescadería y mariscos, la cosa ha cambiado más. La lubina cuesta ahora un 20% menos que el año pasado si se tiene en cuenta la fecha en la que se tomó la segunda muestra, una bajada que comparte el besugo con un considerable 11% de descuento. Por su parte, percebes (17%), almejas (13%) y langostinos (9%) también han visto cómo disminuía su coste este año; al contrario de lo sucedido con las ostras y las angulas, que en esta ocasión son más caras que en 2019.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba