Viajes

Excursión de un día a Aranjuez: lugares imprescindibles que deberías visitar

A menos de 50 kilómetros de la capital se encuentra una de las joyas históricas de la Comunidad de Madrid: Aranjuez. Reconocido como Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad desde 2001 por parte de la UNESCO, la visita a este municipio de menos de 60.000 habitantes que se ubica a orillas del río Tajo es prácticamente obligatoria.

“A lo largo de 300 años, los monarcas españoles se dedicaron a diseñar y cuidar este sitio, haciendo de él una muestra de la evolución de los conceptos de humanismo y centralización política, así como un paisaje en el que confluyen las características del jardín barroco francés del siglo XVIII con las del modo de vida urbano propio del Siglo de Luces, en el que también están presentes las prácticas científicas en materia de aclimatación botánica y cría del ganado”. Esta es la descripción que otorgó la UNESCO a esta localidad, y que todavía puede apreciarse en sus calles y monumentos.

Este municipio ha sido testigo de diversas transformaciones culturales a lo largo de la historia y todas ellas han formado parte de su creación hasta hoy. Esta transformación comenzó con el reinado de Felipe II, cuando Aranjuez pasó a ser considerado como Real Sitio en el siglo XVI en gran parte por su rica naturaleza.

“Los Reales Mandos de Fernando VI, Carlos II e Isabel II marcaron su evolución en los siglos XVIII y XIX. Este paisaje sobrevivió durante el siglo XX cuando se abrió para el disfrute del público”, explican desde la UNESCO.

Esta villa se convirtió en la residencia de los monarcas durante los meses de primavera en el famoso Palacio Real de Aranjuez, debido a su geografía, sus cultivos ricos en fresas y su tierra fértil en la que confluyen el río Tajo y Jarama. A día de hoy se conservan todos estos elementos históricos, desde el trazado de las calles, hasta las iglesias y los jardines reales.

Por ello, si vas de excursión a este municipio, la primera parada podría ser el espectacular Palacio Real, tanto si llegas en tren como en coche particular. Basándose en el diseño del emperador Carlos V, su hijo Felipe II mandó sustituir en el año 1561 una antigua residencia maestral de esta villa por una nueva construcción que sería el antecedente del actual Palacio, detallan en la página oficial de Turismo de Madrid.

Fue Felipe V quien continuó con estas obras en 1715 dando forma a la estructura que actualmente podemos ver. Rodeado por un total de 111,23 hectáreas de jardines, este Palacio ha sido la residencia campestre por excelencia de los reyes españoles y en su interior se pueden ver decoraciones isabelinas, chinescas o árabes, entre otras.

Puedes adquirir las entradas para visitar este emblemático lugar a través de la web del Patrimonio Nacional, disponible en este enlace. Cabe destacar que la entrada es gratuita durante los meses de octubre a marzo los siguientes días: miércoles de 10.00 a 16.00 horas y domingos de 15.00 a 18.00 horas. De abril a septiembre la entrada gratuita es los miércoles y domingos 15.00 a 19.00 horas.

Puedes aprovechar la visita al Palacio Real para ir después a la famosa Plaza de Parejas, situada justo al lado, frente a la fachada sur del Palacio. Fue un lugar muy característico durante los diferentes reinados al ser el espacio de encuentro para desfiles o eventos.

Aprovecha para dar un paseo por los conocidos arcos de Palacio hasta llegar a la Plaza de San Antonio donde se ubica la fuente de la Mariblanca, icono de la diosa Venus. Alrededor de esta inmensa plaza se encuentra la Casa de Caballeros y Oficios, la iglesia de San Antonio, la Casa de Infantes y el jardín de Isabel II.

El siguiente destino en este recorrido de un día por Aranjuez debe ser el popular Jardín del Príncipe, al que se llega desde la Plaza de San Antonio por la calle de la Reina. Sin olvidar pasar antes por el Jardín de la Isla. “Con el mismo refinamiento y cuidado con el que fue construido el Palacio Real, fueron trazados, construidos y decorados durante dos siglos los jardines que lo rodean”, añaden desde el portal de Turismo.

Así, el diseño sigue el modelo de Versalles con el objetivo de “convertir el jardín en una sala más del palacio”. Por ello, el Jardín de la Isla, a los lados del Palacio Real, cuenta con amplias zonas de arbolado, fuentes históricas de piedra y mármol dedicadas a personajes de la mitología griega.

“Al otro lado nos encontramos con el Jardín del Parterre, en el que destaca una gran profusión y variedad de flores”. Sin embargo, el jardín real más grande que se encuentra en este municipio es el Jardín del Príncipe, donde se puede visitar una de las construcciones más emblemáticas de la dinastía de los Borbones: la Casa del Labrador, así como el Museo de las Falúas junto al embarcadero.

El casco antiguo de este municipio también ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico por tratarse de “una singular muestra de urbanismo barroco”. De hecho, fue diseñado en el año 1747 por Giacomo Bonavia y desde su origen estuvo concebido como un espacio noble con “grandes casas con patios, cúpulas, palacetes, conventos, balcones, plazas y calles espaciosas”.

En el centro del municipio se encuentra la Plaza de la Constitución donde se ubica el Ayuntamiento y el tradicional Mercado de Abastos. Además, se puede apreciar otro monumento histórico: la estatua de Alfonso XII de 1897.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba