Deportes

Fernando Alonso o cómo dormir en el circuito y echar de menos la comida de casa

Antes del Gp de Emilia Romagna, Fernando Alonso mantuvo un encuentro con los aficionados en Imola a través del canal de Instagram de su equipo Alpine F1. Al margen de temas personales, dejó algunas claves para la carrera del domingo. Resultó curioso ver en el mismo día la contraposición de un Alonso hablando en la rueda de prensa oficial de los jueves, y haciéndolo unas horas antes para los aficionados.

Es conocida la poca afición del piloto español por las conferencias de prensa oficiales. En ellas, aparte del rígido y envarado formato, a menudo se incide sobre temas sobre los que no le gusta hablar o ha dado ya su versión en repetidas ocasiones. El efecto curioso es que, cuando se relaja, empieza a hablar abiertamente de temas que en el entorno oficial a menudo es necesario sacárselos con sacacorchos, y ni aun así se consigue que el asturiano entre en detalles de interés.

La autobiografía de Alonso

Una de las primeras preguntas fue la de su excompañero de batallas, Pastor Maldonado. A una tan típica del piloto venezolano sobre cómo se sentía para este fin de semana, encontró una respuesta franca de las que ofrece con cuentagotas ante los medios. «Después de la primera carrera-comentaba el piloto español-, la verdad es que te quitas un poco de peso sobre los hombros. En Bahrein, hubo algunos momentos de carrera, la vuelta de formación, la primera vuelta, etc, donde no me encontraba suficientemente cómodo. Esta carrera va a tener menos de esa presión que había allí por el regreso, no quiere decir que no disfrutara, pero aquí ya me encontraré más a gusto y en tres-cuatro carreras será aún mejor’.

No había mejor prueba. Cuando se quita la coraza y se siente a gusto aparece el mejor Fernando que se abre con total naturalidad, algo que se percibió al ser preguntado por si escribiría su autobiografía: «Tengo intención de hacerlo. La verdad es que estaba previsto que lo hubiera hecho para 2018, cuando dejé la Fórmula 1, pero me di cuenta que corriendo en otras especialidade, e incluso regresando ahora aquí de nuevo, lo mejor es que lo haga cuando definitivamente deje las carreras y cuente ‘mi verdad’». Cuando habla Fernando de ‘su verdad’ se percibe la importancia para el asturiano de que entre él y los aficionados no haya filtros que distorsionen su mensaje.

Alonso reconoce en su charla con los aficionados que recuerda pocos detalles de su famoso triunfo en 2005 en ImolaAlonso reconoce en su charla con los aficionados que recuerda pocos detalles de su famoso triunfo en 2005 en ImolaAlonso reconoce en su charla con los aficionados que recuerda pocos detalles de su famoso triunfo en 2005 en Imola

De acampada en Imola

Las restricciones impuestas por la pandemia han provocado situaciones bien diferentes a las vividas en el pasado en Imola. Lejos de hospedarse en un hotel o salir a restaurantes de la zona, Alonso va a hacer vida en la burbuja del paddock, dentro de su motorhome. «Esta noche, -decía bromeando el asturiano-, he pasado un montón de frío y me pondré otra manta. ¡Quiero un café!, estamos a cinco grados y como los ingenieros ya me han comentado las modificaciones que hay en el circuito, con los bordillos y la entrada en el pit-lane, con el frío que hace, creo me voy a saltar hoy el track-walk. Tampoco creo que vaya a ir como es lo típico aquí a restaurantes de la zona, porque por las restricciones la mayoría están cerrados, así que comeré lo que haya por aquí, si hay pizza, pues una pizza’, siguió comentando entre risas.

Pero era inevitable que a Alonso se le preguntara por sus experiencias pasadas en Imola, incluyendo aquel famoso triunfo sobre Schumacher en 2005 y los cambios en el circuito desde entonces hasta ahora. «Sí veo que hay muchos cambios, el trazado ahora es diferente al de aquella carrera frente a Schumacher, pero la verdad es que recuerdo poco de ella, y sí me vienen a la cabeza dos cosas, dos recuerdos de antes y sobre todo de después, pues aquel triunfo tuvo una repercusión enorme, mucho mayor de lo esperado. En aquel momento, estabas tan enfocado en la carrera, en el campeonato que la verdad, no prestabas atención a otros detalles que no sean los de preparación a la misma. Recuerdo por ejemplo, que tuvimos problemas previos con la potencia del motor y, de hecho, el mejor recuerdo que me quedó fueron esos diez puntos conseguidos a pesar de no llevar a tope de potencia el motor. Como decía, luego la enorme repercusión que tuvo aquello es lo que te hace revivirlo, pero en sí de la batalla no recuerdas mucho’.

Echar de menos la comida de casa

Esa reflexión encajaba con otro de los comentarios que realizó sobre sus recuerdos de Imola: «A veces, los mejores recuerdos que tienes de un circuito no vienen justamente de los días de carreras sino que, por ejemplo, aquí de Imola tengo un gran recuerdo de cinco días de test de neumáticos que hicimos en 2005. Entonces, no había ningún tipo de limitación de kilometraje a los tests y recuerdo disfrutar mucho aquellos días con Fisichella y otros miembros del equipo, probando distintos compuestos de neumáticos y mejoras del coche».

Fernando tuvo tiempo también para hablar de lo que disfrutaba de algunas de sus vivencias. Por ejemplo, lo que le gustaban las Islas Canarias, o lo mucho que echa de menos la comida típica española de su madre o su abuela en los años que lleva fuera de casa viviendo en distinto lugares del mundo. Respecto a sus preferencias de circuitos, se refirió a sus ganas por regresar a Turquía, que considera una pista de gran disfrute para el pilotaje, así como otras que no están ahora presentes en el calendario. «Echo de menos, -señaló el piloto de Alpine F1-, circuitos como Valencia o Sepang en Malasia. Las condiciones climatológicas imprevisibles donde de repente puede estar seco, a llover con fuerza siempre hacía muy interesante competir allí’ El parte meteorológico de Imola da lluvia para el domingo, quién sabe si esas memorias de Malasia’, le darán esa fuerza extra para rememorar grandes éxitos del

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba