Deportes

Fernando Alonso se da un festín de más de 100 vueltas y mantiene la moral ganadora

Había que aprovechar el último día de entrenamiento hasta el próximo viernes y el equipo de Fernando Alonso lo hizo a la perfección. El asturiano sumó 115 vueltas al igual que su compañero Patricio O’Ward y 96 de Oliver Askew. Arrow McLaren sabe que tiene una tarea difícil en las 500 Millas de Indianápolis, pero el equipo junto Alonso quieren llegar lo mejor preparados posible a la cita. A pesar de no haber tenido el ritmo deseado para pelear en clasificación. La carrera son 200 vueltas y Alonso tiene fe ciega en su ritmo en tandas largas para tener una oportunidad y su habilidad para combatir el tráfico.

El piloto español completó varias tandas este domingo hasta acabar en la undécima posición. Además firmó una marca de 209,785 millas por hora de promedio en 30 vueltas. Sexto, pero una marca muy lejana de la conseguida por el sorprendente Álex Palou, quien fue el más rápido en este sentido, 215,820. Otro duro golpe para sus aspiraciones del próximo domingo. “El motor Chevrolet no era competitivo y no había nada que hacer. Pero eso no cambia la percepción de la carrera”, aseguraba tras quedar fuera del ‘Fast 9’. “He venido a ganarla. Podría estar en Barcelona con Renault y verlo por la televisión, pero estoy aquí”.

Fernando Alonso se siente con fuerzas de ganar las 500 Millas de Indianápolis este año. (EFE)Fernando Alonso se siente con fuerzas de ganar las 500 Millas de Indianápolis este año. (EFE)Fernando Alonso se siente con fuerzas de ganar las 500 Millas de Indianápolis este año. (EFE)

“El foco está en la carrera”

La realidad es que después de haber terminado la práctica del miércoles entre los cinco primeros, y logrando un resultado similar el jueves hasta su accidente en la curva, Alonso no se ha visto fuerte desde entonces y partirá en carrera desde la 26º posición. Aunque se veía pesimista, le dijo a NBC: “Me siento bien. Obviamente no éramos lo suficientemente competitivos para los nueve primeros, así que queríamos una sesión sólida sin dramas”.

En Chevrolet parece que han optado por una estrategia diferente para lidiar con estas complicadas 500 Millas de Indianápolis. Sacrificar la clasificación para conseguir un coche equilibrado y combatir en carrera. Simon Pagenaud, ganador el pasado año, no estuvo en el top 10 ni en clasificación ni en ritmo de carrera en los entrenamientos y luego dio la sorpresa. Eso es lo que parece tener en mente Fernando Alonso para mantener esa moral ganadora.

“El foco está en la carrera. El viernes ya sabíamos que no seríamos competitivos con la máxima potencia así que ahora nos centramos en hacer un buen coche en tráfico, porque en esta carrera puedes salir en cualquier posición y tener una oportunidad de ganar. Vamos a intentar hacer eso”, dijo. “El reto es siempre hacer un coche que sea equilibrado tanto en tráfico como yendo delante, conseguir ese setup es el reto para todos. Me sentí bien el miércoles y el jueves, hicimos progresos en este sentido, pero desde el viernes hemos dado un paso atrás con el boost y entramos a la clasificación para intentar hacer una tanda decente, sin errores. Hemos perdido velocidad pero no es algo que podamos resolver ahora”. El asturiano mantiene la confianza de conseguir ese cambio de cara al próximo domingo. Sin embargo este domingo ha sido un gran entrenamiento para lograr ese cambio.

115 vueltas este domingo

Alonso tiene claro el objetivo y que puede conseguirlo por ello quiso aprovechar al máximo su estancia en la pista este domingo. Fue el primero en pisar la pista sin perder el tiempo. Sumó 14 vueltas en su primer stint. Y en apenas media hora de sesión ya superaba el umbral de las 30 vueltas en busca de consistencia y ritmo de cara a la carrera del día 23 de agosto. Cuando rodaba por la vuelta 24 de su segundo stint, un accidente de Scott Dixon al final de la curva 4 frenó su progresión. Fernando regresó a boxes tras 38 vueltas. En una de sus salidas de boxes protagonizó uno de los momentos a los que no nos tiene acostumbrados el español. Trompeó en plena salida del pit-lane. Afortunadamente no hubo daños ni humanos ni materiales.

Con la pista limpia Fernando Alonso afrontó otra tanda. Esta vez de 15 vueltas. A falta de poco más de una hora para concluir la sesión el asturiano realizó su stint más largo, 31 vueltas, pero el ritmo de ambas seguía lejos del esperado por él y su equipo. Alonso lleva apostando por el ritmo de carrera desde que llegó a Indianápolis, pero sus marcas tampoco muestran un paso adelante en este factor.

Hubo que esperar a la última hora de la sesión para que el piloto español aumentara el ritmo. En dos stints cortos logró mejorar su marca y consiguió colocarse justo por detrás de Álex Palou, en la undécima posición con 222,353 millas por hora. Una mejora importante a lo visto en los últimos dos días, pero con mucho por mejorar a una semana del arranque de las 500 Millas de Indianápolis. Aún así Alonso confía en que puede salir el próximo domingo de India

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba