Economía

Fin de la campaña de la renta 2020-2021: ¿puedo hacer la declaración fuera de plazo?

La fecha límite para tramitar la declaración de la renta ya está aquí. La campaña de la renta 2020-2021 llega a su fin este miércoles, 30 de junio, y, aunque los contribuyentes han tenido casi tres meses para presentar su declaración, siempre hay rezagados que lo dejan para última hora e, incluso, a quien le pilla el toro y no llega a hacerlo a tiempo. ¿Qué ocurre en estos casos? ¿Es posible realizar la declaración de la renta fuera de plazo? ¿Tiene alguna consecuencia legal?

Hay una buena noticia y una mala. La buena es que la declaración sí se puede presentar después del 30 de junio. La mala es que entregarla fuera de plazo acarrea una sanción por parte de Hacienda. No obstante, como advierte el refranero español, más vale tarde que nunca, pues, cuanto más se demore el ciudadano en ponerse al día, mayor será la sanción a la que se arriesgue.

El castigo por presentar tarde la declaración de la renta no solo dependerá de este factor, sino que además se tendrá en cuenta si es el contribuyente quien detecta el descuido o es la Agencia Tributaria la que requiere que se cumpla con las obligaciones fiscales. Además, también será determinante si la declaración sale a pagar o a devolver. Estos son los principales supuestos que pueden darse:

Si sale a pagar y el contribuyente se da cuenta

Cuando toca pagar a Hacienda y es el contribuyente quien se da cuenta de que aún no ha presentado su declaración, se le aplicará un recargo sobre el dinero a ingresar en las arcas públicas que dependerá del tiempo que haya pasado desde que finalizó el plazo para presentar la renta. El baremo que se sigue es el siguiente:

Hasta tres meses

después de la fecha límite: recargo del 5%.Hasta seis meses después de la fecha límite: recargo del 10%.Hasta 12 meses después de la fecha límite: recargo del 15%.Más de 12 meses después de la fecha límite: recargo del 20% más pago de los intereses de demora.Si sale a pagar y Hacienda reclama el dinero

En caso de que Hacienda reclame al contribuyente que pague lo que le corresponde antes de que este se dé cuenta del error, la cuantía de la sanción se dispara. Si la infracción se considera leve (cuando la base de la sanción sea inferior a 3.000 euros y no haya ocultación), se aplicará un recargo del 50% sobre la cantidad que hubiese que ingresar originalmente. Si la infracción es grave (cuando ha existido ocultación) o muy grave (se han utilizado medios fraudulentos), el recargo puede llegar a ser del 150%, según el artículo 191 de la Ley General Tributaria.

Si la declaración sale a devolver

Si se tiene derecho a la devolución de la renta, pero la declaración no se presenta a tiempo, Hacienda pagará la cantidad que corresponde, pero también impondrá una multa. La cuantía general de la sanción será de 200 euros, aunque puede quedar rebajada a la mitad si se hace de forma rápida y sin poner trabas al fisco, según señalan desde el comparador de productos financieros Finect. “Si piensas que por salirte a pagar Hacienda no va a reclamar, estás equivocado. Suele hacerlo para cubrirse ante tu eventual decisión sobre si presentar o no la renta. El resultado es que, si te tenían que devolver 50 euros, ahora serás tú quien pague al fisco”, explican desde Finect.

Cabe recordar que Hacienda dispone de cuatro años para revisar las declaraciones de la renta y reclamarlas, en caso de que sea necesario. El plazo comienza a contar desde que finaliza la campaña, es decir, desde el 30 de junio, y se extenderá hasta el 31 de mayo de 2025. Los trámites para presentar la declaración de la renta fuera de plazo son los mismos que si se presentara a tiempo. Eso sí, hay que tener en cuenta que, si se tarda demasiado, podría haber cambios en la web de la Agencia Tributaria.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba