Economía

Fitch: el hachazo del Gobierno deja a las eléctricas españolas en “desventaja competitiva”

Este jueves fue Standard & Poor’s y este viernes le toca a Fitch. La agencia de calificación crediticia ha emitido un duro informe contra la política energética del Gobierno, en el que alerta de que las nuevas regulaciones del Ejecutivo para tratar de frenar el alza del precio de la luz dejan a las compañías eléctricas españolas en una situación de “desventaja competitiva” frente a sus competidoras europeas.

La calificadora de riesgos alerta que las medidas contra los beneficios de las compañías suponen un impacto en la “predictibilidad” del marco regulatorio español debido a la “interferencia política”.

“Creemos que los ‘ratings’ de las empresas serán ampliamente resilientes a las medidas más punitivas, siempre asumiendo que las medidas sean temporales”, han alertado los analistas de Fitch Pilar Auguets, María Delia Linares y Jaime Sierra. En caso de que se extiendan mucho más en el tiempo, la firma revisará la capacidad de deuda de las empresas.

Marcos Lema

“La falta de intervenciones similares en países vecinos empeora el posicionamiento relativo del marco regulatorio español. Las eléctricas españolas se han quedado en una desventaja competitiva en comparación con sus pares europeos”, ha alertado la agencia.

La valoración de Fitch se refiere sobre todo a las dos medidas del Gobierno que afectarán a las ganancias de las empresas. Por un lado, la devolución de los beneficios extraordinarios que las eléctricas obtienen al repercutir sobre las centrales de generación de electricidad los costes de gas que no soportan. El Ejecutivo estima este importe en 2.600 millones de euros. Por otro lado, las medidas para actuar sobre los denominados ‘beneficios caídos del cielo’ de la energía nuclear e hidráulica, que el Gobierno estimaba inicialmente en 1.000 millones, pero que finalmente rebajó a 625 millones.

Fitch ha alertado de que “históricamente” siempre ha considerado el marco regulatorio energético de España como “menos robusto” que el de la mayoría de países europeos en relación con su independencia, transparencia y predictibilidad.

Nemesio Fernández-Cuesta

Para la calificadora, estas nuevas medidas son negativas porque “desafían” el diseño de mercado marginalista de la UE, distorsiona la competitividad de las productoras de electricidad españolas y “compromete” la consecución de los objetivos de transición energética del país.

El impacto económico total de estas medidas, de acuerdo a los cálculos de Fitch, será soportado sobre todo por Iberdrola y Endesa, que asumirán un 39% y un 36% del impacto. Por detrás se sitúan Naturgy (8%), EDP (3%) y Acciona (1%).

El informe publicado este viernes es el segundo consecutivo que se publica por parte de una agencia de rating contra las medidas del Gobierno contra las eléctricas. Este jueves, S&P Global avisó de que las reformas amenazaban con ralentizar los objetivos de transición energética e incluso valoraba la posibilidad de que las empresas decidieran reducir sus inversiones en España por la “incertidumbre regulatoria”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba