Viajes

Fortalezas para divisar el territorio del Quijote: los cinco castillos más impresionantes de Ciudad Real

Visitar la provincia de Ciudad Real es tener la posibilidad de viajar al pasado y vivir los escenarios que Cervantes escribió en su conocido Don Quijote. Afloran aquí pueblos manchegos capaces de hacernos olvidar el tiempo y disfrutar de hermosos parajes.

Nos mueve esta vez recorrer sus castillos. No es la provincia de Ciudad Real muy rica en este tipo de fortalezas, apenas hay 36. Pero lo peor del caso es que son pocos los que se encuentran en buen estado. Hay más ruinas que muros recios que procuren parapeto. Pero algunos quedan que nos muestren su entereza y nos transporten en el tiempo. Vamos a visitar estos cinco castillos.

Es una de las fortalezas que aún se conservan en el territorio de los que los caballeros hospitalarios poseyeron en La Mancha, el denominado Campo de San Juan. Lo encontramos a 12 kilómetros de Argamasilla de Alba, en la entrada al Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Lo más interesante del castillo es cómo aprovecha las defensas naturales, un acantilado natural al sur y oeste, y un doble recinto amurallado con foso seco al norte. Y además, la Ermita-Santuario de la Virgen de Peñarroya, que fue capilla original del castillo. El acceso al castillo es libre durante todo el año.

Ubicado en Manzanares, se construyó al separarse los territorios de las órdenes de Santiago y Calatrava, siendo la sede de la segunda, y de la Encomienda de Manzanares. Sirvió, claro, de defensa contra los musulmanes, pero además, entre 1808 y 1812, fue utilizado como cuartel general de las tropas francesas en la Guerra de la Independencia. Y luego silencio. El castillo ha permanecido oculto en el casco urbano de Manzanares durante más de un siglo. Hoy, convertido en hospedería, puede visitarse y recorrerse.

El de Bolaños de Calatrava es un ejemplo perfecto de castillo de llanura, erigido para vigilar los caminos. Tiene dos torres, la del Homenaje y la Torre Prieta, con muros rematados por almenas. La del Homenaje es lo que se conserva de la originaria construcción árabe. De planta rectangular, estuvo rodeado de un foso que actualmente está recuperado en dos de las cuatro murallas. La Torre Prieta es una inmensa mole de piedra de forma rectangular, desmochada, sin almenado, y en la que apenas pueden apreciarse vanos o elementos decorativos. El castillo es de acceso libre.

El de Chillón es un castillo que es una iglesia o una iglesia que fue castillo. Inicialmente fortaleza militar, fue reconvertido en templo, y hoy es la iglesia parroquial de San Juan Bautista y Santo Domingo Silos. El templo construido dentro del castillo es un grandioso edificio, de tres naves y artesonado mudéjar del siglo XVI.

No se comprende el nombre de Alcázar de San Juan sin la visita a los restos de su alcazaba árabe, y especialmente al Torreón del Gran Prior. Construido durante el imperio almohade, y ampliado en tiempos de Felipe III, permite hacernos una idea, conjuntamente con los restos de la muralla y el torreón llamado El Cubillo, de la fortaleza musulmana. El conjunto está abierto a las visitas de jueves a domingo. Una curiosidad: en el torreón El Cubillo hay una exposición sobre los estudios que afirman que Miguel de Cervantes nació aquí, en Alcázar de San Juan.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba